Quantcast

Escrivá aplaude a cinco CCAA y Barcelona que han ofrecido plazas de acogida

EL ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá Belmonte, ha aplaudido a País Vasco, Navarra, Aragón, Extremadura y Comunidad Valenciana que han ofrecido plazas de acogida a migrantes y también ha agradecido que el Ayuntamiento de Barcelona haya puesto a disposición 50 plazas. Ha avanzado que harán uso de estas «en las próximas semanas».

En una entrevista en Catalunya Ràdio, recogida por Europa Press, ha asegurado que el muelle de Arguineguín «no estaba preparado» para recibir a tantas personas y ha apuntado que, debido a la situación provocada por la pandemia, es mucho más complicado su retorno porque los países de origen están cerrando fronteras. Así, ha explicado que en enero había 100 plazas de acogida en Canarias y que ahora están trabajando en ampliarlas, pero esto «lleva tiempo», ha apuntado.

En esta línea, ha aseverado que no le consta que se estén produciendo vulneraciones de derechos fundamentales y de asistencia legal, aunque ha reconocido que la situación es infinitamente mejorable. Así, Escrivá ha considerado «un juicio de valor excesivo» las palabras del titular del Juzgado de Instrucción 8 de Las Palmas de Gran Canaria que supervisa el CIE de Gran Canaria, Arcadio Díaz Tejera, quien calificó de penoso el modo y la manera en que se actuó con más de 200 inmigrantes que dejaron en libertad en el citado muelle.

«LA MAYORÍA SON RETORNABLES»

«Las personas que no son vulnerables y que no piden asilo deben ser retornadas, tiene que ser así», ha defendido el ministro, que ha insistido en que la mayoría de personas que están llegando a Canarias son retornables, y ha justificado que se les mantenga en las islas con la expectativa, según él, de que vayan volviendo a sus países.

Escrivá ha destacado que España acoge a personas que piden protección internacional o que el Gobierno juzga que son vulnerables: «Una vez hacemos una evaluación, vemos cuál es el mejor sitio, en cualquier parte de España», y ha subrayado que, en el caso de estas personas, se gestiona bien.

«El problema es que está llegando una gran cantidad de personas sin vulnerabilidades y de países con los que tenemos acuerdo de retorno», ha apuntado Escrivá, al tiempo que ha dicho que alojar en hoteles a estas 7.000 personas está suponiendo un coste elevado, aunque ha añadido que no tiene la cifra exacta.

Ha apostado por trabajar en cooperación con los países de origen y ha asegurado que desde el Gobierno están haciendo «muchísimas cosas», ya que si no este fenómeno podría ser potencialmente mucho mayor, ha dicho textualmente.

En este sentido, Escrivá ha puesto el foco por ordenar los flujos migratorios porque «hay áreas en el mercado de trabajo con insuficiencias» y se ha comprometido a sacar una nueva ley de extranjería en esta legislatura.

«El principio de solidaridad en ámbito migratorio europeo tiene un recorrido de mejora muy considerable», ha criticado el ministro, que después ha añadido que es un fenómeno que requiere una responsabilidad que no tiene los niveles que le gustarían, ya que hay países muy reacios a interpretar los acuerdos de solidaridad.