Quantcast

Cs, PSC y PP piden excluir a los Mossos de las negociaciones del futuro Govern

Los grupos parlamentarios de Cs, el PSC y el PP han pedido este miércoles que los Mossos d’Esquadra no formen parte de las negociaciones sobre la investidura y el futuro Govern.

En el turno de réplica al conseller de Interior en funciones, Miquel Sàmper en la diputación permanente del Parlament, los comuns han destacado la necesidad de abordar las causas de las protestas tras el encarcelamiento del rapero Pablo Hasel y la CUP ha avisado de que hay agentes de extrema derecha en los cuerpos policiales.

En la sesión han abordado sobre los altercados producidos desde el 16 de febrero, que han dejado 136 detenidos, 27 heridos, 73 agentes lesionados, 375 contenedores quemados y 152 locales saqueados, ha detallado.

Carlos Carrizosa (Cs) ha sostenido que la intervención de Sàmper confirma que pretenden articular un ejecutivo independentista con la CUP, y ha acusado al Govern de dar alas a los violentos y de menoscabar el principio de autoridad de los agentes, así como de «obstaculizar y hacerse el sueco para que el Parlament no apoye a la policía catalana y condene la violencia».

El socialista David Pérez ha advertido de que los Mossos deben quedar fuera de las negociaciones del futuro Govern, y ha dicho que se debe condenar la violencia sin matices, cuando ha oído ‘peros’ en la intervención de este mismo miércoles del vicepresidente del Govern en funciones, Pere Aragonès, que ha hablado del malestar social de los jóvenes: «No justifica en absoluto prender fuego ni al mobiliario ni a vehículos con agentes dentro, ni el pillaje, ni robos ni saqueos».

Desde el PP, Alejandro Fernández ha subrayado que las condenas deben hacerse sin matices, y ha criticado que se haya incluido el debate del cambio del modelo policial en la negociación del próximo Govern : «Ese pacto, ese diálogo y ese acuerdo nunca pueden hacerse a costa de la ley ni a costa de condenar la violencia», por lo que no se puede negociar con nadie hasta que no la condene, ha dicho en referencia a la CUP, sin citarla.

Jéssica Albiach (En Comú Podem) le ha replicado que «no es justificar, es que como representantes públicos se debe saber leer lo que está pasando en la calle y entender a qué se deben los estallidos de rabia, impotencia y frustración», y se ha preguntado quién llevará a cabo las tareas atribuidas a la Brigada Móvil (Brimo) si se disuelve.

Vidal Aragonés ha remarcado que desde la CUP no simpatizan con la policía porque sus agentes han optado por construir su vida en contra de los intereses de la mayoría popular, según él, y ha dicho que hay sectores de extrema derecha en los cuerpos policiales, tras lo que ha defendido a Arran, ante críticas de Carrizosa por llevar una camiseta de la organización juvenil.

PARTIDOS DEL GOVERN

La republicana Anna Caula ha excluido la violencia del derecho a la protesta, y ha asegurado: «La violencia genera violencia, y la represión como herramienta política también genera violencia, sea institucional o física», y ha abogado por avanzar en la transparencia de los cuerpos policiales.

El diputado de Junts Lluís Guinó ha condenado de forma contundente la violencia, y ha proclamado que los Mossos d’Esquadra son una policía claramente democrática, y que defenderlos es «compatible con hacer revisiones críticas de dispositivos y abrir expedientes necesarios como consecuencia de una mala praxis».