Quantcast

Cómo eliminar el polvo en casa

En todas las casas hay polvo y cada día se combate contra persistente enemigo. Este no solo puede ser tomado como sinónimo de suciedad y falta de higiene, sino que además es el causante de alergias y otras enfermedades que afectan la salud. Esto se debe a que en el polvo existe un sinfín de microorganismos habitando, como los ácaros, además de otros patógenos que son los responsables de las alergias.

Si bien mantener la casa libre de polvo puede parecer una tarea imposible, esto puede deberse a dos factores: la falta de tiempo o las interminables cantidades de polvo que aparecen cada día sobre las superficies, como si nunca hubiese un final. Pero a pesar de esto, es posible mantener tu hogar limpio y libre de polvo. Solo tendrás que dedicarle un poco de tiempo y seguir las siguientes recomendaciones para lograrlo.

Realiza limpiezas regulares

Realiza limpiezas regulares

Para ello no existen excusas, no necesitas dedicarle horas. Solo míralo desde este punto de vista ¿no es mejor aplicar limpiezas regulares y rápidas, en lugar de dedicarle horas a una limpieza profunda? Solo necesitarás pasar un paño húmedo por todas las superficies de manera periódica, de esta forma no permitirás que el polvo de acumule.

No necesitarás invertir más de 30 minutos en esta tarea, notarás los cambios rápidamente. ¿Lo mejor? No solo mantendrás tu casa limpia, sino que además te ahorrarás tiempo y energía. Así podrás dedicarte a hacer otras cosas en lugar de pasar horas encerrado en casa.

Limpia el polvo de los muebles con suavizante

Limpia el polvo de los muebles con suavizante

Los muebles de la casa suelen ser foco del polvo, por suerte podrás limpiarlos sin demasiado esfuerzo y con increíbles resultados. Para ello deberás hacer lo siguiente:

  • Mezcla cuatro (4) partes de agua con una (1) parte de suavizante para ropa.
  • Luego utiliza un pulverizador para humedecer un paño limpio y así pasarlo por toda la superficie de los muebles.

De esta forma no solo te encargarás de eliminar las partículas de tierra y piel muerta, sino que además cuidarás la superficie de los muebles al evitar usar productos agresivos.

El polvo está donde menos lo esperas

El polvo está donde menos lo esperas

Aunque no lo parezca, las cortinas y los cojines suelen estar plagados de partículas de tierra, piel muerta y otros residuos. Las sábanas tienden a acumular piel muerta mientras estás durmiendo, lo cual es un manjar para los ácaros y el lugar ideal para sus nidos.

Para mantener tu hogar limpio es necesario que cambies y laves las sábanas y la ropa de cama cada semana. Deberás hacer lo mismo con las fundas de las almohadas y de los cojines. Las cortinas por su parte pueden ser cambiadas al menos 1 vez por mes.

Ventila tu casa para librarte del polvo

Ventila tu casa para librarte del polvo

Una gran cantidad del polvo que se encuentra en los hogares proviene de la calle. Por ende, lo mejor para deshacerse del polvo es ventilar toda la casa. Aunque lo mejor es no sobrepasarse de los 5 minutos.

Un buen consejo es que ventiles las habitaciones, que son el lugar donde suelen habitar los ácaros. Pero recuerda que deberán ventilar habitación por habitación y no dejar toda la casa abierta al mismo tiempo. Por otra parte, es bueno que ventiles mientras limpiar, lo mejor es que lo hagas antes de comenzar la limpieza.

La mayor enemiga del polvo: La aspiradora

La mayor enemiga del polvo - La aspiradora

Una buena limpieza no estaría asegurada sin la ayuda de la aspiradora. Este equipo es ideal para acabar con las partículas de tierra y piel muerta. Aunque lo mejor es usarla una vez por semana como mucho, especialmente en los días de limpieza profunda.

Para el resto de los días solo bastará con limpiar con ayuda de una escoba para barrer y un trapeador para terminar de limpiar las manchas que puedan quedar por el suelo. Así te asegurarás que no quede ni una partícula de polvo.

Limpia el polvo desde arriba hasta abajo

Limpia el polvo desde arriba hasta abajo

Al momento de limpiar tu casa, siempre, siempre deberás limpiar de manera descendentes. Es decir, desde las superficies elevadas hasta las partes bajas. Esto tiene una explicación lógica y se debe a que al limpiar de forma descendente, el polvo que cae no ensucia las partes que ya has limpiado.

De lo contrario, tendrás que repetir el trabajo. Una vez que comiences a aplicar esta técnica, con el tiempo de acostumbrarás y así mejorarás el tiempo que le dedicas a la limpieza, obteniendo unos magníficos resultados.

Consejos para mantener tu casa libre de suciedad

Consejos para mantener tu casa libre de polvo
Mesa con polvo Perlimp
  • Al entrar a casa es ideal que te quites los zapatos, esto se debe a que los zapatos tienden a recoger las partículas de tierra que hay en la calle. Por ende, al llegar a casa y entrar con los zapatos puestos, traes contigo toda la tierra acumulada que los zapatos recogieron en el camino. Podrás colocarte algunas pantuflas para entrar a la casa y además limpiar el felpudo cada 15 días con la aspiradora.
  • Deshazte del plumero, este aditamento no limpia el polvo pues solo lo mueve de un lado a otro. Los trapos de microfibra son la mejor alternativa para recoger el polvo de las superficies.
  • Evita acumular decoraciones u objetos pequeños en la casa, ya que tienden a dificultar la limpieza del polvo. Sin contar que al ser tantos, alargan la tarea de limpiar las partículas de tierra y piel muerta.