Quantcast

DGT: Por qué frenar antes de un radar no va a evitarte la multa

En el artículo de hoy vamos a ver, según ha dicho recientemente la DGT, por qué frenar antes de un radar no va a evitarte la multa. Como es lógico, siempre que circulamos por la carretera intentamos cumplir las normas de tráfico y también evitar que nos caiga alguna sanción. Cuando estamos en la carretera, sobretodo en carreteras conocidas que transitamos de forma habitual durante nuestro día a día y donde sabemos exactamente dónde se encuentran los radares, si es que los hay, solemos ir a velocidades mayores y frenar justo cuando nos acercamos al radar. Pues bien, parece ser que eso se ha acabado, ya que el frenazo de justo antes de llegar al radar ya no nos va a librar de que nos cacen y nos pongan una buena multa, lo cual en realidad deberíamos celebrar, ya que es por el bien de la seguridad de todos.

Veamos cuál es el motivo:

El nuevo radar en cascada de la DGT

El nuevo radar en cascada de la DGT

El último radar de la Dirección General de Tráfico (DGT), el denominado radar en cascada, ha sido diseñado para acabar con esa manía que tenemos la mayoría de los conductores de frenar justo antes de llegar al radar y volver a acelerar en cuanto lo pasamos. El funcionamiento de este radar es bastante fácil, y es que lo único que se hace es colocar un cinemómetro móvil unos metros después de donde está situado el radar fijo, de forma que tras frenar, el segundo cazador detectará el aumento de velocidad y la infracción.

Esto ocurre tanto con radares fijos como con el resto, por lo que aunque sepamos donde están algunos de ellos, podemos ser cazados fácilmente por los cinemómetros móviles. Algunos conductores tramposos, llevan un detector de radares en el coche, un dispositivo que puede avisar de que existe uno cerca para que de esta forma reduzcamos la velocidad y no nos sancionen, pero hay que recordar que llevar un detector o un inhibidor es duramente sancionable ya que está completamente prohibido.

De hecho, la DGT ya publicó hace bastantes años que si algún agente pilla a alguien con un inhibidor la multa puede ser bastante cuantiosa, ya que puede llegar a los 6.000 euros y la retirada de 6 puntos del carnet, mientras que un detector puede costar 200 euros y 3 puntos menos. Lo mejor es no jugársela, ya que durante el pasado año se han instalado en carreteras convencionales y travesías 75 cinemómetros nuevos, tanto fijos como móviles, y 28 drones para evitar esta mala costumbre y aumentar la seguridad en las carreteras.