Quantcast

Cómo hacer unas croquetas de mejillones en menos de 1 hora

Las croquetas de mejillones se caracterizan por ser un plato de alto contenido en nutrientes, el cual ofrece un sabor exótico; son idóneos para servir en una reunión como aperitivo, entrante, o guarnición con el plato principal. Es aconsejable acompañarlo de patatas, o si se prefiere con ensalada. Además, las croquetas de mejillones poseen bajo contenido en grasa, por lo que es recomendable que el acompañante sea bajo en grasa.

Las croquetas de mejillones, se pueden elaborar de dos formas: la primera, es utilizando los mejillones en lata. La segunda opción, es utilizando mejillones frescos; con esta opción se deben cocinar primero los mejillones en agua, extrayendo su carne.

Elaboración de las croquetas de mejillones

Elaboración de las croquetas de mejillones

Ingredientes

  • 1 lata de mejillones al natural.
  • 1 pimiento.
  • Aceite de oliva extra virgen.
  • Cuatro ajos.
  • 70 gr de mantequilla.
  • 80 gr de harina.
  • Un poco de harina para rebozar.
  • Medio litro de leche.
  • Un huevo.
  • Queso parmesano.
  • Pan rallado.
  • 100 mL de nata líquida.
  • 500 mL de aceite de girasol.
  • Nuez moscada.
  • Perejil picado.
  • Sal.
  • Pimienta.

Preparación de las croquetas de mejillones

Preparación de las croquetas de mejillones
  1. Primeramente, se debe pelar y cortar la cebolla y el ajo en rodajas muy finas. Se lleva al fuego una sartén, y se agrega aceite de oliva, al calentar se agregan las cebollas y el ajo, hasta que estén transparentes.
  2. A continuación, se cortan los mejillones y el pimiento, y se deben agregar a la sartén. Se dejan cocinar por unos minutos a fuego medio y se reserva.
  3. Seguidamente, en un cazo, se debe llevar a fuego lento, y derretir la mantequilla. A continuación, se añade un poco de harina para formar una especie de masa, dejándola al fuego hasta que dore.
  4. De inmediato, se debe verter la leche, removiendo constantemente, asegurándose que ésta no quede con grumos, por consiguiente, si llegase a quedar con grumos, se sugiere, pasar la mezcla por un procesador.
  5. A continuación, se adereza con nuez moscada al gusto, y también perejil picado.
  6. Seguidamente, se debe añadir la nata líquida, dejando a fuego medio hasta que espese.
  7. Una vez se confirme que la mezcla haya espesado, se deben agregar los mejillones y las verduras. A continuación, se adereza salpimentando al gusto, y se deja cocer durante aproximadamente 5 minutos, pasado el tiempo se reserva.
  8. Se debe colocar la preparación en un bol, y permitir que enfrié a temperatura ambiente, luego se deja reposar en la nevera por aproximadamente 30 minutos.
  9. Transcurrido el tiempo, se pasa la mezcla por un procesador hasta lograr que quede una masa consistente
  10. En un bol, se coloca 1 taza de harina y el huevo, se deben mezclar muy bien hasta formar una masa para rebozar.
  11. En una bandeja, se mezclan el pan rallado junto con el queso parmesano,  
  12. A continuación, se agarra masa de los mejillones, y se forman bolitas, las cuales serán sumergidas en la mezcla para rebozar, seguidamente, se pasan por el pan rallado. Debes repetir el proceso hasta culminar con la mezcla.
  13. Se lleva al fuego una sartén con suficiente aceite de girasol, se deben freír las croquetas de mejillones hasta que se doren.
  14. Finalmente, al estar bien doradas se sirven, pudiéndolas acompañar con alguna salsa, se sugiere aquella que sean de base blanca, es decir, como la mayonesa, o la bechamel, esto porque el sabor de esta salsa, realzan el sabor de las croquetas de mejillones.

Ricas croquetas de mejillones al horno

Ricas croquetas de mejillones al horno

Ingredientes

  • 75 gr de mantequilla.
  • 100 g de harina.
  • 800-1000 ml de leche. 
  • 200 g de mejillones congelados (previamente descongelados).
  • 40 gr de virutas de jamón.
  • 2 huevos duros.
  • 1 cebolla mediana.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • sal y nuez moscada.
  • rebozado: harina, huevo y pan rallado.

Elaboración

  1. Primeramente, se debe picar la cebolla, y pocharla en un sartén con suficiente aceite, mientras tanto, se deben picar en trozos pequeños los mejillones y las viras de jamón.
  2. En este punto, se deben tener ya cocidos los huevos, de no ser así, se deben cocer.
  3. Al estar lista la cebolla, se debe añadir el jamón y se tuesta un poco, antes de añadir los mejillones, y los huevos cocidos picados en trozos pequeños.
  4. Se deben saltear bien los ingredientes durante unos minutos y se reservan. No se debe añadir sal, para preparar la bechamel, se debe realizar los pasos explicados en la receta anterior
  5. Al tener lista la salsa bechamel, se debe agregar el salteado anterior, poco a poco costará remover la masa. En ese punto se puede agregar un poco de leche, y seguir removiendo.
  6. Se retira del fuego, y se coloca la masa para las croquetas en una fuente plana. Seguidamente, se cubre con papel film tocando completamente la masa. Al enfriar se debe llevar a la nevera.
  7. Al preparar las croquetas, se deben rebozar pasándolas por harina, y por 1 huevo, así como por pan rallado. Puedes prepararlas de inmediato, o congelarlas.
  8. Se deben colocar las croquetas en una bandeja apta para hornear, y se Introducen al horno a 200ºC, con calor arriba y abajo, hasta que el pan rallado se tueste, esto se tardará un promedio de 20 minutos.
  9. La cantidad de croquetas que saldrán con esta masa, dependerá del tamaño de las mismas.

Trucos y consejos

Trucos y consejos para unas ricas croquetas
  1. Si las croquetas de mejillones se van a presentar en una cena, o en un picoteo con amigos o invitados, y te gustaría que el plato esté bien presentable, se pueden reservar unos mejillones para decorar, y luego se le coloca unas ramitas de perejil y cebollino picado.
  2. Se debe tener en cuenta que las croquetas son muy frágiles al manipularse, para que sean fácil pasarla por huevo y pan rallado, una vez se les haya dado una forma a todas las croquetas de mejillones, se deben llevar al congelador por 30 minutos.
  3. Si llegasen a sobrar croquetas, éstas se pueden mantener congeladas. Para ello, colócalas en un plato o bandeja, asegurándote que no se toquen entre sí. Al estar congeladas, se podrán guardar juntas en un recipiente que sea apto.