Quantcast

El Gobierno nombra como teniente fiscal del Tribunal Supremo al fiscal que investiga al Rey emérito

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes una serie de reales decretos por los que avala los nombramientos realizados por la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, para puestos clave del Ministerio Fiscal, entre los que destaca el de Juan Ignacio Campos, el fiscal que dirige las investigaciones contra el Rey emérito, como teniente fiscal del Tribunal Supremo (TS).

Campos lleva más de un año liderando al equipo que investiga las tres diligencias abiertas en el Ministerio Público a Don Juan Carlos por posibles comisiones procedentes del AVE a la Meca, por el supuesto uso de tarjetas ‘black’ por parte del monarca y de otros miembros de su familia, y por presuntos delitos fiscales.

Delgado propuso a Campos para sustituir al recientemente jubilado Luis Navajas como jefe de la Fiscalía del Supremo tras el Pleno celebrado el pasado 22 de diciembre por el Consejo Fiscal, cuyo criterio tiene carácter consultivo.

Obtuvo la nominación al ser el único candidato a la plaza, si bien la Fiscalía General del Estado (FGE) lo valoró en su momento como “el consenso tácito entre los posibles candidatos” y reflejo de “la oportunidad de su designación”.

Según el comunicado remitido en su día por la FGE, Campos cuenta con la máxima consideración y respeto de toda la carrera fiscal y, en particular, de todos los integrantes de la Fiscalía del Tribunal Supremo.

Fiscal desde 1977, ha estado destinado en las fiscalías de Barcelona y Madrid, y fue fiscal de la Secretaría Técnica entre 1994 y 1996, año en que pasó a formar parte de la Fiscalía del Tribunal Supremo. Actualmente, ocupa el número tres en el orden de escalafón de la carrera fiscal, así como el cargo de fiscal de Sala Jefe de lo Penal de la Fiscalía del TS. Además, es fiscal de Sala Delegado en materia de delitos económicos.

EL SUSTITUTO INSTITUCIONAL DE DELGADO

Ahora, una vez propuesto formalmente por Delgado y nombrado por el Consejo de Ministros, Campos pasará a ocupar un cargo que ‘de facto’ supone ser el ‘número dos’ de la FGE tras el de fiscal general del Estado.

Se trata de un puesto clave, pues el teniente fiscal del Supremo coordina la labor del Ministerio Público en las cinco salas del alto tribunal y es el sustituto del fiscal general a nivel institucional en caso de viaje, enfermedad o motivos similares.

Navajas concluyó su mandato y su larga carrera cuestionado por sus últimas intervenciones públicas, después de que en septiembre sorprendiera a propios y ajenos revelando en diversos medios de comunicación que no convocó la Junta de Fiscales de Sala para fijar una respuesta a las querellas presentadas contra el Gobierno por la gestión de la pandemia porque habría tenido que excluir de ese encuentro a algunos fiscales “contaminados políticamente”, mencionando expresamente a la ex fiscal general del Estado Consuelo Madrigal.

El ahora fiscal jubilado también tuvo palabras gruesas para el ya ex fiscal del ‘caso Villarejo’ Ignacio Stampa, por su presunta relación con una letrada de Podemos, si bien unas semanas después le pidió perdón públicamente y por escrito.