Quantcast

La población de quebrantahuesos se estabiliza en el Pirineo oriental

El Parc Natural de les Capçaleres del Ter i el Freser, en el Pirieno Oriental (Girona), ha culminado el último censo transfronterizo, en colaboración con Francia, para el seguimiento del quebrantahuesos en la zona, y ha constatado que su población se ha estabilizado, según ha informado la Generalitat en un comunicado este viernes.

El recuento se llevó a cabo el 17 de febrero de manera simultánea, gracias a la participación de unas cincuenta personas, entre técnicos del parque, de la Conselleria de Territorio y Sostenibilidad, del Cuerpo de Agentes Rurales, del Consorcio de la Alta Garrotxa y los Espacios de Interés Natural del Ripollès, y voluntarios.

Los participantes se repartieron en equipos de entre dos y tres personas en puntos estratégicos con buena visibilidad y zonas de paso, hasta un total de 22: 11 entre las comarcas gerundenses del Ripollès y la Alta Garrotxa, y 11 más en el Vallespir y el Conflent, en Francia.

Este último censo ha permitido comprobar que la población de esta especie amenazada se encuentra estable en este área del Pirineo, y se han localizado siete puntos de nidificación en Francia y un punto en Catalunya, cifras similares a las del año pasado, cuando se detectaron seis puntos en Francia.

La Generalitat ha recordado que la orografía y las características del terreno hacen más fácil la nidificación del quebrantahuesos en el lado francés, y que en Francia este ave está sometida a una presión humana menor, dado que la zona es más escarpada y menos accesible, por lo que las parejas muestran más predisposición a hacer el nido.

Hacia finales del siglo XIX el quebrantahuesos estaba presente en toda la península Ibérica, pero a lo largo del siglo XX sufrió una fuerte regresión; hacia los años 80 su área de distribución se vio reducida en la parte más occidental de la cordillera pirenaica y, según los últimos datos de 2020, la población actual en Catalunya es de alrededor de 46 parejas.