Quantcast

Cómo hacer unas gambas al ajillo en el microondas

Las gambas al ajillo son uno de los platos preferidos en el país para la cena de Nochebuena, o la comida de Navidad. Ya que las gambas a raíz de las restricciones para reunirse en familia este año, harán que bajen de precio. Esto será beneficioso para realizar la receta, se debe tener en cuenta que unas gambas congeladas, que tengan buen tamaño, obtendrás un excelente resultado.

Es conveniente que evites utilizar las gambas sin piel, ya que con ellas no se aprovecharán las cabezas, lo que se requiere para preparar el caldito que llenará el plato de sabor. Cocer gambas es un procedimiento extremadamente sencillo, solo necesitas seguir estos pasos para su realización, ten en cuenta que siempre se debe adquirir los productos frescos.

Reconocerás que las gambas son frescas, aunque estén crudas o cocidas, porque su olor debe ser fresco y limpio, y no a olor de pescado. Adicionalmente, deben verse húmedas, ya que si compras crustáceos que parecen secos, o que tengan su concha rota o agrietada puede ser perjudicial.

Pasos para hacer gambas al ajillo en microondas

Pasos para hacer gambas al ajillo en microondas

Ingredientes

  • 12 gambas grandes o gambones.
  • 3 dientes de ajo.
  • 1 guindilla seca.
  • 1 cda de oliva virgen extra.
  • Sal, al gusto.
  • Perejil fresco picado.

Elaboración de las gambas al ajillo

Elaboración de las gambas al ajillo
  1. Primeramente, se deben pelar las gambas, y retirar el intestino, para realizar esto, ayúdate con una puntilla y realiza un corte en la parte superior.
  2. Se debe reservar las gambas en un reciente, y en otro, las cabezas y cáscaras.
  3. Agrega las cabezas y cáscaras de las gambas, en un recipiente para microondas, llévalo a cocción durante aproximadamente un minuto, con una potencia de 700W
  4. Al estar cocidas, se recoge el jugo que se haya soltado, y ayudándote con un colador, se deben triturar las gambas para de esta manera extraer todo el jugo posible. Luego debe colocarse este caldo con el que se había reservado
  5. Se usa el mismo recipiente sin limpiar, conservando de esta manera su sabor, seguidamente, cubre la base de éste con aceite de oliva, añade los dientes de ajos previamente laminados, igualmente las cayenas y los cuerpos de las gambas, luego debes verter por encima el jugo que se obtuvo de las cabezas de las gambas y sazona al gusto.
  6. Tapa el recipiente, bien sea con su tapa, o si es necesario utiliza papel film para ello, seguidamente introdúcelo en el microondas durante 1 minuto y medio con una potencia de 800 W. Ten en cuenta, que dicho tiempo de cocción será dependiendo del tamaño de las gambas
  7. Transcurrido el tiempo seleccionado, permite que permite unos minutos dentro del microondas, se debe verificar si ya están cocidas, de no estarlo, se deben cocinar nuevamente en tandas de medio minuto a medio minuto, siempre verificando no se vayan a pasar.
  8. Al verificar que están listas las gambas, retíralos del microondas y con cuidado de no quemarse se debe agitar suavemente, asegurándose que sea con movimientos circulares logrando con este movimiento mezclar la salsa.
  9. Finalmente, decora las gambas con perejil picado por encima y sirve bien caliente las gambas al ajillo.
  10.  Puedes acompañar las gambas al ajillo con un buen pan casero.

Por qué cocinar gambas en Navidad

Por qué cocinar gambas en Navidad

Las gambas, son muy parecidos a los langostinos y camarones. Dado que en esta época se consiguen frescas, y a un precio accesible, es un buen momento para su consumo. Se pueden adquirir también congeladas, comprobándose en este caso, que no contengan aditivos, o de poseerlo, que sea en mínimas cantidades, en cualquiera de los casos, las gambas deben ser de buena calidad y tamaño.

Las gambas tienen un alto contenido en proteínas y son bajas en calorías, lo que la hace una elección favorable para integrarlas a una dieta. Además, tienen un alto contenido de yodo, potasio, calcio, hierro y magnesio, también presentan vitaminas del grupo B, D y E. Dada las virtudes que ofrecen las gambas, además de su versatilidad, las hacen un alimento potencial para las preparaciones en las mesas navideñas.

Tips al cocinar las gambas al ajillo

Tips al cocinar las gambas al ajillo

Cómo pelarlas con un tenedor

Esta técnica es fácil, solo necesitas un tenedor y unos segundos, te explicamos cómo proceder:

  1. Retira la cabeza de las gambas que utilizarás
  2. Inserta el tenedor en la parte superior, asegúrate que la punta quede entre la carne y la piel  
  3. Dirige con fuerza el tenedor hasta la cola de la gamba y verás cómo se despega la piel.
  4. Estira la piel de la gamba y ya la tendrás pelada. Repite este proceso con cada una de las que utilizarás
  5. Para distinguir si las gambas son frescas o congeladas es fácil, al pelarlos el caparazón está pegado a la carne son congeladas. La diferencia además entre ambas es el costo, ya que los congelados son más económicos, pero en lo nutricional y gastronómico frescos son mejores
  6. Al comprarlas tienes que tener pendiente su calidad, y esto lo compruebas pues su piel debe estar brillante, se le deben ver los ojos, los más frescos los tienen negros y brillantes.
  7. Si luego de comprarlas no las utilizarás de inmediato, y la vas a congelar, es preferible que utilices un envase al vacío, de no tener este envase asegúrate de evitar que queden expuestas al frio directo pues esto ocasionaría que oxiden y por lo cual perderán propiedades
  8. Al descongelarlas ten en cuenta lo siguiente: Deben descongelarse por todas partes a igual velocidad, si las tienes congelada en un envase hermético debes sumergir este sin abrir en agua fría, asegúrate que estén bien. Deben descongelarse por todas partes al mismo tiempo, si utilizaste un envase hermético es mejor que lo sumerjas sin destapar en agua fría. Si no están bien cerrados, ponlos en la nevera un día entero en lugar de sacarlos a temperatura ambiente.

Debes tener cuidado no se encharquen en el agua de la descongelación, ponlos sobre cerrados, si no es este el caso, colócalos en la nevera por un día en vez de sacarlos a temperatura ambiente, para que evites esto colócalos en una rejilla o escurridor con un plato debajo. Al momento de servir las gambas asegúrate que estén recién cocidos pues es así como saben mejor.