Quantcast

Las grosellas negras son favorables para el metabolismo de la glucosa

Las grosellas negras tienen un efecto beneficioso en la respuesta de la glucosa después de la ingesta, y el tamaño de la porción requerida es mucho menor de lo que se pensaba anteriormente, según muestra un nuevo estudio de la Universidad de Finlandia Oriental.

Las grosellas negras, o casis, tienen un efecto beneficioso en la respuesta de la glucosa en la sangre después de una comida. Equilibran la respuesta de la glucosa del azúcar ingerido atenuando su subida y retrasando su bajada. Es probable que el efecto se asocie a los compuestos polifenólicos derivados de las bayas, antocianinas, que son ricos en grosellas negras.

El efecto beneficioso para la salud de las grosellas negras fue respaldado por un estudio reciente realizado en la Universidad de Finlandia Oriental. En el estudio clínico de la comida el efecto beneficioso sobre la respuesta posprandial de la glucosa se logró con 75 g (1,5 dL) de grosellas negras, un tamaño de porción notablemente más pequeño que en estudios anteriores. Las grosellas negras se consumen a menudo con azúcar añadido debido a su carácter ácido natural, lo que puede ser motivo de preocupación para los consumidores preocupados por la salud. Sin embargo, parece que el azúcar que se consume con las grosellas negras no es tan poco saludable como el azúcar que se consume sin las bayas.

Las bayas son un componente importante de una dieta saludable, ya que son ricas en vitaminas, minerales, fibra dietética y polifenoles. Sin embargo, hasta ahora la UE no ha autorizado las declaraciones de propiedades saludables de las bayas. En los últimos años, se han realizado muchos estudios para supervisar los efectos de las bayas en el metabolismo de la glucosa, siendo las bayas oscuras, como la grosella negra y el arándano, las que han dado los resultados más convincentes.

Las bayas de color negro, ricas en antocianinas, parecen atenuar la respuesta de la glucosa en la sangre al azúcar añadido, en comparación con un producto de control que tiene la misma cantidad de azúcar. El mismo efecto se demuestra con las antocianinas extraídas de las grosellas negras. Los compuestos polifenólicos pueden retardar la absorción de la glucosa del intestino delgado al interactuar con las enzimas que digieren los carbohidratos y las proteínas de transporte de la glucosa. Además, los compuestos polifenólicos pueden reducir el estrés oxidativo y la inflamación.

En el estudio, 26 participantes sanos (22 mujeres y 4 hombres) consumieron tres productos diferentes y agua azucarada como producto de control en cuatro visitas de estudio distintas. Los productos de prueba fueron un puré de grosellas negras con azúcar añadido, un producto de grosellas negras que contenía quinoa fermentada y una base de producto de grosellas negras sin grosellas negras. Cada uno de ellos y el producto de control contenían 31 g de carbohidratos disponibles y tenían una composición similar de componentes de azúcar. Se tomaron muestras de sangre antes de las comidas en estado de ayuno y después de la comida en 15, 30, 45, 60, 90, 120 y 180 minutos después de consumirla, y se analizaron para detectar glucosa, insulina y ácidos grasos libres.

En comparación con el agua azucarada, ambos productos de grosella negra tuvieron una respuesta glucémica posprandial atenuada, que se observó en la reducción del máximo de glucosa e insulina, el retraso en la caída de la glucosa y el retraso en el aumento de los ácidos grasos libres debido a la hipoglucemia. El efecto del producto de grosella negra se vio potenciado por la innovadora base del producto.

Los resultados apoyan los hallazgos anteriores sobre los efectos beneficiosos de la grosella negra en la respuesta de la glucosa en la sangre después de una comida, mostrando el efecto con un tamaño de porción más pequeño. Durante un período de tiempo más largo, las variaciones más pequeñas en los niveles de glucosa e insulina en la sangre y la mejora de la sensibilidad a la insulina pueden reducir el riesgo de diabetes de tipo 2.