Quantcast

Café frío, el ingrediente clave para un entrenamiento HIIT

Llevar una vida activa es esencial para la salud y, entre todas las disciplinas deportivas hay una que se ha puesto de moda en los últimos tiempos, causando auténtico furor entre aquellos que aman el deporte. Hablamos del HIIT, el entrenamiento de intervalos de alta intensidad que promete quemar calorías como ningún otro.

Un deporte que propone nuevas metas y un modo de entreno diferente al tradicional. En este caso, antes de abrazar la técnica HIIT es esencial saber bien en qué consiste y, por supuesto, conocer los límites del cuerpo. En modo resumido, esta tendencia deportiva se basa en combinar periodos de ejercicios de alta intensidad (de entre 20 segundos y 2 minutos) con pausas para recuperarse. Y para que sea efectivo es tan importante ese descanso como dar el máximo durante el tiempo de ejercicio.

Para enfrentarse a un entrenamiento HIIT, el cuerpo necesita energía y el café es una fuente ideal, porque combina el efecto estimulante de la cafeína con los azúcares naturales de la leche. Desde Kaiku Caffè Latte se ha elaborado una mini-guía de cómo tomarlo para mejorar el rendimiento al máximo en la próxima clase:

Café, siempre antes

A un entrenamiento HIIT nunca se debe ir en ayunas, sino con el cuerpo cargado de energía. Para ello, lo ideal es combinar carbohidratos de lenta absorción (plátano, manzana, un puñado de almendras) con un cup de café frío.

¿Y por qué se toma café antes de hacer deporte y no después? Tomar café antes de hacer deporte mejora el rendimiento físico puesto que la cafeína es un estimulante del sistema nervioso y retrasa el agotamiento. Tomarlo antes ayuda a aprovechar sus beneficios al máximo durante el ejercicio.

En frío para quemar más grasas

Tomar café en sí no adelgaza, pero hacerlo antes de una sesión de ejercicio ayudaría al cuerpo a quemar más grasas y menos glicógeno (la reserva glucémica almacenada en los músculos). Pero ciertas investigaciones de la Sociedad Fisiológica Americana, la Universidad de Illinois y otros estudios científicos europeos han ido más allá en los beneficios del café para el deporte. Sus resultados demuestran que el café frío facilita la ruptura de moléculas de grasa, ayuda a quemar 9 calorías adicionales por hora, controla el hambre post- entrenamiento, además de reducir el dolor y potenciar el esfuerzo mental.

Dosis controlada de cafeína

Como en otros deportes, la cafeína disminuye la sensación de cansancio y en dosis controladas estimula la respiración, además de ayudar a metabolizar la grasa. Para disfrutar de sus beneficios es importante no abusar de ella, ya que en exceso podría acelerar el pulso. Con un cup se cubriría la cantidad necesaria de café, que junto a ingredientes naturales como la leche y el azúcar aportan un plus de energía extra.