Quantcast

Qué es el paralelismo

El paralelismo es aquella figura literaria de repetición que consiste en repetir una misma estructura en consecutivas ocasiones. De manera que alterne alguno de los elementos que componen la estrofa o la oración. Suele emplearse para enfatizar sobre aquello que se está diciendo.

De acuerdo al significado de la Real Academia, el paralelismo se limita a la repetición de una misma estructura sintáctica aunque podríamos detallar algunos aspectos más.

Le puede interesar: QUÉ ES EL COMPLEMENTO DIRECTO Y EL INDIRECTO

El paralelismo no solo ordena los elementos de un modo simétrico, de hecho no necesariamente debe ‘ordenar simétricamente’ unos elementos.

El paralelismo es considerada como una de las llamadas figuras de repetición. Esto quiere decir que se trata de distribuir paralelamente las palabras, sintagmas y oraciones para conseguir el efecto perfecto.

En pocas palabras es una repetición de la misma estructura en el mismo o distinto orden.

Clases de paralelismo

Existen cuatro clases de paralelismo cada uno diferente a otro. Aunque son similares a la anáfora pero no debe confundirse el recurso.

Las clases de paralelismo que se conocen son el isocolon, parison, correlación y semántico.

Para la literatura es la figura expresiva que se utiliza especialmente en poesía consistente en la repetición de una misma frase de manera reiterada y con pequeñas variantes en cada unidad expresiva.

Paralelismo isocolon

El isocolon es un paralelismo métrico que tiene que ver en la regularidad de un sistema de versificación, es decir, que todos los versos contengan las mismas sílabas.

En el caso de que el poema contenga hemistiquios estos deben contarse por separado. Por lo que a esta clase de paralelismo se le conoce como isosilabismo y su contrario es anisosilabismo, cuyos nombres son más adecuados para referirse al ‘verso’.

Un poema en el que podemos encontrar esta clase de recurso es el Soneto XXIII de Garcilaso de la Vega y en la mayoría de los sonetos.

Ejemplo: Soneto XXIII | Garcilaso de la Vega

En tanto que de rosa y azucena
se muestra la color en vuestro gesto,
y que vuestro mirar ardiente, honesto,
con clara luz la tempestad serena;

y en tanto que el cabello, que en la vena
del oro se escogió, con vuelo presto,
por el hermoso cuello blanco, enhiesto,
el viento mueve, esparce y desordena;

coged de vuestra alegre primavera
el dulce fruto, antes que el tiempo airado
cubra de nieve la hermosa cumbre.

Marchitará la rosa el viento helado,
todo lo mudará la edad ligera,
por no hacer mudanza en su costumbre.

Paralelismo parison

Esta clase de paralelismo se puede confundir con la anáfora. El parison se produce cuando hay una repetición que provoca una correlación estructural entre los distintos versos.

Se dice además que la principal diferencia entre la anáfora y el paralelismo parison es que la anáfora tiene la repetición al inicio de cada verso y no tiene lugar en otro espacio del poema.

Ejemplo: Rima XXX Gustavo Adolfo Bécquer

Yo voy por un camino; ella, por otro;
pero, al pensar en nuestro mutuo amor,
yo digo aún: ¿Por qué callé aquel día?
Y ella dirá: ¿Por qué no lloré yo?

En dicha estrofa, la primera parte y la segunda están correlacionadas y mantienen un mismo orden. Primero él, después ella. Es decir hay una lógica que ordena la acción de cada uno de los personajes.

Paralelismo de correlación

Este tipo de paralelismo busca una correlación simétrica que surge de las palabras contenidas en la oración o el verso.

Ejemplo: Soneto V | Garcilaso de la Vega

Por vos nací, por vos tengo la vida,
por vos he de morir, y por vos muero.

En este caso el paralelismo nace de las palabras “por” y “vos” que estructuran los últimos versos del soneto de Garcilaso.

Semántico

Se dice que es el paralelismo más complejo y tiene cierta belleza. Consiste en la repetición de una misma idea o de un concepto determinado utilizando distintas palabras.

Suele usarse mucho en la descripción de una persona ya sea hombre, mujer o niño.

Ejemplo:

Goza cuello, cabello, labio y frente,
Antes que lo que fue en tu edad dorada
Oro, lilio, clavel, cristal luciente.

En este aspecto para comprender el paralelismo entre los elemento es importante que sea observado en el conjunto del poema. Todos los detalles que ofrece, cuelo, cabello , labio y frente son ‘paralelados’ en el oro, lilio, clavel y luciente cristal todo de manera conceptual.

Paralelismo sinonímico

Se refiere a aquel que repite aproximadamente el mismo contenido.

Ejemplo:

Que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos
que el llanto del hombre lo taponan con cuentos

Ni cogeré las flores,
ni temeré las fieras…

Y los que nos habían llevado cautivos nos pedían que cantásemos
Y los que nos habían desolado nos pedían alegría.

Tu mirada serena y profunda,
tu rostro impávido y tranquilo.