Quantcast

Qué es el CNAE

El CNAE o la Clasificación Nacional de Actividades Económicas, es un código numérico de cuatro (4) dígitos. Este código es asignado para alguna actividad económica en particular. Este sistema de clasificación fue aprobado  en el 2007 en el Real Decreto 475/2007, mas comenzó a aplicarse desde el 2009. A partir de ahí todas las empresas, negocios y sociedades están en la obligación de determinar el tipo de actividad económica que desarrolla mediante el CNAE.

La finalidad de este código para agrupar y clasificar cada una de estas según la actividad que desarrollen. Además de esto también se encarga de clasificar cada empresa o negocio que esté llevando a cabo alguna actividad económica.

 De esta forma se podrán obtener datos reales de cada uno de ellos y realizar estadísticas a nivel nacional, así se podrán diferenciar según la actividad que desarrollan.

Cabe mencionar que dicho código no posee fecha de caducidad, ya siempre será válido, siempre y cuando la empresa, negocio o sociedad continúe llevando cabo su respectiva actividad económica.

Conseguir el código CNAE

Conseguir el código CNAE
AEAT (Agencia Estatal de Administración Tributaria)

El proceso para que alguna empresa o negocio pueda determinar su código CNAE puede ser un poco engorroso. Esto se debe a que la lista de clasificaciones de las actividades económicas es bastante genérica y además limitada. Por esta razón el AEAT (Agencia Estatal de Administración Tributaria), facilita un buscador de actividades económicas para las empresas, las sociedades y los negocios.

Este buscador se encarga de que los usuarios puedan encontrar su respectivo código CNAE. De esta manera se facilita un poco el procedimiento, ya que solo deberás ingresar la palabra que define la actividad desarrollada por su empresa, negocio o sociedad.

Hoy en día la lista de clasificación de actividades económicas cuenta con 20 grupos, cada grupo cuenta con un subgrupo:

  • Grupo A: Ganadería, pesca, agricultura y silvicultura.
  • Grupo B: Industrias extractivas (minerales, gas, petróleo).
  • Grupo C: Industrias manufactureras (textiles, alimentos, papelería, entre otras).
  • Grupo D: Suministro de electricidad, vapor, gas.
  • Grupo E: Suministro de agua, descontaminación, saneamiento gestión de residuos.
  • Grupo F: Construcción.
  • Grupo G: Comercio mayoritario y minoritario, reparación de vehículos a motos y motocicletas.
  • Grupo H: Almacenamiento y transporte.
  • Grupo I: Hostelería.
  • Grupo J: Comunicación e información.
  • Grupo K: Actividades financieras y seguros.
  • Grupo L: Actividades Inmobiliarias.
  • Grupo M: Actividades profesionales, técnicas y científicas.
  • Grupo N: Servicio de auxiliares y actividades administrativas.
  • Grupo O: Administración Pública y defensa, Seguridad Social.
  • Grupo P: Educación.
  • Grupo R: Actividades recreativas, entretenimiento y artísticas.
  • Grupo S: Otros servicios.
  • Grupo T: Actividades del hogar.
  • Grupo U: Organismos extraterritoriales y actividades de organización.

Dentro de cada uno de estos grupos, están los subgrupos,  o sea, todas las unidades productoras que las integran. Es decir que en el grupo B aparece “Extracción de minerales” , por lo que si una empresa se dedica a esta actividad, aparecerá registrada bajo el código correspondiente a dicho subgrupo.

Obligatoriedad del CNAE

Obligatoriedad del CNAE

Todas las empresas, sociedades, negocios, instituciones financieras o cualquier agente económico que tenga presencia en el mercado europeo, están en la obligación de contar con un código de Clasificación Nacional de Actividades Económicas. Ya que esto permitirá recabar sus respectivos datos para así poder realizar estadísticas, informes, encuestas y análisis sobre las actividades económicas del país.

Este código deberá estar en todas las escrituras de constitución al igual que en sus acuerdos sociales. Además deberán especificar sus cuentas anuales depositadas en los Registros Públicos, ya que serán éstos los encargados de poner a disposición  todas las Administraciones Públicas.

Si la actividad económica de una empresa llega a cambiar con el paso del tiempo, esta tendrá que obtener un nuevo código CNAE que se adecúe a la nueva actividad económica que está desarrollando. Además de esto tendrán que acudir a una notaría para validar esta acción, y llevar la escritura pública para avalar el cambio de actividad así como el nuevo código CNAE. Luego tendrá que ir al Registro Mercantil para que finalmente quede registrado el cambio.

Diferencias entre el CNAE y el IAE

Diferencias entre el CNAE y el IAE

Cabe destacar que aunque muchas personas tiendan a confundirlos, no son lo mismo. Esto se debe a que el código CNAE se encarga de clasificar a las diversas empresas, negocios y sociedades según la actividad económica que realizan. Todo esto mediante un código un código numérico con valor estadístico

Por otro lado, si bien el IAE también emplea un código para identificar las actividades económicas que llevan a cabo, en realidad se encarga de indicar la forma en la que dicha empresa, negocio o sociedad tributará el impuesto sobre sus actividades económicas. Es decir, que mientras el INE posee relevancia tributaria, el CNAE no.

El IAE hace referencia al Impuesto sobre Actividades Económicas, el cual es gestionado por los ayuntamientos de cada población.