Quantcast

ACH elabora una guía dirigida a empresas para favorecer el empleo de mayores de 45

Acción contra el hambre (ACH) ha elaborado una guía dirigida a empresas para favorecer el empleo de mayores de 45 años. Esta guía ha sido elaborada junto a otras organizaciones europeas de Grecia, Italia y Bulgaria, se engloba dentro del proyecto de inclusión sociolaboral denominado ACT45, financiado por la Comisión Europea que promueve la contratación de mayores de 45 años.

La organización recuerda que una de cada tres personas desempleadas son mayores de 45 años. “Muchas de ellas son personas de baja cualificación, pero con una amplia experiencia y capacidad de adaptación, que afrontan el desafío de la recualificación en un mercado digitalizado y muy distinto al de hace 20 años”, sostiene la organización.

Este jueves se celebra un encuentro con más de 130 empresas y organizaciones para conocer las buenas prácticas de empleo en personas mayores de 45 años y conversar sobre el proyecto AC+45. En este evento, está prevista la participación de representantes de Mercamadrid, la Asociación Más 45 activos, la Fundación Transforma España y la Agencia para el Empleo del Ayuntamiento de Madrid y mYmO (memory in motion between Young and old).

“La frase de absténganse mayores de 45 años es una coletilla cada vez más habitual en las ofertas de empleo y está más relacionada con estereotipos y prejuicios que con un análisis real de capacidades”, ha explicado Alicia García-Madrid, gestora de los programas europeos de inclusión social en Acción contra el Hambre.

Según la organización, las empresas tienden a pensar que las personas mayores de 45 años son más rígidas, con menos motivación, que desconocen las herramientas digitales. Y, de hecho, también “hay una creencia extendida de que son quienes solicitan unos salarios más altos pero si se miran los datos del mercado laboral, los salarios que se les ofrecen son muy parecidos al de los jóvenes”, ha indicado García-Madrid.

Para Acción contra el hambre, el llamado los prejuicios y la discriminación contra las personas debido a su edad está en la raíz del problema. “Damos por descontado que los mayores ya no son capaces de aprender cuando la realidad es muchas veces la contraria: son personas con una gran capacidad de adaptación, que se han movido mucho, y con una experiencia de gran valor”.

Por ello, consideran que “contratarlos y retenerles no solo puede reducir enormemente los costes de rotación de la empresa, ya que los jóvenes suelen tener más movilidad, sino que puede constituir un valor seguro y contribuir a un cambio real en el mercado laboral, con un impacto demográfico y social muy positivo”.

“Nuestro planteamiento parte de la idea de la solidaridad intergeneracional, y de fomentar el aprendizaje mutuo: los jóvenes pueden enseñar a los mayores, pero los mayores también tienen mucho que enseñar a los más jóvenes”, ha declarado Silvia Rodríguez, técnica de programas europeos de inclusión social. Por ello, consideran qu “no se puede tener un mercado laboral pujante si todo se aprende en una formación inicial; hay que seguir aprendiendo durante toda la vida”.

UNA HOJA DE RUTA CONTRA EL EDADISMO

En la guía, elaborada por Acción contra el Hambre junto a otras organizaciones europeas de Grecia, Italia y Bulgaria, se engloba dentro del proyecto de inclusión sociolaboral AC+45 que promueve la contratación de mayores de 45 años. Este documento recoge recomendaciones, se detallan los beneficios sociales y económicos que obtendrían las empresas si contrataran a este colectivo, y recopila diez buenas prácticas implementadas en algunos países europeos tras emplear a personas mayores de 45 años.

Asimismo, se dirige especialmente a empresas e interlocutores sociales que operan en sectores como las comunicaciones, el turismo y la hostelería, el comercio minorista, el textil y la seguridad. Entre los beneficios presentados a las empresas para contratar talento sénior se incluye la promoción de la imagen de la empresa, el fomento de la a diversidad, abordar el impacto del cambio demográfico o la creación de equipos equilibrados para reducir los costes de gestión de recursos humanos vinculados al porcentaje más alto de renuncias de empleados más jóvenes.