Quantcast

Murcia decreta la Fase 2 de riesgo asistencial y confina otros 14 municipios

El Comité de Seguimiento Covid-19 ha decidido decretar la Fase 2 de riesgo asistencial en la Región de Murcia por la elevada presión en los centros sanitarios debido al aumento de contagios por coronavirus, y confinar perimetralmente otros 14 municipios, con lo que ya son 36 los que se encuentran en esta situación.

Así lo ha anunciado el portavoz técnico del Comité, Jaime Pérez, quien ha advertido de que la Región se encuentra en una situación “casi de emergencia” debido a la evolución de los casos, marcada por un incremento de contagios de personas entre 17 y 40 años, originados en un 76% en el ámbito familiar y de ocio en la última semana.

“En muchas ocasiones lo que ha ocurrido es que un contagio en el ocio se ha llevado a la familia y ha habido brotes familiares derivados de ese caso”, ha especificado Pérez.

Los municipios que desde este martes pasarán a estar en situación de cierre perimetral por presentar un nivel de riesgo extremo son Caravaca de la Cruz, Pliego, Blanca, Campos del Río, Bullas, Torre Pacheco, San Javier, Águilas, Abarán, Ulea, Alcantarilla, Fuente Álamo, Cehegín y Archena.

Estos se suman a los 22 que entraron en esta fase el pasado sábado, que fueron Murcia, Abanilla, Fortuna, Ricote, Jumilla, Moratalla, La Unión, Lorquí, Mula, Villanueva del Río Segura, Albudeite, Santomera, Yecla, Los Alcázares, San Pedro del Pinatar, Las Torres de Cotillas, Molina de Segura, Alguazas, Cartagena, Cieza, Lorca y Ceutí.

De esta forma, el 90 por ciento de la población de la Región de Murcia verá limitada su movilidad a partir de mañana. Además, en todas estas localidades los bares y restaurantes permanecerán cerrados y el aforo en el interior de comercios se limitará al 50 por ciento.

Igualmente, se cerrarán los centros de día y se suspenderán los actos multitudinarios que supongan un aforo de más de 200 personas en interior y 500 sentadas en exterior.

Los municipios que no sufrirán restricciones de movilidad son Beniel, Alhama de Murcia, Totana, Puerto Lumbreras y Mazarrón (en riesgo muy alto); Librilla y Calasparra (medio-alto) y Aledo y Ojós (bajo). No obstante, en estos nueve municipios se cerrará el interior de la hostelería y la ocupación en terrazas se limitará al 75%.

Pérez ha explicado que la situación actual, con un incremento importante de los casos, era “previsible”, aunque “en menor medida de lo que ha ocurrido”. La tasa de incidencia media de la Región en los últimos siete días se sitúa en 516,6 casos por cada 100.000 habitantes, y en los últimos 14 en 713,6.

El experto ha insistido en que en estos momentos “está en juego” la capacidad asistencial de los hospitales de la Región, “y ya no se trata de la situación particular de cada uno de los municipios, sino de salvaguardar la capacidad hospitalaria del conjunto de la Región”, así como de atender el incremento de enfermos Covid.

Y es que la media semanal de pacientes ingresados en hospitales se situó en la última semana en 337, aunque los datos de este domingo la elevaron a 400, de los que 87 se encuentran en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). La tasa de positividad, por su parte, es del 16,5 por ciento.

El número de contagios asciende ya a más de 9.200, frente a los 4.497 de la semana pasada, por lo que Salud ha instado a la población a limitar cualquier actividad que conlleve quitarse la mascarilla al domicilio en el que se reside, con las personas con las que se convive. “Nada más y con nadie más, nunca. En estas semanas nada más”, ha apostillado Pérez.

Al ser preguntado sobre si, vistas las cifras, Salud debería haber aplicado medidas más restrictivas antes de Navidad, Pérez ha apuntado que en ese momento las pautas se adoptaron en función de las tasas de incidencia, y en el caso de la Región de Murcia se fue más allá al suspender actividades como el ‘tardeo’ en días señalados.

“Con las tasas previas tomar medidas mucho más duras hubiera sido muy difícil de explicar ante la opinión pública”, ha matizado.

REFUERZO DE PUNTOS DE DETECCIÓN PRECOZ

El portavoz técnico del Comité de Seguimiento Covid-19 ha explicado que, ante este escenario, Salud ha reforzado los puntos de detección precoz. Así, para la toma de test de antígenos la Región cuenta con 85 puntos, a lo que se suma el trabajo del servicio del ‘061’, con la toma de muestras en los domicilios de personas que no pueden desplazarse a los equipos de Atención Primaria.

La Consejería también está reforzando la toma de test de antígenos por las tardes para ocasiones en las que no se puede cubrir toda la demanda por las mañanas, y se mantienen todos los puntos de toma de muestras que hasta ahora estaban funcionando con la suma de uno nuevo en Caravaca de la Cruz.

La toma de muestras de test de antígenos se centrará sobre todo en los equipos de Atención Primaria para los contactos estrechos, en una estrategia en la que la Comunidad, de forma pionera, trata de diagnosticar “cuanto antes” los contactos que hayan podido pasar a ser un caso positivo y hacer así un rastreo adecuado.

PROCESO DE VACUNACIÓN

Pérez ha advertido de que Salud está haciendo “un esfuerzo” para llegar a todos los grupos de vacunación “lo más rápido posible”. En concreto, este lunes está previsto administrar 2.915 vacunas, si bien hay que tener en cuenta que esta tercera oleada “la paramos nosotros como sociedad, no la vamos a poder parar con la vacunación”, ha añadido.

El pasado viernes se comenzó a administrar la vacuna a personal sanitario de hospitales, del ‘061’ y de la sanidad privada, y a día de hoy ya van 3.620 profesionales sanitarios vacunados, habiéndolo solicitado cerca de 17.000 trabajadores del Servicio Murciano de Salud (SMS) y más de 1.000 de la asistencia privada.

Hasta este domingo se habían registrado 14.176 personas vacunadas con una dosis, tanto residentes, como trabajadores y sanitarios. El objetivo es, según ha comentado Pérez, “continuar vacunando según las fases que marca la Estrategia Nacional de Vacunación”.

Este lunes ha comenzado la vacunación de los profesionales de Atención Primaria de los centros de salud de Alcantarilla, Sangonera, Lorca Sur, San Antón de Cartagena y Murcia San Andrés.

Pérez ha explicado que a las personas inmovilizadas en casa, “por desgracia”, por las características de la vacuna, no se les puede vacunar, ni con la de Pfizer ni con la de Moderna. “Salvo que nos den unas instrucciones muy claras por parte del Ministerio en ese sentido”, o esperar una vacuna para ellos.

En el caso de personas con gran discapacidad, la vacunación se llevará a cabo a través de centros de salud y centros de día.

Por el momento, se ha vacunado a todos los usuarios y trabajadores de residencias (a excepción de dos por brote activo la semana pasada), y en el caso de los sanitarios de primera línea, el proceso comenzó el pasado viernes y todavía prosigue.