Quantcast

La C. Valenciana defiende que las restricciones se modifican por criterio sanitario

Los tres grupos del Botànic han defendido que las restricciones a la movilidad se modificarán en base a criterios sanitarios, y han apuntado a la comisión interdepartamental de este jueves, donde se reunirá el Consell para adoptar las decisiones. En este sentido, la síndica de Unides Podem, Pilar Lima, ha zanjado: «Hasta el jueves no se toma ninguna decisión».

De hecho, en declaraciones en Les Corts durante el pleno, Lima ha criticado que «estar 48 horas en los medios leyendo y escuchando decisiones que todavía no se han tomado me parece una irresponsabilidad y una imprudencia porque se puede crear falsas expectativas en algunos sectores afectados y confundir a la ciudadanía».

Lima se ha pronunciado así respecto a diferentes informaciones aparecidas en varios medios de comunicación durante la semana, algo a lo que también se ha referido el síndic de Compromís, Fran Ferri, que ha dicho «no saber» quién está detrás de estas informaciones.

Así, Ferri ha apuntado que su partido está trabajando en la interdepartamental del jueves, de la que saldrá «una posición conjunta respecto a las restricciones». «Lo que pase mañana en la interdepartamental será lo que nos guiará a nosotros y no determinadas cuestiones que nadie ha puesto si lo ha dicho Puig o no sé quién», ha manifestado.

Por parte del PSPV, su síndic, Manolo Mata, ha defendido que la postura es «clarísima»: «Los criterios sanitarios van marcando el camino». En este sentido, ha abogado por tomar las decisiones «en función de la realidad» y ha apuntado que «los datos de hoy y mañana serán claves».

Al respecto de las posibles medidas de la desescalada se ha pronunciado también la síndica del PP, Isabel Bonig, que ha considerado estas publicaciones como «anuncios» y ha criticado que se han «enterado por la prensa». En este sentido, ha insistido en pedir los informes técnicos en los que se basen las medidas.

«DEBATE PERVERSO» SOBRE HOSTELERÍA

Por su parte, desde Ciudadanos, Mamen Peris ha pedido «buscar soluciones» para los hosteleros que no tienen terraza y ha defendido la propuesta del Bono Hostelería que han rechazados.

Desde Vox, la síndica, Ana Vega, ha instado a «dejar trabajar a todo el mundo» y también ha mostrado su preocupación por los negocios con terraza porque «no van a poder abrir» y también «tienen derecho a trabajar y llevar el pan a su casa».

Por otra parte, el síndic socialista ha criticado el «debate perverso a favor o en contra de la hostelería», y ha defendido el «esfuerzo económico» que han realizado en «protección para que no haya contagios», aunque cree que «el problema es que la socialización y los encuentros personales están agrandando la pandemia».

Precisamente, la hostelería ha sido uno de los puntos que han centrado la atención en el debate parlamentario, con propuestas al respecto de Cs y Vox.

BONO HOSTELERÍA

El diputado de Ciudadanos Carlos Gracia ha propuesto la creación de un bono hostelería. «Establecimientos cerrados, empleados en paro, nulos ingresos y cero riqueza», ha añadido Gracia, quien ha insistido en la necesidad de llevar a cabo «políticas que permitan incentivar el consumo y reactiven el sector para compensar las limitaciones de la actividad» y ha expresado su esperanza en llegar a un acuerdo antes de la votación de mañana.

Por su parte, los grupos del Botànic han intentado enmendar esta propuesta: Ferran Martínez (Unides Podem) ha considerado que tendría un bono generaría un «efecto sustitución» del consumo normal ya que «la gente consumiría lo mismo pero una parte la pagaría la Generalitat».

Por su parte, Aitana Mas (Compromís) ha considerado que esta medida se podría complementar con la de los socialistas y ha criticado que se hable de la «falta de evidencia científica» de que «en el momento que te quitas la mascarilla en un lugar interior o compartes mesa con personas no convivientes sin mascarilla, aumentan muchísimo las posibilidades de contagiarse».

