Quantcast

Xbox: Por qué los mandos no han ‘evolucionado’ y siguen usando pilas

Una de las cosas que más se achaca a Xbox es que sus mandos no llevan baterías recargables. Tanto PlayStation como Nintendo Switch prescindieron de las pilas ya hace algunas generaciones. En la consola de Sony puedes jugar tanto por cable a corta distancia o con el DualSense con su batería de larga duración. Por su parte, los Joy-Con de Nintendo se recargan al estar colocados en la Nintendo Switch de forma automática. Además tienen muy buena autonomía. Lo mismo sucede con el mando Pro de la consola de la Gran N.

Pero Microsoft con su Xbox no ha evolucionado. Esto ha sido, a lo largo de todos estos años, motivo de meme y de risa por parte de los fanáticos de otras consolas. Y un gasto extra para los poseedores de una Xbox. Ya sea por comprar pilas normales que suelen durar unas 10 o 15 horas de juego o con pilas recargable, esto supone que todos los jugadores se tengan que rascar el bolsillo. También existe la posibilidad de comprar el carga y juega de Xbox, pero este sistema tiene un coste bastante importante y ahora mismo no es sencillo encontrarlo. Vamos a ver por qué Microsoft sigue poniendo pilas en sus mandos de Xbox.

Xbox Clásica con cable

Xbox: Por qué los mandos no han 'evolucionado' y siguen usando pilas

Microsoft debutó con su consola Xbox clásica en el año 2002. Esta caja negra llegaba al mercado para competir directamente contra PlayStation 2. También Nintendo Cube andaba por allí, pero estaba destinada a un público más determinado.

La Xbox clásica tuvo relativo éxito. Vendió más de 24,5 millones de consolas a lo largo del mundo. Integraba un procesador de 32 bits a 733 megahercios. También traía un disco duro y tarjetas de memoria para almacenar los datos de los juegos.

Lo más destacado de Xbox era que podía convertirse en un sistema multimedia a partir de su sistema operativo. A partir de este sistema se han diseñado muchos servidores multimedia que funcionan hoy. La Xbox clásica traía un mando con cable, al igual que sus competidoras.