Quantcast

Junta de Málaga destaca el potencial que tendría la Expo2027

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y el consejero de Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, han destacado el potencial que supondría para toda España que Málaga sea sede de la Exposición Internacional para 2027 y han instado al Gobierno central a que muestre su apoyo a esta iniciativa.

Así lo han indicado en el acto celebrado este viernes en el que la Junta de Andalucía ha escenificado el apoyo para lograr que la capital malagueña sea sede de la Expo2027 bajo el lema ‘La Era Urbana: Hacia la Ciudad Sostenible’.

De la Torre ha señalado que con esta iniciativa se pretende trabajar en ese gran reto medioambiental “y crear desde España una red de cooperación a nivel mundial”, apuntando que “nos falta que el Gobierno vea este proyecto como una gran oportunidad para que la imagen de España quede más solida en Europa y en el mundo entero”.

“Esperamos que el Gobierno, con el que ya tenemos contactos, tome la decisión en el Consejo de Ministros de que este es el proyecto que vamos a tener en España y presentar la solicitud definitiva”, ha manifestado el regidor, quien ha apuntado que son ya 130 las adhesiones a esta iniciativa.

Al respecto, Bendodo ha indicado que “lo que hacemos hoy la Junta y el Ayuntamiento es ir de la mano y lo que pedimos los dos es que se sume una tercera parte, que es el Estado”. “Este proyecto está garantizado que sea exitoso si vamos todas las administraciones de la mano”, ha indicado, recordando que la Diputación ya se sumó en su momento “y ahora pedimos al Gobierno de España que apueste por Málaga”.

Asimismo, el consejero ha asegurado que la Junta estará “al máximo nivel” en esta iniciativa y que ya llegará el momento “de hablar de aportaciones económicas, pero la ciudad puede contar sin duda para este proyecto”.

Bendodo ha entregado al alcalde un manifiesto, firmado en su nombre y en el nombre de todo el Ejecutivo autonómico, por el que se implica y adhiere al proyecto, entendiendo la relevancia que tendría para la sociedad andaluza en su conjunto que Málaga acogiera la celebración de un evento así.

El consejero ha destacado la “gran oportunidad” que supondría esta Exposición Internacional “para volver a posicionar a Málaga y a Andalucía en el epicentro de los grandes eventos internacionales”, así como ha incidido en que adquiere una trascendencia “especial” ante el contexto actual, marcado por la pandemia en todos los ámbitos.

“Es la guinda al pastel de la transformación que ha experimentado esta ciudad en las dos últimas décadas”, ha asegurado Bendodo, quien ha insistido en que “puede servir para poner definitivamente a Málaga en el mapa internacional de la celebración de grandes eventos”.

Así, ha reiterado que desde el Gobierno andaluz “estamos para apoyar, para meter el hombro y porque creemos que es una magnífica opción”, apostando por “ser capaces de entre todos de devolver a los andaluces la capacidad de recuperar nuevas esperanzas”.

Esta exposición podría suponer un impacto económico de unos 3.000 millones de euros, según un estudio elaborado por Analistas Económicos de Andalucía del Grupo Unicaja Banco, ya hecho público; un valor que equivale a algo más del ocho por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de la provincia malagueña a fecha de 2019.

Además, se estima que podrán crearse más de 31.000 puestos de trabajo, unos 22.500 de ellos entre directos e indirectos y más de 8.800 inducidos, y se espera que reciba unos once millones de visitas.

En este marco, Bendodo ha hecho hincapié en las bondades que ofrece Málaga para ser anfitriona de esta Expo2027, tales como “su carácter de ciudad abierta, moderna, emprendedora y su excelente ubicación, así como las magníficas infraestructuras de transporte de las que goza por mar, tierra y aire, que la convierten en una provincia y ciudad idónea para ampliar las relaciones comerciales internacionales”.

Igualmente, la posibilidad de celebrar este evento en Andalucía está “en plena sintonía”, ha dicho, con el Pacto Verde Europeo, con la estrategia que el Gobierno andaluz se ha marcado para ayudar al tejido empresarial a posicionarse con fuerza en el ámbito de la Transformación Digital y la Economía Verde y Sostenible y, con ello, a luchar contra la despoblación en el ámbito rural que sufre gran parte del territorio andaluz, haciendo frente al Reto Demográfico.