Quantcast

Comité Europeo de Regiones aprueba propuestas para mejorar el transporte público

Los entes locales y regionales han aprobado sus propuestas para mejorar el transporte público en las ciudades y regiones metropolitanas en el pleno de diciembre del Comité Europeo de las Regiones.

Según ha informado este miércoles el organismo, el Dictamen, elaborado por Adam Struzik (PL/PPE), presidente de la región de Mazovia, destaca los desafíos que plantea el incremento del tráfico rodado en las ciudades y las áreas metropolitanas y aboga por soluciones de movilidad sostenibles e inteligentes.

En este sentido, ha explicado que el transporte genera cerca de una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero en la Unión Europea, y algunos medios de transporte repercuten negativamente en la calidad de vida y la salud de las personas como consecuencia de la contaminación atmosférica, la congestión del tráfico, el ruido, los accidentes y la forma en que se utiliza el espacio público.

Por otra parte, ha señalado que la naturaleza de las regiones metropolitanas exige que los ciudadanos se desplacen desde las zonas periurbanas hasta los centros urbanos. «Todo ello hace necesaria una transición hacia una movilidad respetuosa con el medio ambiente e implica un transporte público eficiente desde la perspectiva de los costes que ocupe una posición central en esta transformación», ha defendido el Comité.

Struzik ha apuntado que «las ciudades modernas se basan en la buena organización y la gestión eficaz del transporte público, algo fundamental para su desarrollo». «Necesitamos soluciones alternativas y sostenibles a los desplazamientos individuales en automóvil, cuyos costes reales se valoran muy a la baja en la actualidad. Al mismo tiempo, debemos ser conscientes de la inversión de la tendencia a utilizar el transporte público, debido a la pandemia de COVID-19», ha subrayado.

«Por lo tanto, debemos invertir en soluciones innovadoras, aprender de la situación actual y desarrollar unos sistemas de transporte público resilientes que representen una opción segura y justa para afrontar la crisis actual y cualquier otra que pudiera surgir en el futuro», ha afirmado el presidente de la Región de Mazovia.

En este escenario, el ponente pide a la Comisión Europea que garantice su apoyo y financiación, no solo en favor de nuevas inversiones en transporte público urbano e infraestructuras de movilidad no motorizada, sino también para replantearse las soluciones obsoletas e ineficientes.

Según ha manifestado el Comité Europeo de las Regiones, el Mecanismo ‘Conectar Europa’, el Fondo de Modernización y el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, junto con el Fondo de Transición Justa, deberán aportar sus cuotas de inversión en movilidad urbana sostenible al objeto de ayudar a las ciudades y las áreas metropolitanas a lograr la descarbonización de todas las modalidades de transporte y garantizar una distribución modal más sostenible.

Asimismo, el ponente destaca la importancia de encontrar la manera de satisfacer las necesidades de transporte de los ciudadanos, reduciendo al mismo tiempo sus necesidades de desplazamientos y los efectos negativos que estos entrañan. La estrecha cooperación en materia de transporte y ordenación del territorio permitirá que, en una red de centros adecuadamente modulados, los ciudadanos accedan a todo tipo de bienes y servicios, en particular en los ámbitos de la salud, la educación, el deporte, la cultura y el apoyo social, ha remachado.

El ponente propugna también unos sistemas de transporte público integrados y fiables que conecten las zonas rurales a las periurbanas y urbanas, especialmente para los trabajadores que se desplazan a diario, las personas mayores y los jóvenes.

«Los entes regionales desempeñan una función particular en la eficiencia del transporte público, así como en la integración de las ciudades y las áreas metropolitanas con las zonas rurales, a través de una planificación moderna y la financiación del transporte público. En este ámbito asumen también un papel esencial tanto la financiación externa procedente de los fondos de cohesión de la UE como otros instrumentos que financian las inversiones en transporte, especialmente el Fondo de Transición Justa, que forma parte del Pacto Verde Europeo», sostiene Adam Struzik.

Según Struzik, las ciudades y las áreas metropolitanas necesitarán decisiones políticas basadas en una labor conceptual, organizativa y educativa, y deberán disponer de los recursos financieros apropiados para alcanzar sus objetivos de descarbonización. El cambio en los hábitos sociales para adoptar en mayor medida unos transportes menos perjudiciales para el medio ambiente pasa por sensibilizar a los usuarios y, sobre todo, ofrecer alternativas reales, ha concluido.