Quantcast

Organizaciones ecologistas claman ante la “gran oportunidad” de cambio que ha ofrecido el 2020

Las principales organizaciones ecologistas españolas consideran que el año 2020 ha servido como aprendizaje para que la sociedad y los políticos aprovechen la “gran oportunidad” de cambio que ha brindado este año tan atípico marcado por la pandemia mundial de la COVID-19 y que ha relegado las cuestiones ambientales a un segundo plano.

“La pandemia nos ha servido para darnos cuenta que vivir a espaldas de la naturaleza no es una buena medida ni para el planeta ni para la salud”, ha manifestado a Europa Press la directora de programas en Greenpeace, Maria José Caballero, quien ha reconocido que desde su organización se han tenido que adaptar a la pandemia para seguir realizando su labor.

Una acción que, para Caballero, los países no han hecho ya que la postura mundial ha sido “insuficiente” porque “no han tomado decisiones firmes” en este 2020 en materia ambiental, lo que ha supuesto entre otras cuestiones, “cifras espantosas como las 417 partes por millón de CO2 en la atmósfera”, un dato que se ha convertido en el “máximo de la historia”.

Sin embargo, a pesar de que los países, a su juicio, han frenado su ambición climática, ha destacado que en algunas ciudades mundiales, y también españolas, la pandemia ha servido para “entregar las calles a las personas y no a los coches”. “La pandemia nos trajo ciudades sin coche, lo que da luz a que en un plazo medio se pueda conseguir dar más espacio a las personas, a las zonas verdes y poner fin a la contaminación”, ha subrayado la directora de programas de Greenpeace.

Por su parte, la directora ejecutiva de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz, ha afirmado que el 2020 ha sido una “sacudida” que ha hecho “perder el rumbo” al haberse generado “mucha polarización”, pero ha sostenido que “ojalá” la sociedad española no pierda la “oportunidad” de transformarse.

“Como organización queremos ver esto como una oportunidad de cambio. Durante el 2020, SEO/BirdLife ha trabajado para ofrecer a la sociedad el confort que la naturaleza nos brinda incluso a través de una ventana”, ha detallado Ruiz, que ha concluido alegando que “este sufrimiento debe servir para algo”. Una afirmación que casualmente también ha repetido el director de conservación de WWF España, Enrique Segovia, que ha pedido a las instituciones “avanzar” hacia la sostenibilidad “y no retroceder”.

“Hay que salir de esta situación buscando un modelo diferente y apostando por un estilo de vida que abrace a la naturaleza. Es un momento de pensar qué modelo de turismo, de gestión del agua, de agricultura queremos. Esa reflexión nos ayudará”, ha subrayado Segovia.

“MÁS PROBLEMAS QUE LA COVID-19”

Todas estas afirmaciones también han sido refrendadas por el coordinador de Ecologistas en Acción, Paco Segura, que ha lamentado a Europa Press que el 2020 ha “mermado” la movilización y concienciación social porque ha supuesto un freno respecto a lo alcanzado en 2019 aunque ha matizado que “no ha sido tan negativo” porque “la realización de las reuniones y actos de manera virtual han permitido tener una continuidad”.

Además, a su juicio, durante los meses más duros del confinamiento “se produjo un cambio bestial”, por ejemplo en la calidad del aire, un ámbito en el que Ecologistas en Acción realizó un estudio recientemente, y al que Segura ha hecho referencia porque “se redujo de media un 52 por ciento la contaminación del aire en las ciudades españolas” pero tras el desconfinamiento “la reducción cayó hasta el 38 por ciento”.

“La tendencia se ha normalizado y eso implica que se sigue incumpliendo la normativa de calidad del aire y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. La pandemia ha hecho que la gente no use transporte público por miedo en pro del vehículo privado”, ha apostillado.

Por último, el coordinador de Ecologistas en Acción ha lamentado que la COVID-19 haya tenido tanta repercusión, aunque ha matizado que es lo más importante en la actualidad, pero ha aclarado “que los efectos del cambio climático generarán más dificultades que el coronavirus” por lo que ha pedido a las instituciones pertinentes “mayor contundencia” para atajar los problemas ambientales.