Quantcast

Terapias de células CAR-T en la lucha contra el cáncer

Esta terapia extrae células ya presentes en el organismo para «mejorarlas» y volver a introducirlas para que detecten y eliminen otras células cancerígenas 
 
El cáncer y la investigación para curarlo son cuestiones que preocupan cada vez más. En 2020 en España se calcula que hubo cerca de 280.000 casos diagnosticados de distintos tipos de cáncer, unas cifras similares a las del año anterior. Por otra parte, han aumentado también las cifras del cáncer en mujeres en casi un 1%. Es por eso por lo que es urgente invertir en investigación y seguir explorando nuevos métodos para combatir el cáncer y también para prevenirlo y diagnosticarlo a tiempo. En los últimos años han aparecido terapias innovadoras como las de células CAR-T, que utiliza el sistema inmunológico del propio paciente.  
 
Más allá de los problemas físicos y psicológicos que conlleva padecer un cáncer, sea cual sea su grado, esta enfermedad puede acarrear gastos importantes. Por eso muchas personas contratan servicios como el de los seguros de vida Aegon, que cuenta con coberturas especiales para estos casos. Por ejemplo, en caso de detección de un cáncer de mama, la aseguradora indemniza a la mujer con 30.000 euros. El seguro cáncer de mama no solo incluye la entrega de dicho capital en caso de aparición de la enfermedad, sino que ofrece servicios de asesoramiento médicos las 24 horas del día, una segunda opinión médica, ayuda a domicilio o asesoramiento psicológico presencial. Actualmente esta empresa ofrece una promoción de un 50% de descuento.  

Para luchar contra este y otros tipos de cáncer existen terapias como la de Células T. Las Células T o Linfocitos T existen en nuestro organismo, y lo que hacen es detectar la presencia de células anormales o cancerígenas, tratando de eliminarlas antes de que se multipliquen y causen el cáncer. Sin embargo, no siempre tienen éxito en este proceso, y el cáncer consigue abrirse camino. 

 Lo que hace la terapia CAR-T es extraer células T de la sangre para insertarles un nuevo gen que las haga mejores para esa tarea. Así, se crean millones de estas nuevas células y vuelven a introducirse en el organismo del paciente o la paciente. Como tantos otros métodos para luchar contra el cáncer, este provoca fatiga en la persona, además de que debe ir acompañado de quimioterapia.  
 
Esta terapia puede llegar a curar el cáncer, remitirlo o por desgracia no causar efecto. En algunos casos, este método se utiliza como un puente hacia otros tratamientos, para por lo menos reducir la cantidad de enfermedad de la persona.  

Sea cual sea la terapia usada para curarlo, uno de los factores más importantes para determinar el éxito es a qué altura se ha detectado la enfermedad. Por eso todos/as los/as expertos/as destacan la importancia de un diagnóstico precoz. Para ello es necesaria, una vez más, mucha investigación, pero también que la población esté informada, conozca los síntomas o características de algunos tumores y cómo detectarlos. Es también imprescindible hacerse revisiones periódicas por ejemplo de la próstata, de las mamas o del útero. Si existen antecedentes de casos de cáncer en la familia también podemos informarnos en nuestro centro médico sobre si existe alguna prueba que podamos hacernos.