Quantcast

Cómo podemos ganar espacio y comodidad con cunas y canapés

Los canapés abatibles y las cunas convertibles son una excelente opción a la hora de tener más espacio de almacenaje y, gracias a su adaptabilidad, conseguir más espacio según pasa el tiempo

No hay ninguna duda de que uno de los principales problemas que la mayoría de personas tiene en su casa es el del espacio. Por un motivo u otro, siempre hace falta espacio de almacenamiento en el hogar. El motivo puede ser que la vivienda es muy pequeña, que tenemos muchos trastos o que no tenemos los armarios y muebles suficientes para poder guardar nuestras cosas. También puede ser que la llegada de un niño suponga un reto a la hora de organizar la casa con todas las cosas que necesitará desde el mismo momento que entra en casa.

Por ello, en este artículo vamos a explicar cómo es posible mejorar nuestro orden en casa y conseguir más espacio de almacenamiento con los canapes abatibles y las cunas convertibles. Estos dos muebles, en definitiva, son una excelente opción a la hora de conseguir ordenar un poco mejor nuestro hogar y lograr un espacio de almacenamiento extra en un lugar que en estos momentos, probablemente, esté desperdiciado.

Funciones y ventajas de los canapés abatibles

El canapé abatible es un soporte o un arcón que se utiliza para aguantar cualquier tipo de colchón. Lo que hace en definitiva es sustituir los tradicionales canapés de patas, en los que no se puede almacenar nada, generando un espacio en su interior donde, en función del tamaño, es posible almacenar muchos kilos de ropa o enseres de una forma muy cómoda.

Entre las ventajas que tienen los canapés abatibles destaca, sobre todo, el espacio de almacenaje que ofrece en un lugar de la casa en el que, sin su uso, se desperdiciara. De hecho, es muy frecuente guardar en ellos la ropa de verano durante el invierno y viceversa.

Gracias a los canapés abatibles, los propietarios de una vivienda pueden generar un espacio útil debajo de su cama, que no es visible para otras personas, y que resuelven en la mayoría de los casos los problemas de almacenamiento que tienen muchas familias. Existen diferentes tipos de canapés. Por ejemplo, según el material exterior pueden ser de madera, lacados o tapizados en polipiel.

Además, por su sistema de apertura, podemos encontrar canapés de cajón o el denominado arcón. El primero, como su nombre indica, se caracteriza porque en él las cosas se guardan en su interior como si de un cajón se tratara, ya que para abrirlo tan sólo habrá que tirar de las asas que tenga el citado canapé de cajón. Cuando hablamos de los canapés de arcón nos estamos refiriendo a aquellos que se abren de abajo hacia arriba y que tiene un sistema muy cómodo de apertura.

Aunque los dos sistemas son muy buenos, el segundo, el de arcón, suele ofrecer un poco más de espacio que el de cajón y, estéticamente, puede incluso ser un poco más elegante que el de cajón. No obstante, los dos son igual de prácticos y la opción de uno u otro depende más de los gustos de la persona que de otra cosa. Lo que sí que debemos mirar es que el sistema de cierre y apertura de los canapés que compremos sean firmes y realizados con materiales seguros y duros.

Ventajas de las cunas convertibles

En el caso de que una familia esté a punto de tener un niño y ya se esté planteando el comprar una cuna, es muy interesante valorar la opción de ver y comprar cunas convertibles, ya que a largo plazo ofrecen un ahorro importante de dinero y una mayor comodidad a la hora de gestionar el espacio de la vivienda.

En los últimos años se han popularizado las denominadas cunas convertibles. Estas cunas hacen referencia a las cunas que pueden convertirse en una cama de mayor tamaño, por lo que puede ser una excelente opción, ya que evitará a los padres todo el lío que supone tirar o regalar la cuna que han comprado buscar un colchón y un canapé nuevo,…

Gracias a las cunas convertibles, los padres encuentran en ellas una opción para afrontar los primeros meses de vida del niño y sus primeros años de desarrollo, ya que la cuna se puede adaptar a cualquier tamaño en función de las dimensiones que tengamos en la habitación y según la cuna convertible que hayamos comprado.Así, por ejemplo, existen diferentes opciones en tamaño aunque lo normal es optar por aquellas que pueden adaptarse con el paso del tiempo a camas de 70x140cm y 90x190cm, por lo que van a poder utilizarse durante muchos años. Con estas medidas, estas cunas pueden ser utilizadas incluso por hijos adolescentes y mayores de edad, por lo que el ahorro en colchones y canapés va a ser muy importante.