Quantcast

Sánchez y pide al PP que sea un «centro derecha potente» para frenar la amenaza de Vox

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha lanzado este miércoles un llamamiento al líder del PP, Pablo Casado, a «convivir» y a trabajar juntos por la recuperación, y ha asegurado que no se alegra de ver a su formación «desaparecer de territorios enteros» porque el país necesita, a su juicio, «un centro derecha potente» que haga frente a la «amenaza real» de la ultraderecha.

«El PP tiene un sitio en la democracia española», ha sentenciado durante su réplica a Casado en el debate del Congreso para analizar la evolución de la pandemia del coronavirus y el funcionamiento del estado de alarma, en el que Sánchez ha invitado a Casado a «recorrer juntos el tramo final de esta desgracia».

NEGOCIACIÓN DEL CGPJ

Las palabras de Sánchez llegan cuando el Gobierno y el PP están inmersos en la negociación para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y el resto de órganos constitucionales con su mandato caducado; negociación que han retomado tras meses de bloqueo y que el Ejecutivo espera cerrar pronto.

«Cruzo los dedos, no será por falta de voluntad para que lleguemos a un acuerdo antes que después para el buen funcionamiento de la democracia», ha afirmando Sánchez en un momento de su intervención, en referencia a esta negociación.

Durante su turno de réplica, Sánchez ha trasladado a Casado que no tiene que considerar al Gobierno un enemigo, sobre todo porque, según ha afirmado Sánchez, al Ejecutivo no le alegra que al PP «le vayan las cosas mal en Cataluña y en otros lugares».

«Se necesita un centro derecha potente que contrarreste la emergencia de la ultraderecha», ha defendido, antes de avisar a Casado, y también a la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que la «amenaza real» la representa Vox; una amenaza que crece «a sus pies» y que sus partido alimentan al pactar con ellos.

«LA ULTRADERECHA NO ES NINGUNA BROMA»

Así, ha avisado de que «la ultraderecha no es ninguna broma». «Es una amenaza real y mucho más poderosa que las fantasías que agitan en sus intentos de debilitar al Gobierno, mientras dejan que el verdadero peligro para nuestro país siga creciendo a sus pies», ha recalcado.

Asimismo, ha pedido a Casado que aclare cuál es «su modelo», ya que sus presidentes autonómicos desarrollan estrategias no sólo diferentes sino a veces «antagónicas» en la lucha contra la pandemia. «¿En qué quedamos? Lo suyo sigue siendo un misterio sin resolver», ha apostillado.

A pesar de la mano tendida, Sánchez también ha acusado a Casado de «parapetarse detrás de los fallecidos» en la pandemia. «Su partido ganaría si dejara de usar a las víctimas como arma arrojadiza. La víctimas son de todos», ha sentenciado.

También le ha reprochado sus palabras «invocando» la ley de partidos y la posibilidad de ilegalizar formaciones políticas, en relación a Unidas Podemos. «Me gustaría saber quién le susurra a usted estas ideas al oído. No les están ayudando. Le aconsejo que abandone el camino de la exaltación porque es el camino de la perdición», he enfatizado.

PIDE A CIUDADANOS SER UN VERDADERO PARTIDO DE CENTRO

Y si a Casado le ha recomendado centrarse en hacer del PP un partido potente de centro derecha, Sánchez ha aconsejado a Arrimadas que convierta a Ciudadanos en un partido «realmente de centro», ya que «a pesar de su corta vida», lo ha probado «casi todo», incluso pactar con la ultraderecha, y no le ha funcionado bien, a su juicio.

«¿Por qué no prueban aquello que no han probado y es convertirse realmente en un partido de centro y ponen un cordón sanitario a la ultraderecha y se lo quitan a la socialdemocracia?», ha preguntado. «Ojalá hicieran política útil pero cuando llega el momento de la verdad siempre cambian la política útil por la pequeña, que es la de las primarias de la derecha, y es una pena», ha reconocido.

Así, ha insistido preguntado a Arrimadas por qué siguen «apoyando al PP y a Vox», en vez de convertirse en una formación de centro útil que facilite la gobernabilidad y «entierre la retórica incendiaria y divisoria» que, a su juicio, ha desplegado la líder de Ciudadanos, y que se asemeja a lo que proclamaba su antecesor Albert Rivera, según Sánchez.

En cuanto al líder de Vox, Santiago Abascal, Sánchez ha afirmado que es «difícil tomárselo en serio» porque vive un «planeta extraño repleto de odios y falsedades». «No hay nada más que decir al respecto salvo que preguntar a Casado y Arrimadas si no creen que esto sí es un peligro real para la democracia», ha insistido, tras denunciar sus «irresponsables manifestaciones».

Sánchez también ha dedicado parte de su turno de réplica a responder a sus socios de Gobierno de Unidas Podemos sobre las diferencias que les están enfrentado, asegurando que deben dialogar y debatir para «avanzar», pero también «bajar los decibelios». Además, ha señalado que se debe combinar la «exigencia» legítima de sacar adelante cuanto antes el programa de gobierno con el «realismo», y hacerlo con «algo más de sosiego», ya que no hay previstas elecciones próximamente.

CRITICA A JUNTS POR QUERER «PERPETUAR EL PASADO» EN CATALUÑA

El presidente sí se ha referido a las pasadas elecciones catalanas en su réplica a la portavoz de Junts, Miriam Nogueras, para denunciar que «tratan de perpetuar el pasado al que abocaron a la sociedad catalana» al que querer reeditar su gobierno de coalición con ERC.

Eso sí, ha avisado de que «lo que la ley democrática no permite, no lo van a conseguir retorciendo las matemáticas». «No van a poder imponer su visión de Cataluña a la otra mitad de los catalanes», ha apostillado, tras recordarles, además, que lo que está claro es que «han perdido la presidencia de la Generalitat».