Quantcast

Euskadi sufre una evolución “negativa y preocupante”

Euskadi está sufriendo una “evolución negativa y preocupante” de la pandemia del covid-19, sobre todo en Vizcaya y Guipúzcoa, que podría derivar, en los próximos días, en más hospitalizaciones y fallecimientos, según ha asegurado la consejera vasca de Salud, Gotzone Sagardui.

Sagardui ha ofrecido este jueves por la tarde una rueda de prensa en Bilbao, acompañada de la directora de Salud Pública y Adicciones, Itziar Larizgoitia, para analizar la situación epidemiológica en Euskadi a causa de la covid-19.

Así, ha dado a conocer los datos de la pandemia correspondientes a la jornada de este pasado miércoles, en la que se realizaron 7.235 PCR y test de antígenos en Euskadi, con 501 nuevos contagios, lo que supone 78 menos que el día anterior. Sin embargo, la tasa de positivos en relación a las pruebas diagnósticas efectuadas se ha elevado más de un punto, hasta el 6,9%.

En concreto, 290 de estos nuevos casos han sido detectados en Vizcaya, 131 en Guipúzcoa y 73 en Álava, mientras que otros siete casos se han dado entre personas con residencia fuera de la comunidad autónoma.

Sagardui ha señalado que la tasa de incidencia acumulada de 14 días, que hace referencia al número de casos nuevos que van a apareciendo en una población sobre 100.000 habitantes, “lleva seis días en ascenso”, de forma que el 1 de enero la tasa era de 235,12 y actualmente se sitúa en 255,40. También se muestra una tendencia al alza en los valores del índice básico de reproducción, que ofrece información sobre la transmisión del virus y que actualmente se sitúa en 1,1.

En cuanto al impacto del coronavirus en el sistema sanitario, ha recordado que actualmente hay 72 personas covid positivas ingresadas en UCI, de forma que Euskadi sigue en el escenario 3 del plan de contingencia de las UCI y un tercio de las camas ocupadas de las UCI lo está con pacientes covid.

Ante estos datos, Sagardui ha dicho que Euskadi “no está bien” y los indicadores epidemiológicos muestran una evolución “negativa y preocupante”. Aunque ha dicho que es pronto para sacar conclusiones, ha destacado que se observa “un crecimiento de casos más pronunciado” en Vizcaya y en Guipúzcoa que, a su juicio, en los próximos días podría traducirse en “más hospitalizaciones, más ingresos en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) o incluso más fallecimientos”.

En ese sentido, ha recordado que en la semana del 28 de diciembre al 3 de enero, han sido 57 las personas fallecidas por coronavirus, algo que, según ha dicho, “debemos tener muy presente”.

“Seguimos en un contexto de incertidumbre y riesgo, y debemos permanecer alerta. Es prioritario que sigamos actuando con responsabilidad para contener y, en la medida de lo posible, reducir la transmisión del virus”, ha apuntado.

Tras señalar que la vacuna marca “un antes y un después” en la evolución de la pandemia”, ha emplazado a no relajarse porque la transmisión del virus en la Comunidad Autónoma Vasca “es todavía muy alta”. Por ello, ha instado a “todos” a cumplir estrictamente las medidas de prevención “para intentar frenarlo y evitar nuestro contagio y el de los seres queridos”.

En cuando a la posible adopción de nuestras restricciones, Sagardui ha recordado que la comisión técnica del LABI se reunirá este viernes y que, en función de las conclusiones que trasladan, se establecen medidas, “medidas preventivas y restrictivas que ya tenemos”, ya que Euskadi está en una situación de confinamiento perimetral.

Sagardui ha reconocido que “era previsible” que las fiestas y celebraciones de diciembre “tuvieran un impacto” y “está por ver”. “Vamos a ser cautelosos, estamos viendo una primera evolución de lo que han dejado los días previos, vamos a esperar para ver si definitivamente ha habido un efecto en esta temporada, no solo de Navidad sino desde inicios de diciembre, y ver si somos capaces de poder contenerla”, ha dicho.

En ese sentido, ha precisado que desde el día 24 “ahora empezaríamos a ver algunos efectos y luego habrá que ver si a eso se suma las celebraciones del fin de año y finalmente la de Reyes”. En su opinión, “mayoritariamente la población hemos entendido la importancia de cuidarnos unos a otros y a nuestro sistema de salud, y especialmente a nuestro profesionales, que son los que van a cuidar de nosotros con la administración de la vacuna”.

“Tendremos que esperar todavía unos días para ver si hay algún impacto o no lo hay, todo parece indicar que algo sí está pasando, porque empieza a subir el número de positivos y porque las tasas también están empezando a subir”, ha dicho, para confiar en que con las restricciones que siguen vigentes “seamos capaces de frenar esa expansión del virus”.

CAMPAÑA DE VACUNACIÓN

Tras recordar las medidas de prevención (distancia, higiene de manos, mascarilla, ventilación de espacios cerrados y grupos burbuja), Sagardui se ha referido a la campaña de vacunación para recordar que se han empezado a suministrar las primeras dosis en el ámbito sociosanitario, concretamente en el de las residencias de personas mayores.

Así, desde el primer día de vacunación Euskadi ha vacunado a un total de 10.692 personas y se ha realizado una “reserva estratégica” para garantizar que, en caso de falta de suministro, Euskadi tenga la posibilidad de administrar la segunda dosis a las personas que ya han recibido la primera, tal y como prevén las especificaciones de la vacuna para conseguir una adecuada inmunización”, ha explicado la consejera.

La campaña de vacunación contra la covid-19 transcurre de manera “correcta”, “prudente” y “escalonada”, según ha manifestado Sagardui, que ha estimado que para febrero se haya podido “llegar al total de la población residenciada de personas mayores y personal sociosanitario”.

La consejera ha recordado que el País Vasco recibió un primer envío simbólico de 405 dosis del preparado de Pfizer-BioNtech, al que siguió otro el 29 de diciembre de 15.600 y un tercero este pasado lunes de también 15.600.

En palabras de Sagardui, la vacunación se está realizando “de manera correcta” y el Departamento de Salud y Osakidetza realizan “una valoración positiva”. “Se trata de una vacuna nueva y hemos empezado de manera prudente y escalonada”, ha indicado, para recordar que se lleva “una semana real con posibilidad de vacunar”.

Por otro lado, ha adelantado que Euskadi recibirá 24.900 dosis de vacuna de Moderna entre los meses de enero y febrero, tal como le comunicó anoche a su Departamento el Ministerio de Sanidad.

Tras recordar que cada persona recibirá también dos dosis de esta vacuna, ha explicado que el Ministerio de Salvador Illa le ha transmitido que las entregas a Euskadi se harán cada dos semanas, a partir de siete o diez días.

Sagardui, que ha asegurado que hay “personal cualificado suficiente, que conoce las características técnicas” de la vacuna de Pfizer, que es la que se está dispensando actualmente, “para su correcta administración”, ha destacado que la vacuna desarrollada por Moderna, recién aprobada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA), tiene unas características distintas en su conservación a la de Pfizer y también precisa unos requerimientos diferentes para su traslado.

En cuanto a la cepa británica, Sagardui ha precisado que, por el momento, en Euskadi no hay más casos que los seis confirmados y ha asegurado que los laboratorios vascos como la Comisión de Enfermedades Infecciosas Emergentes están haciendo un seguimiento de esa mutación, “que es una de las tantas que tiene este virus, que se caracteriza por tener un grado de transmisibilidad más alto”.