Quantcast

Vecinos de la Cañada vuelven a protestar frente a Vivienda tras «tres meses sin luz»

Vecinos de la Cañada Real volverán a concentrarse este jueves frente a la Consejería de Vivienda y Administración local tras «casi tres meses de luz» en esta barriada.

Bajo el lema ‘¿Dónde están nuevos derechos? Contra la estrategia del silencio, restablecimiento inmediato del suministro eléctrico’ llevarán sus protestas a la calle, la tercera vez en diez días, una de ellas frente a la Real Casa de Correos de Madrid, sede del Gobierno regional.

«Nadie parece darse aún por aludido y las administraciones siguen mirando para otro lado a pesar de la gravedad del problema», han cargado desde la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) en un comunicado, en alusión a la situación de precariedad en la que viven familias de este enclave –que recorre Rivas Vaciamadrid, Coslada y la capital– a raíz de los cortes de luz; provocados por los enganches ilegales para el cultivo de plantaciones de marihuana.

Así, los vecinos han indicado que esta falta de luz durante tanto tiempo está incidiendo en un «agotamiento físico y mental», algo que consideran un «atentado contra la salud, la educación y la vida misma».

«Sabemos que las torretas de luz que abastecen la zona de nuestras viviendas han sido aisladas del resto de la ciudad modificando la dirección de los cables de alta tensión; posteriormente se instaló un reconector de potencia, cuyo cometido es reducir la potencia eléctrica que abastece a nuestros hogares», han asegurado las organizaciones convocantes, quienes han asegurado que el comisionado de la Comunidad de Madrid para la Cañada Real, José Tortosa, aseguró que la obra de aislamiento favorecería a los vecinos, pero finalmente «dejó a las casas sin potencia».

Tras casi tres meses sin luz, las asociaciones de la Cañada Real exigen una respuesta urgente. «La solución es muy sencilla, retirar el aparato reductor de potencia que nos han colocado para no permitirnos seguir viviendo en nuestras casas», sostienen estas agrupaciones, quienes han aseverado que no piensan abandonar sus hogares.