Quantcast

Trucos para quitar la cal de los grifos del baño

¿Has notado alguna mancha amarillenta cerca de tus griferías? Este es un problema común que afecta muchos hogares alrededor del mundo, y los baños son los principales afectados. ¿Por qué sucede esto? Las manchas blancas o amarillentas son producto de los residuos de cal y otros minerales como el calcio y el magnesio, los cuales son transportados a través del agua de las tuberías y se van acumulando en tu baño una vez que el agua se ha evaporado.

Este sarro no es una cuestión de falta de higiene, pero a simple vista puede parecer que es así, solo es la acumulación de minerales de las aguas duras. Este problema puede agravarse cuando el exceso de cal obstruye las cañerías y causa filtraciones debido a la presión del agua, pudiendo no solo estropear la pintura y las paredes de tu baño, sino que también puede generar humedad y por consiguiente hongos y moho que pueden afectar tu salud y la de tu familia.

Es por ello que si lo que deseas es eliminar este problema desde la raíz, puedes instalar un filtro antical. De esta forma evitarás que se generen obstrucciones a causa de la cal y otros minerales.

Aunque si no puedes pagar uno, puedes recurrir a algunas medidas más económicas y tradicionales que pueden ayudarte a eliminar esas molestas manchas de tus grifos y otras superficies de tu baño, y el resto de tu casa

Limón

Limpiar los grifos con limón

Esta fruta es bastante conocida gracias a sus potentes cualidades limpiadoras, esto se debe a que sus altos niveles de acidez pueden eliminar las manchas causadas por la cal de tu grifo y de tu baño en general.

Aplicación

  1. Corta un limón a la mitad y frótalo sobre las manchas del grifo.
  2. Deja que actúe por unos 10 minutos antes de enjuagar con abundante agua, y listo.

Otra alternativa es la de usar un cepillo de dientes o paño humedecido con zumo de limón para frotar por todas las superficies manchadas. También puedes añadirte un poco de bicarbonato de sodio para potenciar más el efecto del limón.

Cepillo y pasta de dientes

Limpiar los grifos con pasta de dientes

Si, aunque no lo creas, la pasta para dientes es perfecta para limpiar el sarro de tus grifos causados por la cal y otros minerales.

Aplicación

  1. Con ayuda de un cepillo de dientes puedes aplicar un poco de pasta por toda la superficie manchada de tu grifería.
  2. Deja que actúe por unos 5 minutos.
  3. Transcurrido este tiempo puedes retirarla con un trapo húmedo.

Y listo, dejarás tus grifos relucientes como perlas.

Vinagre

Limpiar los grifos con vinagre

Este producto es muy probable que lo tengas en tu casa, y debes saber no solo es útil en la cocina ya que también puede usarse para eliminar las manchas de cal de tu baño.

Aplicación

  1. Diluye 1 parte de vinagre con 1 parte de agua.
  2. Luego humedece un paño de microfibra o una esponja y frota sobre la superficie manchada.

Si las manchas son muy difíciles puedes hacer lo siguiente:

  1. Con una solución de vinagre y agua empapa un paño.
  2. Asegúrate de que el paño sea lo suficientemente grande como para que cubra toda tu grifería y envuélvela.
  3. Deja que el vinagre actúe por unos 30-60 minutos.
  4. Retira el paño húmedo y seca con otro.

Si tu grifo presenta una obstrucción o pierde presión puedes intentar lo siguiente:

  1. Desenrosca el cabezal de tu grifería. En caso de que no puedas hacerlo, intenta soltar el grifo éntrelo
  2. Luego debes sumergir la pieza en un recipiente con vinagre y déjala ahí por al menos 1 hora.
  3. Luego seba bien con un paño limpio y vuelve a instalarlo en su lugar.

También puedes añadirle un poco de bicarbonato de sodio al vinagre para que su efecto sea inmediato.

Harina

Limpiar los grifos con harina

Aunque no lo creas, la este ingrediente que se consigue en cualquier casa, funciona muy bien para limpiar la cal de tu baño, esto se debe a que actúa como un exfoliante natural para deshacerte de las machas. ¿Lo mejor? Es económico y puedes conseguirlo en cualquier abasto o supermercado.

Aplicación

  1. Mezcla 2 cucharadas de harina y 1 cucharada de agua, el resultado será una pasta.
  2. Puedes aplicarla sobre la zona mancha de cal con un cepillo de dientes o un paño. Verás como surte efecto de manera inmediata.
  3. Finalmente solo tendrás que enjuagar con un poco de agua o eliminar los residuos con un paño limpio.

Así de simple podrás deshacerte de esas desagradables manchas de cal que se forman en tus grifos y el resto de tu baño, dándole un mejor aspecto. Puedes llevar a cabo esas limpiezas por lo menos 1 vez a la semana para que los residuos de cal y otros minerales no se acumulen y den paso a las manchas.

Pero si no deseas realizar esas limpiezas continúas por falta de tiempo, puedes evitar que tus grifos goteen al cambiarle las arandelas o instala un grifo nuevo.

¿Qué te ha parecido? ¿Cuál de esto métodos te ha funcionado mejor?