Quantcast

Feijóo avanza más restricciones con el foco en la hostelería

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha avanzado que el comité clínico que se sentará este martes tomará nuevas decisiones encaminadas al frenar la evolución de la pandemia en Galicia y ha dado a entender que habrá nuevas restricciones para la hostelería como mínimo en las ciudades más afectadas por el virus, pero ha descartado un cierre total de la actividad en Galicia.

Tras mantener un encuentro institucional con la alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, el presidente gallego ha trasladado que los datos que hay sobre la mesa a día de hoy no justifican “cerrar el cien por cien” de la hostelería en Galicia. “Pero que hay ciudades que están en situación límite en las que peligran los actuales horarios de la hostelería, la respuesta es que sí”, ha admitido.

Feijóo, quien ha garantizado que la Xunta “no” dejará “solo” al sector hostelero y ha afeado al Gobierno central que no le dé ayudas directas, ha situado las ciudades de Santiago, A Coruña y Ourense como aquellas que registran una situación más negativa desde el punto de vista de la evolución epidemiológica, y las que, por lo tanto, están principalmente en el punto de mira del Ejecutivo.

Además, ha incidido en que no solo en Galicia o en España, sino en los países del entorno, los “datos” evidencian el riesgo por la interacción que supone “juntarse para comer, cenar o tomar un café” en el contexto de la pandemia; aunque también considera que hay que hacer un análisis del conjunto de actividades que generan, precisamente, “más interacción social”.

En todo caso, ha evitado dar más detalles del alcance de las nuevas decisiones a la espera de lo que decida el comité clínico. Lo que sí ha advertido es que hay cuestiones que ya estuvieron sobre la mesa el pasado viernes en el encuentro que mantuvo el comité, aunque desde la Administración se esperó a tenerlas “hilvanadas” y se anunciarán esta semana.

“PAGANDO LAS CONSECUENCIAS”

A las puertas de una nueva reunión de los expertos que asesoran a la Xunta desde el inicio de la pandemia y tras ver como suben los nuevos positivos y la presión hospitalaria en la Comunidad, el presidente gallego ha asegurado que “no hay duda” de que se están “pagando las consecuencias” de las “interacciones” de las fiestas navideñas.

El presidente gallego ha enfatizado que la recomendación de la Xunta siempre fue limitar el contacto “a una familia” o a dos unidades convivenciales como mucho y consideraba que la pauta estatal de “diez allegados” generaba “una enorme inseguridad”, pero también ha apuntado a los propios ciudadanos, sobre todo a los que incumplen las reglas.2 A su modo de ver, los ciudadanos, que “sabían muy bien cuáles eran las reglas”, querían “tener contacto social”. Un contexto en el que, aunque “un 90 por ciento cumplieron las reglas”, el 10 por ciento restante no lo hizo y este tipo de comportamientos dan lugar “a tensiones al alza en las semanas posteriores” a las celebraciones navideñas.

FEIJÓO Y RUEDA DEFIENDEN LAS AYUDAS

Además de comprometer que la Xunta no dejará “solo” al sector y de urgir al resto de las administraciones que también aporten, y en la misma jornada en la que está convocada una concentración de representantes del sector ante su residencia oficial en Monte Pío, Feijóo ha defendido la agilidad en el pago de las ayudas a los hosteleros por parte de su Ejecutivo.

En la misma línea se expresó esta misma jornada el vicepresidente primero de la Xunta, Alfonso Rueda, en un acto en el que realizó declaraciones a los medios y, de forma similar a Feijóo, apuntó que el comité trabaja en función de criterios sanitarios y todo parece indicar no solo que las medidas no se podrán “relajar” sino que “probablemente en algún caso habrá que ponerlas más duras”.

Y en cuanto a las ayudas a la hostelería, Rueda ha recordado que el sector ya ha recibido pagos por más de 60 millones. “Nos comprometimos a diseñar un plan rápidamente y a que llegase rápidamente a la gente e insisto en que más del 80 por ciento del dinero ya está ingresado”, ha dicho.

Al tiempo, el vicepresidente ha vuelto a realizar “un llamamiento” a que “todas las administraciones” tienen que responder para ayudar a la hostelería y a otros sectores especialmente afectados como el pequeño comercio.

“Esto es cosa de todos, la Xunta seguirá colaborando pero solo con el esfuerzo de la Xunta no es suficiente”, ha aseverado, antes de apuntar con especial intensidad al Gobierno central –con el foco en rebajas fiscales para el sector hostelero– y concluir que, en todo caso, el Ejecutivo autonómico continuará el diálogo con los damnificados por las restricciones.