Quantcast

El aforo máximo en el comercio se amplía al 50% en Baleares

El aforo máximo en el comercio se amplía al 50 por ciento desde este sábado en Baleares, dentro de las medidas de desescalada aprobadas por el Govern. Cabe recordar que la apertura de las terrazas de los bares y la posibilidad de hacer reuniones sociales entre no convivientes entrarán en vigor el martes. Todas estas medidas estarán en vigor las próximas dos semanas.

El aforo en el comercio, tanto en pequeños locales como en grandes superficies, se incrementa del 30 al 50 por ciento. El horario comercial tendrá como hora de cierre las 20.00 horas en Mallorca y Formentera y las 22.00 horas en Menorca, la isla que actualmente tiene mejor situación epidemiológica.

No obstante, las grandes superficies permanecerán cerradas en fines de semana y festivos en Mallorca.

ACTIVIDADES DEPORTIVAS

Otras novedades que comienzan a aplicarse este sábado son las que afectan a las actividades deportivas. Los gimnasios podrán abrir, al 30 por ciento de aforo, las salas de musculación, con uso de mascarilla, tres metros de distancia entre los usuarios y sin utilizar aparatos de cardio.

Igualmente, se permite el uso de vestuarios con el mismo límite de aforo, pero no el uso de duchas.

Por otro lado, el número de personas que podrán participar en actividades físicas al aire libre pasa de seis a diez personas, incluyendo excursiones.

ACTIVIDADES CULTURALES, RESIDENCIAS Y OTROS ÁMBITOS

En actividades culturales se mantienen las medidas previas -aforo máximo 50 por ciento en teatros y auditorios- pero con la novedad de que se permiten actividades en espacios no habituales. También se permiten congresos, reuniones de negocios y conferencias limitados a 50 personas en interiores.

No cambia el régimen de visitas y salidas en residencias, pero sí se permite reapertura de clubes de la tercera edad en condiciones estrictas: sólo podrán abrir para actividades dirigidas de máximo seis personas y sin servicio de bar. Finalmente, se mantienen suspendidas las ferias y fiestas populares.

LA APERTURA DE BARES Y LAS REUNIONES SOCIALES, EL MARTES

No será hasta el martes que entren en vigor los cambios en la apertura de terrazas de bares y las reuniones sociales.

En detalle, bares, cafeterías y restaurantes reabrirán sus terrazas en Mallorca y Formentera, mientras que en Ibiza se mantienen las restricciones y en Menorca, donde las terrazas ya podían abrir al 75 por ciento, desde el martes podrán utilizarse los interiores de los bares y cafeterías con limitaciones.

En Mallorca y Formentera las terrazas podrán abrir desde al 50 por ciento de capacidad. En cada mesa se podrán sentar hasta cuatro personas, de un máximo de dos núcleos de convivencia diferentes. La diferencia entre las dos islas es que en Mallorca las terrazas deberán cerrar a las 17.00 horas mientras que en Formentera pueden funcionar una hora más, hasta las 18.00 horas.

Mientras, en Menorca, bares, restaurantes y cafeterías podrán hacer uso de sus espacios interiores, a un máximo del 30 por ciento de aforo y con cuatro personas por mesa (también de hasta dos núcleos de convivencia). El cierre de estos espacios se fija a las 17.00 horas.

Además, en Menorca las terrazas de bares de Menorca funcionarán a un 75 por ciento de capacidad, pero se podrán sentar hasta seis personas por mesa y el cierre se retrasa a las 22.00 horas (excepto en viernes, sábados y vísperas de festivo, en los que se cierra a las 18.00 horas).

Como hasta ahora, estos negocios podrán seguir prestando los servicios de entrega de comida a domicilio y pedidos para llevar. Ésas son las únicas actividades que se permiten en la restauración en Ibiza (comida para llevar hasta las 22.00 y entregas a domicilio hasta las 00.00 horas).

En cuanto a las reuniones sociales, desde el martes podrán ser de hasta seis personas en Mallorca, Menorca y Formentera, de máximo dos núcleos de convivencia. En Ibiza, en cambio, sólo se permiten reuniones de convivientes.

ARMENGOL RECONOCE QUE SON CAMBIOS «MÍNIMOS»

La presidenta del Govern, Francina Armengol, reconocía el jueves que se trata de cambios «mínimos» respecto a las medidas previamente en vigor, pero insistió en la necesidad de efectuar una desescalada lenta para «no repetir errores como una desescalada demasiado acelerada como la del verano pasado».

«Nos hemos equivocado cada vez que hemos confundido desescalada con relajación», incidía la presidenta. Armengol advirtió que si los casos repuntan «la toma de decisiones será inmediata».