Quantcast

Juicio a una banda acusada de un atraco de 5 millones en joyas

La Fiscalía de Madrid solicita penas de hasta seis años de prisión para los miembros de una banda de ladrones que se sientan este lunes en el banquillo de los acusados por un botín de algo más de cinco millones de euros en el atraco a una joyería de Madrid.

Para I. A, R. B., R. O. P. y Y. J. R., el representante de Ministerio Público pide 6 años por un delito de robo con fuerza en establecimiento abierto al público con la agravante de reincidencia. Otros cuatro años para A. R. F. como coautor del mismo delito, así como 1 año y nueve meses para D. P. D., M. G. R. B. y A. G. L. en su condición de cómplices del robo. Por último, reclama otros tres años de prisión para C. V. F. R., A. T. R. N. y B. G. G. por un delito de receptación.

El escrito de acusación señala que sobre las 02:30 horas del 25 de octubre de 2017, los acusados I. A. R. B., alias “Uru”, R. O. P., alias “El Piras” o “El Piritas” y A. R. F. se subieron a un coche conducido por D. P. D. para dirigirse a la joyería “Estirpe”, que en aquellos momentos se encontraba cerrada al público y sin nadie en su interior.

Tras estacionar el vehículo en el parking de la Plaza Mayor D. P. D. junto a Y. J. R., alias “Moha”. Este último se había encargado de conseguir para “Uru” y “El Piras” los medios necesarios para cometer el atraco.

Las labores de vigilancia corrieron a cargo de M. G. R. B. y su pareja sentimental A. G. L. . Mientras, los tres primeros acusados accedieron a la escalera de emergencia para entrar por el hostal “La Posada del Peine” colindante a la joyería que llevaba hasta sus oficinas sitas en la planta de arriba.

Tras acceder al interior del edificio forzando dos puertas, rociaron con spray negro las cámaras de video-vigilancia e inutilizaron los sistemas de alarmas. A continuación reventaron con una lanza térmicael cierre de seguridad de la caja fuerte y se apropiaron de todas las joyas que había tanto en el interior como las que se encontraban en la oficina.

El botín, además de 4.00 euros en efectivo, incluía joyas montadas, piedras preciosas sueltas como zafiros, esmeraldas, diamantes y corales, y relojes de oro y de alta gama, todo ello por un valor total tasado por perito judicial de 5.134.225 euros.

Tras guardar todo el material robado en bolsas de deporte y maletas, se dirigieron nuevamente por la escalera de emergencia hacia el parking de la Plaza Mayor.

Finalmente, todo o parte de los relojes y las joyas sustraídos fueron escondidos por C. V. F. R. en el domicilio de su madre, la también acusada A. T. R. N. “teniendo dichas acusadas conocimiento de que los relojes y las joyas habían sido sustraídos y habiéndolos guardado y adquirido con el fin de venderlos con ánimo de incrementar de forma injusta su patrimonio”.

De hecho, madre e hija vendieron parte del material a B. C. G. “el cual adquirió los relojes y las joyas para su venta en el establecimiento comercial que regentaba de compra-venta de oro”.