Quantcast

Cataluña avisa que “habrá que esperar” para abrir la restauración en horario de cena

La portavoz del Govern y consellera de la Presidencia, Meritxell Budó, ha afirmado este lunes que “todo hace pensar que habrá que esperar” para reabrir los restaurantes y los bares en horario de cena, debido a los datos epidemiológicos sobre el coronavirus en Cataluña.

En una entrevista en Catalunya Ràdio, ha dicho que el Govern acordará las nuevas medidas según los datos sanitarios, que esta semana han registrado un repunte: “Esto nos hace saltar las señales de alarma y por lo tanto veremos de qué manera deberemos ir enfocando las nuevas medidas”.

Sobre las nuevas restricciones, que se aplicarán a partir del lunes 29 de marzo, Budó se ha mostrado partidaria de “dar pequeños pasos adelante, pero que cada paso adelante no signifique dar tres pasos hacia atrás”.

En ese sentido, ha defendido seguir con fórmulas que permitan frenar una cuarta ola pero también “dar aire” a la población, que considera que en su mayoría es responsable y no se salta las restricciones.

2.000 SANCIONES

Tras el primer fin de semana sin confinamiento comarcal, ha dicho que el balance es positivo y que no se han detectado aglomeraciones, aunque “hay alguna imagen que si se puede evitar, mejor”.

El incremento de la movilidad fue del 60% el sábado y del 70% del domingo respecto a la semana anterior, ha detallado la portavoz del Govern: “Estuvo repartido por el territorio”.

Durante el fin de semana, se levantaron 2.000 sanciones por incumplimiento de las restricciones de movilidad -lo que Budó ha relacionado con el incremento de los desplazamientos- y 50 incumplimientos en la restauración.

Además, los Mossos impusieron una sanción a un autocar con 59 personas en la estación de esquí de Port del Comte (Lleida) donde no se respetaban las medidas de prevención de contagios, y detectaron y desmantelaron algunas fiestas ilegales.

PREACUERDO

Preguntada sobre el preacuerdo de ERC y la CUP para investir al candidato de ERC, Pere Aragonès, se ha remitido a las explicaciones que den este lunes los partidos tras reunir su ejecutiva y ha mostrado su confianza en los equipos negociadores: “Yo me enteré por la prensa, pero hablo por mi persona. No soy la portavoz de Junts”.

Aun así, ha asegurado que “la voluntad de todos es que haya un Govern fuerte” y ha apostado por llevar las negociaciones de forma discreta y así asentar unas bases sólidas para la nueva legislatura, en sus palabras.

También ha confiado en poder investir un presidente este viernes, lo que defiende hacer una vez se pacte un plan de gobierno y “un mínimo común denominador sobre de qué manera avanzar en la libertad nacional”.

“Junts es un partido con vocación de Govern. Yo leo que las urnas nos pidieron que nos tendremos que entender” entre independentistas, y ha dicho que ella está a disposición del partido, del Govern y de Catalunya para formar parte del próximo Ejecutivo catalán.

Preguntada por qué papel debería tener el Consell per la República la próxima legislatura, ha sostenido que “es un órgano importante a la hora de definir la estrategia de lucha y de internacionalización de la causa catalana” que cumple con estos objetivos, por lo que no ve necesario crear otro.