Quantcast

Armengol pide acercarse a la Constitución «con ambición»

La presidenta del Govern balear, Francina Armengol, ha pedido este domingo, en su discurso en la conmemoración del 42 aniversario del Día de la Constitución, que se ha celebrado en el Museo del Palacio de la Almudaina, de Palma, acercarse a la Carta Magna del Estado «con ambición» y «con espíritu reformista».

Según ha expresado la presidenta del Ejecutivo balear este domingo en su discurso, «es fundamental acercarse a la Constitución española con ambición, para hacerla valer, y espíritu reformista, para que se adapte a los tiempos que se imponen, especialmente este año marcado por la COVID-19, en el que mayor deseo de todos es poder recuperar la normalidad, lo que solo se conseguirá si nadie se rinde, a pesar de la persistencia del virus, y aumentando las precauciones».

La presidenta balear ha asegurado que en la Constitución española se encuentran «los cimientos del estado del bienestar» y «el consenso alrededor de los servicios públicos esenciales», que en la pandemia han resultado «decisivos».

En este sentido, ha destacado que en la Carta Magna «despunta la educación», así como los servicios sociales y «la solidaridad que los posibilita, sustentada en la aportación equitativa y progresiva de todos». También, ha subrayado, se incluyen derechos de trabajadores o se «arraiga la semilla del sistema sanitario público», servicios que han resultado y resultan fundamentales para frenar la pandemia del coronavirus. Además, ha recordado, recoge la libertad de expresión y el derecho a la información veraz, «que nunca como hoy han sido tan importantes para vencer a quienes intentan hacer de la mentira, la falsedad y el engaño el combustible para acelerar el avance del virus».

Pese a todo ello, ha subrayado la importancia de seguir reforzando pilares y derechos básicos para la ciudadanía. Por este motivo, ha insistido en mirar a la Constitución «con ambición» y trabajar por una mayor protección de los derechos de la gente mayor, cumplir siempre con el derecho a la vivienda digna y dar «pasos decisivos» para poder llegar a todo el mundo a partir de los cimientos de la igualdad y la justicia social.

«Tenemos que aprender por siempre jamás que es fundamental desarrollar estos derechos, caminar hacia su eficacia plena y trabajar para asegurar que se apliquen sin excepciones a todos los ciudadanos», ha remarcado.

ESPÍRITU REFORMISTA PARA LA DESCENTRALIZACIÓN

Asimismo, la presidenta ha subrayado que «hay que ser capaces de mirar la Carta Magna con espíritu reformista», pues «la adaptación al siglo XXI y a sus exigencias determinará el éxito como sociedad».

Entre otras cuestiones, como la garantía de nuevos derechos y su refuerzo, ha asegurado que «la Constitución tiene que reflejar más fielmente la realidad de un Estado que durante décadas ha avanzado acertadamente hacia la descentralización», evolucionando hacia «un federalismo de facto» que «tiene que encontrar un nuevo reflejo en la Carta Magna».

Concretamente, ha destacado la necesidad de que el Estado español «profundice» en las respuestas específicas que piden entornos como el de Baleares. «Me refiero a un estado diverso que progresa desde la periferia y desde las respuestas conjuntas a problemas comunes», ha apuntado.

Del mismo modo, ha resaltado la importancia de tejer estrategias y respuestas conjunta entre los territorios bañados por el Mediterráneo «para aprovechar los recursos y oportunidades que da su especificidad para proyectarse a Europa» y «proteger ecosistemas mediterráneos», sumando esfuerzos para garantizar la financiación de los servicios públicos y la inversión en las empresas y territorios propios.

Al respecto, Armengol ha recordado el mecanismo de recuperación y resiliencia que ha activado la Unión Europea, a través del cual ha pedido «aliarse, fortalecerse en los retos comunes y avanzar con proyectos que vertebren territorios, que integren la parte pública y privada y que ataquen todas las debilidades y proyecten Baleares hacia un futuro de progreso».

AVANCE DE LA PANDEMIA

En relación al avance de la pandemia, Armengol ha insistido en que «no se puede desfallecer» y que, a pesar de que en Ibiza y Formentera la presencia del virus va a la baja, en Menorca se ha estancado y en Mallorca «la situación empieza a ser muy preocupante», puesto que la incidencia se vuelve a incrementar hacia índices de riesgo alto.

«No es momento de pensar en fiestas ni en comidas de Navidad, es momento de volver a frenar el virus, de extremar todas las medidas de precaución. Porque aquello que está en juego son vidas humanas», ha recalcado, pidiendo la máxima responsabilidad a la ciudadanía.

«La situación en las islas no es buena. El virus continúa entre nosotros y continúa matando, no nos podemos permitir ninguna relajación durante los días de fiestas que tenemos de aquí en adelante», ha insistido.

«El momento de podernos volver a abrazar lo tenemos a tocar, pero para ello tenemos que continuar protegiéndonos», ha expresado la presidenta, quien también ha tenido palabras de recuerdo y pésame a todas las víctimas de la enfermedad y de agradecimiento a «tantos héroes anónimos» que han luchado contra la pandemia.

El acto de conmemoración de los 42 años de la Constitución se ha celebrado en el Palacio de la Almudaina (Palma) y ha contado con la participación de la delegada del Gobierno, Aina Calvo, y la presencia de la presidenta del Consell, Catalina Cladera y el alcalde de Palma, José Hila, entre otras autoridades.