Quantcast

Cómo quitar el arsénico al arroz sin perder nutrientes

El arroz es uno de los platos más sencillos, nutritivos y recurrentes en las dietas de todo el mundo. Es un ingrediente limpio, que pega con muchas comidas, fácil de hacer y además es sano. Y es que el arroz por sí mismo, y cocinado de la forma adecuada, no tiene más que ventajas y beneficios para nuestro organismo. No obstante, puede surgir un problema si se prepara el ingrediente en cuestión de una forma determinada. Y es que al cocinar arroz, y en caso de que se nos queme en la olla, puede aparecer una sustancia tóxica y cancerígena como es el arsénico.

Es cierto que el arsénico aparece en el arroz al quemarse en cantidades muy pequeñas, casi despreciables. Y, además, no tiene por qué surgir si no se nos quema. Pero pensemos que, a lo largo de nuestra vida, podemos cocinar y comer arroz varios cientos de veces. Por eso, esas minúsculas cantidades de arsénico, tomadas en repetidas ocasiones, acaban convirtiéndose en algo significativo y que puede acarrearnos problemas para la salud. Aquí va la forma adecuada de cocinar arroz evitando el peligro de que aparezcan sustancias cancerígenas.

Arroz y arsénico

arroz

A finales del pasado mes de octubre apareció en la revista Science of the Total Environment el artículo Improved rice cooking approach to maximise arsenic removal while preserving nutrient elements. En dicho texto, un grupo de científicos expone los resultados de meses de investigación y análisis para conseguir un arroz en el cual no haya ni el más mínimo resto de arsénico ni de cualquier otra clase de sustancias tóxicas. Pensándolo bien, se trata de un problema de salud pública de primera magnitud, pues millones de personas toman arroz todos los días en todos los puntos y lugares del mundo. 

E independiente del tipo de arroz, del color del mismo y de los alimentos con los que se acompañe, todos tienen algo en común. Y ese algo es, efectivamente, el arsénico que se puede encontrar en su cocinado. Ese es el motivo por el que un grupo de investigadores sanitarios y en nutrición de la Universidad de Sheffield se han puesto a investigar la forma más adecuada de cocinar arroz evitando que aparezca arsénico y conservando todos sus nutrientes.