El socialista José Muñoz ha apuntado que «aun compartiendo el contenido», no están «de acuerdo en las formas». En este sentido, ha apostado por incardinar la propuesta de Ciudadanos en el marco del Bo Viatgem.

Esta idea, no obstante, no se ha aceptado. Por parte de Cs, Gracia ha considerado que «es necesario reactivar el consumo de la hostelería pero no solo en el ámbito del Bo Viatgem». Así, ha considerado que esta propuesta se queda «coja», porque, a su juicio, hay que «incentivar el consumo y no solo circunscribirlo al ámbito de los viajes». Tanto PP como Vox han anunciado que apoyarán la medida.

Ana María Cerdán (Vox) también ha presentado una iniciativa referida a las restricciones a la hostelería y ayudas a este sector que también ha sido rechazada por el Botànic, de quien ha señalado: «El próximo plan del Botànic va a ser nacionalizar la hostelería».

Martínez (Unides Podem) le ha instado a «plantear propuestas y dejar de negar el debate», Mas (Compromís) se ha preguntado si la alternativa de Vox es «el negacionismo» y el «sálvese quien pueda en los hospitales». Ernest Blanch (PSPV) también ha anunciado que no apoyarán la hostelería y ha criticado que la derecha no apoyara los presupuestos.

Tanto Yaneth Giraldo (Cs) como Felipe Carrasco (PP) han afirmado que sus grupos sí apoyarán la propuesta aunque creen que «se queda un poco corta».

TASAS

El PSPV ha propuesto una iniciativa para suspender tasas municipales, que compensará la Generalitat, entre la que se prevé la tasa de mesas y sillas de los seis primeros meses de 2021 y la de kioskos. Su portavoz adjunto José Muñoz ha defendido esta propuesta recordando las medidas restrictivas que «no les gusta tomar».

Por ello, ha pedido «primar la agilidad» en la gestión de los fondos del Plan Resistir y ha reclamado a la Diputación de Alicante que «acelere los pagos» porque «no es ir en contra del Botànic» ya que «las consecuencias las pagan los hosteleros».

Tanto el PP como Vox han presentado enmiendas a esta propuesta. Juan Carlos Caballero (PP) ha criticado que el Consell mantenga cerrada la hostelería «mientras Compromís y Podemos alientan a las masas a salir a las calles». Así, ha calificado la propuesta de los socialistas de «errática, ambigua e hipócrita» porque busca «mover dinero entre administraciones» que es «justamente lo contrario a lo que hay que hacer, la agilidad y la rapidez y que las ayudas lleguen a quienes lo necesitan».

Mientras, Llanos Massó (Vox) ha señalado que las medidas de esta propuesta son «insuficientes» pero «pueden ayudar». Por ello, ha defendido una enmienda para supeditar estos fondos a que «se eliminen todas las subvenciones que no vayan destinadas a parar la pandemia». Muñoz ha rechazado ambas enmiendas.

Por parte de Unidas Podem, Ferran Martínez, ha criticado a Caballero y ha considerado que «enemigos de la democracia son los traficantes de bulos y los que defienden informaciones falsas» y ha aseverado que «es mentira que haya habido agresiones a la policía y que se hayan destrozado comercios en València» así como que su formación y Compromís hayan «dado apoyo a la violencia». «Hemos defendido el derecho a la libertad de expresión y manifestación, somos contrarios a la violencia», ha aseverado.

Desde Compromís, Aitana Mas ha considerado que esta propuesta podría suponer un «plan B» para «poder continuar mitigando los efectos» de la pandemia. No obstante, ha criticado el «discurso fácil» de la oposición y se ha preguntado: «¿Hay algún país europeo que ha cerrado los bares o solo se ha hecho aquí?». «Cuesta mucho creer que ese discurso fácil se siga utilizando en un momento tan dramático como el que estamos viviendo ahora», les ha afeado.

Ciudadanos apoyará la propuesta, aunque su portavoz adjunta Ruth Merino ha considerado que «hubiera estado muy bien» que se hubiera «planificado y encabezado una actuación unificada con los ayuntamientos» desde el principio de la pandemia.