Quantcast

Cómo eliminar el mal olor de las toallas (a pesar de haberlas lavado)

Las toallas tienden a retener humedad esto se debe a su constante exposición al agua y a un ambiente de baño. Pese a que exista un lavado óptimo muchas veces tienden a tener malos olores.

El uso constante , la exposición al agua, mal secado o un mal lavado, puede desencadenar olores desagradables. El olor impregnado en las toallas tiende a quedarse e incluso si esta es usada, el olor se queda en la piel.

Lea TAMBIÉN: CÓMO EVITAR QUE TE DÉ SUEÑO DESPUÉS DE COMER

Además, debido a que son un elemento en constante uso, es normal que se ensucien con bastante facilidad. Pero también y debido al contacto directo con la piel y la humedad continua suelen convertirlas en un foco para la proliferación de hongos y bacterias.

Es decir que las toallas sin importar qué, deben y necesitan un lavado óptimo. Pues recordemos que son estas las que precisamente secan nuestra piel y la de los más pequeños.

Un olor desagradable o cualquier hongo generado en humedad, solo es indicio de una mala higiene a pesar de que cumplamos todos los procedimiento de higiene.

Según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), el lavado de las toallas hay que hacerlo una vez por semana, todas aquellas que son utilizadas en casa. Mientras que aquellas que son usadas en el gimnasio es mejor ponerlas en la lavadora después de cada uso.

Bajo ningún concepto es recomendable compartir las toallas personales, como ya lo mencionamos, son un lugar perfecto para los hongos.

Toallas sin malos olores

Toallas sin malos olores

Aunque parece un problema insignificante, el perfecto lavado de las toallas es importante. Pues es precisamente esta la que está en contacto con nuestra piel y por ende es necesario mantenerlas limpias y óptimas.

La mejor forma para lograr que las toallas no tengan mal olor es previniendo la humedad, para ello, lo más recomendable, es que las pongas un tiempo al sol luego de usarlas.

Uno de los mejores remedios para el mal olor es el sol. Este además de matar los llamados ácaros , funciona para secar completamente las toallas evitando la humedad.

La mejores horas, son en la mañana antes de las 12 del medio día y al finalizar la tarde, cuando los rayos del sol sean un poco más suaves. Esto es para que las hebras no se endurezcan y cuando vayas a secar tu rostro o cuerpo, no sientas que te lastima la tela, aunque muy difícilmente una de algodón de buena calidad presenta estas característica.

Es preciso destacar que sin importar si compraste unas toallas muy buenas, igual es importante que sepas cuidarlas para que perduren en el tiempo y se mantengan suaves.

Como ya lo mencionamos, el lavado debe ser una vez a la semana. Recuerda que el lavado regular evita por completo la aparición de malos olores. Sin importar si parece limpia, es necesario lavarla ya que esta entra en contacto con la piel.

Datos para quitar el mal olor

Datos para quitar el mal olor

Ahora bien, en caso que tengas par de toallas en casa que tengan mal olor y no sabes cómo quitarlos. A continuación te daré algunas opciones que pueden funcionar y desaparecer los malos olores.

Lavar con vinagre. La primera opción para prevenir el mal olor y conseguir que las toallas conserven su suavidad es lavarlas regularmente en la lavadora con agua y una taza con vinagre. Se recomienda usar esto en lugar de suavizante para ropa regular.

Lo que debes hacer es agregar el detergente regular, metes las toallas en la lavadora, cuando empiece a cargar el agua agregas una taza de vinagre hasta el tope. Puedes añadir un poco de sal, esto es especialmente útil en las toallas de color ya que ayuda a mantener los colores de las prendas.

Siguiendo este procedimiento desde la primera lavada podrás conseguir que tus toallas se mantengan mucho mejor por un largo período. Evitarás los malos olores desde el principio.

Bicarbonato de sodio y vinagre. Ambos ingredientes funcionan perfectamente para hacer limpieza profunda.

Lo que harás es añadir una taza de vinagre a la carga de toallas. Como mencionamos anteriormente. El vinagre se encarga de suavizar la toalla, además, ayuda a neutralizar los olores. Al terminar, no saques las toallas de la lavadora. Programa un nuevo ciclo, esta vez con agua caliente, y añade media taza de bicarbonato de sodio. Termina el ciclo de lavado completo.

Ahora seca las toallas bien en la secadora y en caso de no tener secadora debes colgarlas al sol en las horas que ya recomendamos. Recuerda que una de las razones por las que las toallas terminan con mal olor es la humedad, por eso debes secarlas bien al sol o en secadora. Si haces ambos mejor aún.

Es importante que tengas en cuenta que no debes mezclar bicarbonato de sodio y vinagre en la misma lavada. Ambos elementos de forma separada cumplen su función de desodorizar. No añadas ni detergente ni suavizante.