Quantcast

¿Por qué las casas prefabricadas son el futuro?

Para muchas personas, la próxima casa debería ser prefabricada. Un sinfín de beneficios que, más allá de su coste, hacen que la decisión no tenga posibilidad de cambio.

Hay sitios especializados en casas prefabricadas, las tendencias alrededor de estas, los beneficios y hasta los principales fabricantes de cada país o región en concreto. Y es que, realmente, la tendencia ha crecido constantemente durante los últimos años y gran parte del protagonismo está en el tiempo de ejecución de las obras y en su sostenibilidad ambiental, dos pilares fundamentales de la construcción moderna.

Precisamente, las casas prefabricadas parecieran ser el presente y el futuro de la construcción y para muchas personas representan una opción ideal. ¿Por qué?

Tiempo de ejecución

Si por algo destacan las casas prefabricadas es por tener una metodología de construcción o de fabricación de módulos que permite entregar tiempos concretos y fiables de cara a su ejecución.

Así, una persona o una familia que quiera construir una casa prefabricada sabrá exactamente cuántos días durará la construcción, porque los procesos de fabricación de los módulos, de ejecución de obras in situ y de instalación de la casa pueden realizarse en simultáneo y no tienen varianza de acuerdo a las realidades ambientales, lo que ocasionaría retrasos en una construcción tradicional.

Además de ello, una construcción prefabricada es hasta 5 veces más rápida que una convencional, por lo que una familia podría tener una casa nueva, desde cero, en 5 meses como mínimo.

Capacidad de personalización y diseño

Al ser casas prefabricadas, el diseño, la personalización y hasta los muebles del interior pueden ser escogidos y personalizados tantas veces como se quiera, y posteriormente la construcción y entrega de la casa será exactamente como se había diseñado o descrito en los planos.

Ningún otro método de construcción de viviendas permite tantas capacidades de personalización como la construcción prefabricada -en materiales, colores, dimensiones, alternativas estructurales- y las empresas que las fabrican tienen flexibilidad absoluta de acuerdo a su catálogo y a las características que el cliente querría tener en su próxima vivienda, lo que potencia la sensación de tener el hogar soñado y la exclusividad inherente al caso.

Sostenibilidad y ahorro energético

Una de las preocupaciones capitales de la construcción es no despilfarrar recursos, ser más eficientes en la construcción y, además, crear cada vez más edificaciones modernas, que ahorren energía.

Las casas prefabricadas aúnan en sus características todas las ventajas que cumplen con tales preocupaciones:

  • Sostenibilidad: no despilfarran recursos -ya que se fabrican, diseñan e instalan siguiendo una metodología altamente tecnificada- y son más eficientes en tiempos de ejecución.
  • Ahorro energético: se instalan de acuerdo al posicionamiento del sol y del viento, para aprovechar la climatización pasiva y la iluminación diurna, lo que ahorra costes de electricidad enormes.

Precios competitivos

Por último, pero por supuesto no menos importante, está el factor económico. Comprar o construir una casa es una inversión bastante significativa y a nivel familiar posiblemente sea la única inversión de esa magnitud que realicen, por lo que deben realizarla bien y, a la vez, tratar de ahorrar lo más que se pueda sin perder calidad de vida.

Las casas prefabricadas por su forma de construcción, por su aprovechamiento óptimo de los materiales, por las metodologías eficientes y por el abaratamiento de costes en general en el sector, ofrecen precios muy competitivos y que en ocasiones serán hasta 50% inferiores a los de una construcción tradicional, lo que ejemplifica a grandes rasgos por qué se han convertido en una demanda popular para la construcción de viviendas y hasta de edificaciones comerciales en muchos lugares del mundo.

Tener la vivienda soñada es ahora más fácil gracias a las casas prefabricadas. La rapidez, la exclusividad, la capacidad de personalización, la ecología adherida al método de fabricación y los precios altamente competitivos que maneja el sector son suficientes razones como para que una persona o familia piense en su próxima casa y, en el fondo, esté pensando en un hogar prefabricado.