Quantcast

Cómo madrugar sin que tengas sueño ni te cueste salir de la cama

A más de uno le cuesta levantarse temprano para madrugar y les cuesta un montón salir de la cama y lo cierto es que esta no es una tarea sencilla. Pero si deseas combatir el cansancio para aprovechar más el día y tener la mente despejada para las actividades del día, puedes seguir estos consejos para lograrlo.

Ten en cuenta que esta no es una receta mágica que solucionará tu problema para salir de la cama o despertar con el ánimo al 100%, solo son algunos métodos que debes combinar con dedicación y constancia para conseguirlo.

Desórdenes del sueño por dormir muy tarde

Desórdenes del sueño por dormir muy tarde

Hay dos clases de personas, aquellas que logran madrugar  y no solo disfrutan más del día, sino que además aprovechan mejor su tiempo para realizar sus actividades diarias. Y por otra parte están los noctámbulos que poseen costumbres nocturnas.

Estos últimos son los más propensos a padecer de alteraciones del sueño, fatiga constante, insomnio y otros trastornos que están vinculados a la irregularidad de los ritmos biológicos normales a los que está programado el cuerpo humano.

 Pero la verdad es que esto no siempre se trata de una decisión voluntaria, ya que en ocasiones existen algunos factores genéticos que pueden alterar los ritmos biológicos de una persona. Aunque en muchos casos está vinculado realmente con los hábitos y el estilo de vida del individuo, los cuales causan que termines retrasando la hora de dormir y al intentar madrugar terminas despertando cansado.

Aunque si estás en la disposición de dar un cambio, puedes comenzar desde hoy mismo y empezar a implementar estos hábitos para levantarte temprano con mucha energía.

Comienza cambiando gradualmente la hora de dormir

Cambiar gradualmente la hora de dormir

Sabes que no descansaste lo suficiente cuando despiertas con cansancio y desconcierto. Un adulto promedio suele necesitar entre 6 y 9 horas de sueño seguido para poder reponer sus fuerzas.

Uno de los primeros pasos para desarrollar el hábito de levantarse temprano, es el saber cuándo acostarse. No cometas el error de irte a dormir cuando no tengas idea de qué hacer, comienza a fijar una hora para ir a dormir y de igual manera una hora para despertar.

Para ello puedes hacer lo siguiente, cada día puedes atrasar 15 minutos a las horas que hayas decidido acostarte y levantarte. Al aplicar estos ajustes comenzarás a cambiar gradualmente tu horario de sueño para que así descases lo suficiente y tu cuerpo se adecue, sin tener que hacer un cambio repentino.

Relájate gradualmente para dormir

Relájate gradualmente para dormir
portada

Para nadie es un secreto que intentar dormir sin estar relajado es muy difícil, sino imposible. Es por esto que durante el transcurso de la noche puedes empezar aplicar algunos métodos de relajación, de esta manera tu cuerpo comenzará procesar que la hora de dormir está cerca.

Solo debes ir reduciendo la iluminación a lo largo de la tarde/noche. Al apagar poco a poco la las luces, especialmente las intensas, tu cerebro comenzará a secretar melatonina, que es una hormona del sueño. Además es recomendable que evites las pantallas por lo menos 1 hora antes de ir a acostarte.

Adecua tu dormitorio para lograr un sueño satisfactorio

Adecúa tu habitación para dormir

Una habitación cómoda es sinónimo de un buen sueño.  Si quieres madrugar sin perder la calidad del descanso, comienza preparando tu habitación.

El objetivo es que tu dormitorio no solo sea práctico para que puedas llevar a cabo tus actividades diarias, también debe ser acogedor al momento de dormir. Un consejo es que no cuente con demasiada iluminación por la noche y no debe estar expuesto mucho ruido, en especial al del tráfico.

Madrugar de la mejor forma posible

Madrugar de la mejor forma posible

Ahora que ya sabes cómo prepararte para dormir, debes comenzar a planificar un buen despertar. Para esto puedes conseguir alguna lámpara que simule un amanecer, pero si tu presupuesto no alcanza para tanto simplemente programa in sonido agradable al despertador de tu móvil. Así podrás despertar sin sobresaltos y de la mejor forma.

Evita a toda costa postergar la alarma por esos tentadores 10 minutos extra, no solo te levantarás con más cansancio sino que será muy complicado salir de la cama. Un truco es el de programar 2 alarmas, una puede activarse 90 minutos antes de que se active la segunda, que es la que indica la hora de levantarse. De esta manera podrás despertarte pero al mismo tiempo ir despertando gradualmente.

Recárgate con la luz del sol

Recárgate con la luz del sol

La luz solar no solo es buena para las plantas, por las mañanas podrás usarla para recargarte de energía al cortar la secreción de la melatonina, que como ya se mencionó con anterioridad es la hormona del sueño, y de esta manera ponerte en marcha para comenzar con tus actividades diarias.

Al despertarte puedes levantarte y abrir todas las persianas y cortinas si es invierno. Pero si el clima lo permite abre las ventanas de toda tu habitación y de la casa entera. Tampoco está de más dar un pequeño paseo antes de preparar el desayuno.

Evita el café por las mañanas

Evita el café en las mañanas

En lugar de tomar una taza de café puedes sustituirlo por un vaso de agua, o como extra exprimirle medio limón. Esto se debe a que en la noche tu cuerpo se deshidrata, es por esto que en las mañanas lo mejor que puedes hacer es tomarte un vaso de agua con zumo de limón. De esta forma podrás rehidratarte y al mismo tiempo aprovechas de las propiedades depurativas y antibióticas del limón.

Pero si eres un amante del café no debes alarmarte, puedes aguardar hasta la media mañana para servirte una taza.

Estírate un poco luego de madrugar

Estírate un poco luego de madrugar

El ejercicio por la mañana es más efectivo que en la tarde, este truco es súper recomendado si estás comenzando a dejar de ser un noctámbulo. No debe ser una rutina súper intensa. Algunos estiramientos serán suficientes para espabilarte.

Con el tiempo podrías intensificar un poco las cosas al aplicar algunas series de yoga, así activas los músculos para liberar algunas endorfinas. Cuando ya seas toda una persona madrugadora incluso podrás aplicar algunas rutinas de ejercicio más intensas.

Recomendaciones:

  • Cuando ya hayas completado con tu rutina madrugadora, podrás tomar un desayuno sano para recobrar fuerza y empezar con tu jornada.  
  • Evita el estrés por las actividades y trabajos que tengas pendiente para ese día, meditar ayuda mucho a relajarte antes de ponerte en marcha.
  • Finalmente y como último consejo, debes evitar ser un noctámbulo durante los fines de semana. Esto se debe a que si no mantienes la constancia podrás correr el riesgo de empezar de cero.