Quantcast

Cómo hacer que tus zapatos no resbalen

No todas las suelas de los zapatos se adaptan o se agarran de forma correcta a la superficie. Estas suelas son las que ocasionan que el calzado resbale y por ende la persona que los porta.

Mayormente las suelas de los zapatos vienen en diferentes formas y estilos, aunque muchas cumplen la función de adaptarse bien, otras simplemente no lo hacen. Aunque muchas veces tienden a ser resbaladizas dependiendo de la superficie.

Lea TAMBIÉN: ANDROID: CÓMO USAR UN FONDO DE PANTALLA TRANSPARENTE

Por ejemplo hay suelas de zapatos de goma que se ajustan perfectamente y sin importar que la superficie esté mojada, húmeda o jabonosa estas se mantienen.

Cuando se habla de los materiales de los que están hechos los zapatos, lo primero en que se piensa es si es de cuero, goma, tela, y otros. Pero no todos se preguntan sobre el material, qué tan bueno es y si resbala o no. Es precisamente la suela del zapato un punto importante.

La tecnología ha permitido el desarrollo de distintos tipos de materiales para suelas, dependiendo de para qué se usará el calzado, el diseño y su costo.

¿Cómo saber los tipos de suela de zapatos?

¿Cómo saber los tipos de suela de zapatos?

Antes de aplicar los trucos para evitar que las suelas de los zapatos resbalen, es necesario que conozcamos un poco más sobre la suela de estos. También es importante conocer sobre los requisitos que cumplen de acuerdo a nuestro requerimiento.

Es decir, que es necesario conocer el tipo de suela del zapato para saber si son cómodos, duraderos y que tal se ven en el pie. Claro está que no compraremos cualquier zapato y que no sea de nuestro gusto.

Es necesario además conocer que entre más ligera sea la suela, mayor comodidad se va a tener al momento de caminar .

Ahora bien, existen suelas hechas de diferentes materiales, pero las más comunes son las que están elaboradas de cuero, caucho o hule.

  • Extra ligera. Mayormente, los zapatos de vestir tienen este tipo de suela de cuero pero a su vez ligero. Todo con la finalidad de brindar máxima elegancia y comodidad al momento de caminar. Este tipo de suela mayormente tienen una superficie lisa, así que probablemente sean resbaladizas.
  • Suelas de PVC. Estas suelas de zapatos están compuestas por resina de policloruro de vinilio (PVC) y Di-Octilphtalte (DOP) , por lo tanto son más pesadas y muchas veces un poco más incómodas.
  • Materiales expandidos. Mayormente suelen ser menos pesadas y mucho más cómodas. Los zapatos que suelen tener este tipo de suelas son mucho más resistentes.
  • Suelas de poliuretano. Los zapatos con suelas de poliuretano dan una confortabilidad y se caracterizan por ser extra ligeras. Muchas veces estos zapatos tienen presente un ligero tacón.
  • Suelas de caucho. Este tipo de suela es característico de algunos zapatos informales. Por lo general son pesados ya que sus suelas están hechas de caucho o de hule. Estos materiales son muy resistentes, pero pesados. Este tipo de suela muy poco resbala.
  • EVA. Los zapatos cómodos mayormente son hechos con suelas de Etileno Vinilo Acetato (EVA). Este material es sumamente ligero, duradero y resistente.
  • Suela de TPU. Mejor conocidas como “suelas de inyección”, son resistentes y duraderas a comparación que las de caucho. Son cómodas y generalmente son brillosas y mates. Todo de inyección.

Métodos para no resbalar con la suela

Métodos para no resbalar con la suela

Ahora que ya conoces los tipos de suela de zapatos, es necesario que conozcas los trucos para hacer que estas no te ocasionen alguna caída.

A continuación algunos datos para evitar caídas:

  • Lima de uñas. En caso que los zapatos sean nuevos o tienen la suela lisa opta por limar la suela. Al limar la suela, lo que hacemos es formar porosidad o finas ranuras que impidan que el zapato resbale.
  • Truco con papas. Lo que debes hacer es cortar una papa (patatas) por la mitad y restriégala por la suela de tus zapatos o botas. El almidón creará una capa antideslizante que te permitirá caminar con más soltura sin temor a darte un golpe.
  • Usar Laca para el cabello. Resulta que la laca es un antiadherente, por tanto lo único que tienes que hacer es rociar la laca en la suela y dejar que se seque el tiempo suficiente. La laca crea una especie de película plástica en los zapatos que evita que el agua contacte directamente con la goma de tus zapatos y esta comience a resbalar.
  • Ralla la suela. Lo que debes hacer es utilizar un rallador de cocina o un cuchillo para crear ranuras que impidan a los zapatos resbalar.
  • Usa papel de lija. Lo que debes hacer es lijar la suela con papel de lija de grano fino. Deberás pasar la lija por la suela con movimientos suaves y circulares. Evita lijar mucho para evitar un desgaste innecesario.
  • Goma a la suela o tacón. Otro truco es ponerles una fina capa de goma en la suela o el tacón. Mayormente esto lo hace un zapatero.