Quantcast

La receta DEFINITIVA para unos langostinos al vino blanco

Los langostinos al vino blanco son una delicia ¿lo mejor? Son muy fáciles de preparar, por lo que posiblemente se terminen convirtiendo en un platillo habitual sobre tu mesa. Estos mariscos son un manjar digno de los mejores restaurantes, aún más si van acompañados con un buen vino blanco para que mejore su sabor, y como extra un toque de zumo de limón para potenciarlos. Con esta sencilla receta los podrás preparar en tu casa para compartir con tu familia o amigos y al mismo tiempo gozar de los múltiples beneficios que le aportan los langostinos a tu organismo.

Ingredientes para los langostinos al vino blanco

Langostinos

Para esta receta vas a necesitar contar con lo siguiente:

  • 1 kilogramo de langostinos.
  • 2 vasos de vino blanco.
  • 1 cucharada de maicena.
  • 1 diente de ajo.
  • 2 limones.
  • Aceite de oliva extra virgen.
  • Perejil fresco.
  • Pimienta.
  • Sal.

Preparación

Preparación de los langostinos

Para estos langostinos con salsa de vino blanco debes seguir estos pasos:

  1. Si los langostinos están congelados, puedes dejarlos en el refrigerador el día anterior para que se deshielen poco a poco.
  2. Procede a lavar y pelar los langostinos. Recuerda no dejarles nada de esas viseras negras mientras los limpias con sumo cuidado.
  3. Una vez que los langostinos estén completamente limpios, procede a pelar el diente de ajo y a cortarlo en trozos para comenzar con la preparación de la salsa.
  4. En una sartén sofríe los ajos con un poco de aceite de oliva extra virgen. Una vez que tomen color puedes ir añadiendo la cucharadita de maicena como base para la salsa.
  5. Seguidamente agrega la harina de trigo y tuéstala unos minutos, para después agregar poco a poco el vino blanco. La salsa debe quedarte suelta.
  6. Salpimenta la salsa al gusto y deja que se cocine por unos minutos. Luego procede a añadirle un toque cítrico a la salsa.
  7. Para ello puedes exprimir en la salsa el zumo de uno de los limones y rallar la cáscara del otro, de esta forma obtendrás un mayor sabor cítrico.
  8. Una vez que la salsa esté lista, procede a salpimentar tus langostinos y luego arrójalos a la salsa. Prácticamente los mariscos se cocinarán con el calor residual.
  9. Una vez que los langostinos estén listos, apaga el fuego y procede a servirlos con un poco de perejil o cebollino fresco troceado, y si gustas un poco de zumo de limón.

Y listo, así de sencillo podrás preparar unos ricos langostinos al vino blanco, los cuales podrás servirlos como plato o una rica tapa.

Propiedades de los langostinos

Propiedades del langostino

Como buen marisco, los langostinos son ricos en múltiples propiedades que son sumamente necesarios para el óptimo funcionamiento de tu organismo y así mantenerte saludable. Entre las propiedades nutricionales que aporta el langostino se encuentran:

Las vitaminas del grupo B, como la vitamina B3 que estimula al organismo para sintetizar las proteínas, los carbohidratos, las grasas y el glucógeno. La vitamina B9 por su parte en importante para esas mujeres que están buscando quedar embarazadas, pues previene los defectos en la placenta, fomenta el desarrollo del cerebro de feto y refuerza  su columna vertebral. Por otro lado, la vitamina B12 que aportan los langostinos es beneficiosa para el correcto funcionamiento de las neuronas, así como para el desarrollo de los glóbulos rojos. Estos mariscos también aportan vitamina E, el cual es un nutriente esencial que posee grandes cualidades antioxidantes y que por ende reduce el estrés celular, evitando así el envejecimiento prematuro de las células, además de prevenir el cáncer y reducir el efecto de los radicales libres.

Con respecto al aporte mineral de los langostinos, el magnesio que esto mariscos aportan favorece a la transmisión de los pulsos nerviosos, además fortalece a los huesos y al actual como un vasodilatador, ayuda a mantener estable la presión arterial al proteger las paredes de los vasos sanguíneos. El selenio de estos mariscos favorece en la estimulación del sistema inmune. Mientras que el hierro ayuda a prevenir la anemia o a tratarla en caso de que ya se padezca. Aunque el sodio que aporta este alimento es fundamental para el organismo, los niveles de este mineral en los langostinos son muy elevado y por ello que se recomienda un consumo  moderado de esto mariscos, en especial las personas hipertensas o que son propensas a retener líquidos.

Beneficios de los langostinos

Beneficios del langostino

Desde una perspectiva nutricional, al igual que todos los mariscos, los langostinos son una gran fuente de nutrientes varios que son fundamentales para el óptimo funcionamiento del organismo y que son necesarios para estar saludables.

Por una parte se encuentra el alto contenido en proteínas, las cuales son necesarias para el correcto desarrollo de los órganos y los músculos. Además de esto, son bajos en grasas, carbohidratos y por ende en calorías también.

Además de esto, los mariscos como los langostinos aportan una bondadosa cantidad de ácidos grasos como el Omega 3, los cuales previenen enfermedades cardiovasculares, reducen el colesterol malo  y elevan el colesterol LDL.

¿Qué te han parecido? ¿Te han gustado estos langostinos al vino blanco?