Quantcast

Cómo hacer la salsa al whisky

Para una rica salsa casera es ideal preparar una deliciosa salsa al whisky, a pesar que existen diferentes salsas y aliños para una gran cantidad de platos, éstas ya están previamente elaboradas. Prepararlas en casa permite darles el toque personal, así como dejarlas al gusto. Cuando se trata de salsas para carnes, éstas son muy fáciles de preparar, además tienen la ventaja de dejarlas listas con antelación.

En esta receta se verá la forma de hacer la salsa al whisky casera, de una forma fácil y deliciosa. Por lo general, se utiliza para degustar una ternera en salsa al whisky, aunque también puede elaborarse para degustar con otras carnes, e incluso, para servirlas con verduras o pasta.

En el transcurso de la preparación de esta receta, verás cómo podrás dejarla al gusto, cómo espesarla, y, además, darle un toque diferente cada vez que la prepares, se sugiere un punto de limón el cual le va fenomenal y con el toque del whisky es para no dejarle un toque en el plato.

Preparación de la salsa al whisky

Preparación de la salsa al whisky

Ingredientes  

  • 6 dientes de ajo.
  • 200 ml de whisky.
  • 500 ml de caldo de pollo o de carne, mejor si es casero. Puedes prepararlo utilizando nuestra receta de caldo de pollo casero.
  • 2 cucharadas soperas de zumo de limón.
  • 1 cucharada de postre de maicena (opcional espesar la salsa).
  • Aceite de oliva, pimienta negra recién molida y sal.

Preparación para la salsa al whisky casera

Preparación para la salsa al whisky casera
  1. Para preparar la salsa al whisky, no se requiere la elaboración de una carne a la vez.
  2. Primeramente, se debe dorar las rodajas de solomillo, apartarlas y cocinar la salsa en la misma sartén con el aceite que ha quedado, y de esta manera se aprovechan los jugos de esta carne.
  3. Seguidamente, se machacan los ajos, se puede ayudar con un mazo de un mortero para romperlo, pero asegurándose que quede la piel.
  4. A continuación, en una sartén o un cazo para cocinar la salsa, se colocan los ajos con un chorrito de aceite, se puede utilizar el que quedó después de cocinar la carne. Los ajos deben cocinarse hasta que estén dorados por ambos lados. Si lo prefieres, los ajos se pueden pelar y picar muy finitos, y seguidamente, dorarlos por unos segundos.
  5. Añade a los ajos el whisky, aumenta a fuego fuerte y se debe esperar a que el alcohol sea evaporado, esto suele tardar de dos a tres minutos.
  6. Ahora debes añadir el caldo junto con el zumo de limón, y también un poco de pimienta negra que esté recién molida. En cuanto hierva la mezcla baja el fuego, pero asegúrate que siga borboteando.
  7. La salsa al whisky se puede servir líquida, o si prefieres un poco más espesa.
  8. Si se requiere que la salsa al whisky sea más espesa, se debe diluir la maicena en un poco de caldo, y verterla en la sartén al visualizar que los líquidos estén hirviendo.
  9. La textura la puedes adaptar a tu gusto, es decir, si se espesa demasiado puedes añadir un poco de caldo y diluirla, en caso contrario, si lo que deseas es que espese más, se añade un poco más de maicena.    
  10. En todo caso, se debe tomar en cuenta al momento de espesar la salsa al whisky, que éstas cuando enfrían tienden a espesar.
  11. Cocina diez minutos más la salsa al whisky y ya estará lista. Solo debes probarla y hacerle algún ajuste de sal en caso de ser necesario.

Sirve y degusta la salsa al whisky

Sirve y degusta la salsa al whisky

Al servir la salsa al whisky, se recomienda que esté bien caliente, además se puede servir en una salsera, así como directamente en el plato de cada comensal. Si fuese necesario calentarla, se debe utilizar un cazo, y en caso de estar espesa, se diluye agregándole agua. Esta salsa al whisky se puede conservar en la nevera aproximadamente dos o tres días, o si lo deseas, también se puede congelar.

Esta salsa al whisky queda divina, pero sin la sensación de alcohol, sintiéndose un ligero sabor de limón, el cual le queda fenomenal. El toque del caldo resaltará el sabor, por lo que se sugiere que sea casero.  

Variaciones de la receta

Al prepararla puedes variar los tipos de whisky, de esta manera siempre tendrán sabores diferentes. A pesar que el whisky es el ingrediente principal, se puede preparar también con coñac. De igual manera es importante resaltar el sabor del caldo que utilices, bien sea de pollo, o de carne, e incluso, de verduras, es recomendable que sea casero.

Otro truco es cocinar los ajos picados en vez de hacerlos enteros, y espesar o no la salsa. Se sugiere aderezar la salsa a tu gusto pidiéndole añadir comino, o cualquier hierba aromática como tomillo o romero.

Para evitar añadir de más, o de menos limón, puedes añadir primero a la salsa una cucharada de zumo de limón, y justo cuando la tengas casi lista, pruébala y decide si quieres agregarle más limón.