Quantcast

Cómo ponerse un tampón

Para muchas mujeres el tema del tampón puede ser dudoso y es que siempre al usarlos por primera vez causa pánico y un mar de preguntas. Los tampones son hechos de algodón y diseñados para que puedan ser colocados dentro de la vagina y absorban la menstruación.

Algunos vienen con el llamado aplicador que no es más que una breve herramienta que ayuda a colocarlo. Los tampones tienen un cordón fijado y funciona para poder retirarlo de la vagina sin inconveniente.

La primera vez siempre es más complicado, pues muchas mujeres sienten inseguridad al respecto. Las dudas más comunes son sobre las maneras en cómo colocarlos, el tiempo que puede ser usado y los riesgos que estos productos podrían causar.

Los tampones vienen en varios tamaños de acuerdo al flujo de la menstruación, bien sea moderado, regular o extremo. Siempre es recomendable utilizar el de menor tamaño la primera vez para adaptarse.

  • La primera vez de su uso sentirás molestias y dudas al respecto.
  • El nivel de absorción puede ser menor, por lo que mayormente cuando lo utilizas por primera vez deberás cambiarlo constantemente.

¿Cómo usar un tampón?

¿Cómo usar un tampón?
Los tampones se expanden y se adaptan.

Justo cuando introduces el tampón dentro de tu vagina, este automáticamente comienza a absorber el flujo antes de que salga, haciendo que este método sea considerado como uno de los más higiénicos.

El tampón a medida que absorbe se expande y se adapta a tu cuerpo por lo que es muy probable que no ocurran incidentes. Pues el funciona como una tapa absorbente e impide que algo corra fuera de su lugar.

Debes relajarte

Debes relajarte  para lograr colocar el tampón sin problemas
Si hay estrés, tu vagina impedirá el paso del tampón.

Lo primero que debes hacer es relajarte. Si mantienes constante estrés, tu cuerpo lo estará y por ende tu vagina impedirá a toda costa que puedas colocar un simple tampón. Recuerda que puedes intentarlo cuántas veces sean necesarias hasta que logres una inserción segura, no dolorosa y sin complicaciones.

Retira la parte inferior de plástico siguiendo la dirección de las flechas del empaque, estira el cordón que trae al extremo pero con cuidado no lo vayas a desprender. Acomoda la base del tampón que logre encajar perfecto en tu dedo y con este puedes retirar la cubierta.

Posición cómoda

Posición cómoda
Debes relajarte para poder colocarlo de forma correcta.

A continuación busca una posición en la que te sientas segura y cómoda. Puedes estar de pie con una pierda elevada o sentada con las rodillas separadas. Puedes acostarte si así lo prefieres , recuerda escoger la que más cómoda te parezca.

Luego deberás separar los labios de la vagina e introducir el tampón, pulsar con el dedo y listo, el tampón estará dentro.

Recuerda que el cordón que trae al extremo siempre quedará fuera de tu vagina con solo acomodarlo no tendrás que sentirlo.

¿Cómo saber si el tampón está bien puesto?

¿Cómo saber si el tampón está bien puesto?
Verifica si tienes alguna incomodidad.

La única manera en que puedes darte cuenta que el tampón está colocado perfectamente es moviéndote. Si tienes alguna incomodidad al caminar o correr debes verificar que esté correcto o que no se haya salido.

Lea TAMBIÉN: REMEDIOS CASEROS PARA QUITAR LA TOS

Mayormente la primera vez que lo utilices tiende a existir una leve molestia pero no es algo doloroso. Por el contrario cuando te acostumbras tiendes a olvidar que lo llevas puesto.

No debes preocuparte por el cordón que trae. Este siempre tiene un buen tamaño y firmeza para que a la hora de retirar no tengas inconveniente.

¿Cuántas horas puedes usarlo?

¿Cuántas horas puedes usarlo?
Puedes usarlo mínimo 4 horas.

Generalmente es recomendable que lo cambies cada 4 horas, si el nivel de flujo es menor puedes hacerlo cada 8 horas. Se recomienda utilizar los de menor absorción y de esta manera estarás habituada a cambiarlo cada 4 horas así evitarás infecciones.

No es recomendable dormir con tampones debido a las horas reglamentarias. Descansa en la noche y utiliza toallas, de esta manera no corres el riesgo de pasar las horas.

Mitos sobre usar tampones

Mitos sobre usar tampones
El uso de tampones está repleto de mitos.
  • Esta herramienta tiene muchos mitos y parte de ellos es el temor de que quede dentro de la vagina y no se pueda retirar. Esto es falso. Los tampones son seguros y traen un cordón exclusivamente para que puedas retirarlo cuando así lo desees.
  • Puedes orinar sin importar que tengas uno puesto.
  • No existe una edad mínima para empezar a utilizar tampones, tampoco es necesario haber tenido relaciones sexuales previamente.
  • Los tampones no se pueden perder dentro de la vagina, ya que el cérvix solo permite el paso de sangre y semen.
  • Usar un tampón no te hace perder la llamada ‘virginidad’.
  • Una vez que tengas el tampón , no notará que está allí. Si sientes alguna molestia podría ser que esté mal colocado.

Recuerda que debes elegir lo que más se adapte a tus necesidades y con lo que más te sientas cómoda. Es útil probar varios productos como las toallas diarias y las llamadas copas menstruales, todo puedes consultarlo con tu ginecólogo en caso de tener inquietudes mayores.