Quantcast

Cómo hacer un caldo de pollo casero, casero

¿Qué abuela o mamá no preparó alguna vez este platillo cuando pescaste algún resfriado? Todos conocen el delicioso y milagroso caldo de pollo que a más de uno ha deleitado durante un día lluvioso. Hoy tienes aquí la receta de cómo hacer un rico caldo a base de polo 100% casero.

A menudo suele prepararse este caldo con algunos trozos de cualquier tipo de carne y acompañado con fideos, arroz y vegetales como apio, cebolla, patatas o zanahorias. Generalmente suele considerarse el caldo como un remedio casero contra los catarros o las gripes.

Ingredientes

Alas de pollo para el caldo

Para preparar un rico caldo de pollo para unas 6 personas vas a necesitar:

  • 1 puerro.
  • 1 cebolla.
  • 2 zanahorias.
  • 3 litros de agua.
  • 4 patatas.
  • 4 carcasas de pollo
  • 4 alitas de pollo.

Las carcasas de pollo puedes conseguirlas sin dificultad en cualquier carnicería o supermercado.

Preparación

Preparación del caldo de pollo
  • Para aprovechar de sacarle el mayor sabor al pollo es recomendable tostar las carcasas, para ello solo tendrás que depositarlas en una bandeja y meterlas al horno por un unos 10-20 minutos.  Puedes hacer lo mismo también con las alitas.
  • Luego de esto procede a hervir las alas y las carcasas en un gran cazo con los 3 litros de agua. Deja que hierva y cocine todo por unos 45 minutos.
  • Transcurrido este tiempo, agrega las verduras previamente lavadas y picadas, y deja que se siga cocinando doto por otros 45 minutos más.
  • Cuando ya todo se haya cocinado, puedes retirar los huesos y continuar con la cocción del caldo para concentrar los sabores y reducir el líquido. 15 minutos a fuego alto serán suficientes.
  • Durante este tiempo podrás notar como en la superficie del caldo comienza formarse una sutil capa de grasa, la cual podrás retirar de forma sencilla. Para ello solo vas a necesitar que el caldo se haya enfriado completamente, luego podrás guardarlo en algunos  frascos o recipientes  dentro del refrigerador por tal vez 2 horas. Transcurrido este tiempo toda la grasa habrá subido a la superficie y se encontrará relativamente sólida, y con solo la ayuda de una cuchara podrás retirarla por completo
  • Una vez retirada la grasa de tu caldo, estará listo para que puedas consumirlo en cualquier momento que gustes.

Un punto positivo es que puedes guardarlo en el congelador para usarlo más adelante o en otros platillos, de esta forma te ahorrarás tiempo, sin contar que el caldo no se dañará por un buen tiempo.

 Además de que no debes preocuparte si luego de almacenarlo su consistencia es similar a la de una gelatina, esto es normal y es una reacción del colágeno aportado por las alitas y los huesos del pollo. El caldo recuperará su aspecto normal al ser calentado.

Aportes y beneficios

Aportes y beneficios del caldo de pollo

El caldo de pollo es bastante conocido por ser un remedio casero para esos malestares o resacas, incluso los dolores estomacales o los resfriados, cual sea el apuro en el que te encuentres el caldo de pollo será una buena alternativa.

Pero ¿por qué razón se le atribuyen todas estas cualidades? Lo cierto es que el caldo de pollo posee múltiples beneficios y aportes para tu organismo, los cuales pueden ayudarte a controlar tus defensas o mejorar tu salud.

Entre sus aportes se encuentran los siguientes:

  1. La cisteína es un aminoácido ayuda a fluidificar los mocos y la flema de los pulmones, lo cual es ideal para los resfriados y permitiéndote así respirar mejor.
  2. El colágeno que aportan los huesos de pollo contribuyen a una mejor regeneración de los tejidos y a la formación de células, además de que ayuda a que tu cabello y uñas crezcan más rápidamente y que tu piel esté más brillante.
  3. Entre sus beneficios se encuentra la estabilización del sistema digestivo al sanar el revestimiento del intestino gracias a sus nutrientes y vitaminas hacen que el caldo de pollo regulen el flujo de tus intestinos y te permite digerir mejor los alimentos, además de controlar la diarrea.
  4. La glucosamina y el sulfato de condroitina reducen las inflamaciones y los dolores en las articulaciones, y se obtienen a partir del cartílago del pollo, junto con otros compuestos.
  5. También contiene glicina, la cual posee efectos calmantes y relajantes, los cuales te ayudarán G y lograr un mejor descanso.
  6. Las vitaminas dentro del caldo de pollo ayudan a combatir también las infecciones vinculadas con la gripe y otras enfermedades respiratorias.
  7. El caldo de pollo es recomendado para el tratamiento de la sepis, esto se debe a sus aminoácidos como. la arginina, la glicina y la prolina.
  8. Además, los huesos de pollo aportan grandes cantidades de calcio y magnesio, siendo estos minerales realmente importantes para el reforzamiento de los huesos.

Es por estas y otros portes más que hacen del caldo de pollo uno de los mejores remedios de las mamás y las abuelas, además de que también es una rica comida ideal para recuperar el calor y las energías.

¿Qué te ha parecido? ¿Te ha gustado?