Quantcast

El BCE habría empezado a examinar las líneas ICO de los bancos y las moratorias

Según ha podido saber el canal de información económica Negocios TV, el Banco Central Europeo (BCE) estaría iniciando una serie de inspección para analizar las líneas ICO de los bancos y las moratorias aplicadas. La intención del BCE, tal y como afirman desde Negocios TV, sería conocer las exposiciones bancarias refinanciadas durante la crisis del coronavirus. 

El objetivo del BCE no sería que otro que instar a los bancos a que asuman pérdidas en las operaciones que suponen un deterioro crediticio. De ese modo, se perseguiría que no se utilizasen las medidas aprobadas por el Gobierno durante la crisis del coronavirus para modificar los riesgos en créditos concedidos y mejorar el resultado contable. 

La investigación iniciada por el BCE habría partido del Mecanismo Único de Supervisión, presidido por la italiana Andrea Enria. Una investigación que, apuntan desde el citado canal, ya fue avisado por la institución antes del verano. El Mecanismo Único de Supervisión había ya solicitado que se identificasen los posibles riesgos futuros. Para ello, se centrarán en las entidades que se han beneficiado de las moratorios, de avales públicos o de las líneas ICO

El BCE insiste en la prudencia

En las notificaciones que venían dándose tras el verano, el BCE aseguraba que sus inspectores iban a iniciar su trabajo antes de que terminase el año. Y parece que las inspecciones ya han empezado a producirse. Las entidades españolas estarían obligadas a dar información detallada durante el último mes para ayudar a identificar posibles créditos dudosos y preservar el capital.

La institución europea insiste sobre todo en la prudencia. Esa idea encaja con el hecho de que aún no se haya aclarado si finalmente revertirá la política de no repartir dividendos. Dicha política fue impuesta al comienzo de la pandemia.

El problema puede agravarse todavía más si las moratorias se alargan y las líneas ICO en caso de que una tercera ola de la pandemia. Si así fuese, se podría dañar la economía y perjudicar la calidad crediticia de los préstamos . Todo ello debido a la debilidad de la economía y su afección a los negocios y a los empleos relacionados.

A día de hoy hay en nuestro país 1,337 millones de préstamos en moratoria y unas 550.000 empresas que han solicitado líneas de financiación recurriendo al aval del ICO. Esta situación, según le han contado fuentes del sector a Negocios TV, pone en un estrés importante al sector bancario a partir de abril y mayo de 2021.