Quantcast

Cómo sacar una espina

Para muchas personas, el placer de andar descalzo supera los riesgos. Al menos hasta que una espina o astilla se apodere de ti. Esto puede sucederle a cualquiera que esté caminando por un piso de madera o en el paseo marítimo a lo largo de la orilla, incluso, en cualquier circunstancia.

¿QUÉ ES UNA ESPINA ENCAJADA?

Las astillas o espinas, como también se les conoce, son una lesión en la que rara vez pensamos hasta que ocurren, y luego puede ser difícil pensar en otra cosa, esto debido a la incomodidad y dolor que pueden hacernos sentir.

Algunas no son lo suficientemente poco profundas como para quitarlas manualmente, o al menos con un par de pinzas, pero otras son tan profundas que los intentos de quitarlos pueden parecer inútiles y más dolorosos.

Pero no debes perder la esperanza, sobre todo porque dejar las espinas en su lugar puede provocar una infección. Si las pinzas no hacen el trabajo, hay otras formas de quitar una astilla, algunas de ellas relativamente indoloras, otras no tanto.

Espina encajada
Espina encajada

FORMAS INDOLORAS DE QUITAR UNA ASTILLA

Bicarbonato de sodio: ¿Hay algo que el bicarbonato de sodio no pueda hacer? Este remedio para astillas describe exactamente cómo sacar una astilla con ese versátil polvo blanco.

Limpia el área con agua y jabón y mezcla 1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio con suficiente agua para crear una pasta. Aplica la pasta en el lugar donde está la astilla y aplica un vendaje sobre la pasta.

Deja reposar durante 24 horas y luego retira el vendaje. La astilla debe sobresalir un poco y luego deberías poder quitarla suavemente con unas pinzas. De lo contrario, repite el proceso hasta que la astilla haya salido de tu piel. El bicarbonato de sodio hace que la piel se hinche un poco y ese proceso hace que la astilla salga a la superficie.

Cinta adhesiva: Se recomienda este método si ya hay una espina en la superficie, pero resiste las pinzas. Aplica un trozo de cinta adhesiva sobre el área, déjalo por unos minutos y luego retíralo suavemente. Si deseas un poco de ayuda adicional, primero sumerge el área de la astilla en agua tibia para suavizar la piel.

Cáscara. Este enfoque es particularmente útil si te encuentras en la tienda de comestibles o en el mercado de agricultores y obtienes una astilla. El primer producto es una cáscara de plátano. Envuelve el área con una cáscara madura (con el lado blanco hacia abajo) y pégala con cinta adhesiva. Después de unos 30 minutos, las enzimas de la cáscara de plátano deben suavizar la piel y acercar la astilla a la superficie.

Si no tienes un plátano a la mano, entonces quizás tengas una papa por ahí. Corta una papa en rodajas finas y pega una rodaja sin piel en el área con la espina. Entre 10 y 20 minutos debería ser suficiente, pero también puedes dejarlo durante la noche. (Lo mismo ocurre con la cáscara de plátano). Cuando retires la papa, la astilla debe venir con ella.

¿Cómo sacarla?
¿Cómo sacarla?

Vinagre: Al igual que el bicarbonato de sodio, el vinagre es un artículo doméstico versátil que es bueno para una variedad de tareas. Cuando se trata de remover espinas, es una simple cuestión de remojar el área astillada en vinagre durante 10 a 30 minutos. Y si no tienes vinagre, una bola de algodón empapada en peróxido de hidrógeno asegurada sobre la astilla durante unas horas debería funcionar igual de bien.

Aceites esenciales: Saca la espina con esta pequeña mezcla de aceites. Pon una gota de aceite de árbol de té y una gota de aceite de lavanda en un vendaje y luego asegura el vendaje sobre la herida durante unas horas, o incluso durante la noche. Retira el vendaje lentamente y saca la astilla.

OTRAS SOLUCIONES RÁPIDAS

  • Mojarse: Remoja el área en agua tibia durante uno o dos minutos para suavizar la piel. Si la astilla está en tu dedo o pie, puedes sumergirla en el agua.
  • Reúne tus herramientas: Si la astilla está completamente debajo de la superficie de tu piel, debes ayudarla un poco. Busca una aguja fina y límpiala con alcohol isopropílico para esterilizarla. Con la punta de la aguja, haz un pequeño agujero en tu piel por encima del borde de la astilla para que puedas acceder a ella.
  • Sin embargo, si no quieres excavar: eso puede crear una herida que se abre a la puerta a la infección.  Si no parece de fácil acceso, digamos que apenas puedes verlo, o después de uno o dos intentos con la aguja no puedes alcanzarlo, guarda la aguja y llama a su médico.
  • Sácalo: Una vez que puedas ver el borde de la espina que sobresale, usa unas pinzas para agarrarlo lo más cerca posible de la piel.

Una vez que hayas quitado una astilla por completo, limpia el área con agua y jabón, aplica un poco de vaselina para crear una barrera que mantenga las bacterias afuera y cúbrela con una curita.

Artículo anteriorQué es una comarca
Artículo siguienteCómo hacer jamón york en casa