Quantcast

Borrell: El futuro del Mediterráneo pasa por la «cooperación» entre los países

El Alto Representante de la Unión Europa para la Política Exterior, Josep Borrell, ha avisado este viernes de que el futuro del Mediterráneo pasa por una «cooperación honrada y honesta» entre sus países.

Así lo ha manifestado durante la sesión inaugural del V Foro Regional de la Unión por el Mediterráneo (UpM), en el que se quiere conmemorar los 25 años del Proceso de Barcelona y relanzar la asociación de la UE con sus vecinos del sur.

Según Borrell, los países del Mediterráneo han superado grandes divisiones a lo largo de la historia gracias a una cooperación que permitió afianzar sus vínculos, una dinámica que considera puede servir de «inspiración» actualmente.

«El futuro del Mediterráneo queda en buenas manos gracias a los cambios que haremos juntos. El futuro hay que construirlo entre todos alrededor de una palabra: una cooperación honrada y honesta», ha subrayado.

Aunque defiende que la UpM es el vehículo adecuado para fomentar la unión entre los países, ha advertido de que los retos a afrontar 25 años después son «aún más difíciles, y las respuestas no siempre han estado a la altura de la problemática».

REGIÓN «FRAGMENTADA»

Y es que, según Borrell, actualmente la región está «fragmentada, separada por los conflictos y por las desigualdades dentro de los países y entre los países», una situación que requiere de nuevas dinámicas de los países para abordar estos obstáculos.

Entre las crisis que el Mediterráneo debe afrontar está la de la «causa palestina», pese a admitir que quizá era peor 25 años atrás, la de Siria y la de Libia, además de señalar que, en otros ámbitos, hay otras como todo lo relacionado con la ciberseguridad, la diseminación de la información, y aspectos relacionados con el punto de vista económico y social.

Así, ha lamentado que se está exacerbando el desequilibrio entre norte y sur, y que la pandemia del coronavirus ha agravado esta situación al haber dañado las economías del norte de África y Oriente Próximo.

Por ello, ha llamado a revertir esta dinámica y a actuar también para fomentar políticas que combatan el cambio climático en la zona, un desarrollo sostenible, una economía azul, y políticas de igualdad e inclusión social.

El secretario general de la UpM, Nasser Kamel, ha coincidido con Borrell en que la región afronta muchos retos en estos ámbitos, y ha apelado a confiar en la potencia de todos los países del Mediterráneo y en su capital humano para afrontarlos.

Ante las consecuencias económicas y sociales de la crisis sanitaria del coronavirus, ha llamado a movilizar todos los recursos disponibles y a trabajar de forma conjunta para combatir el virus.

También ha destacado la importancia, desde el punto de vista económico, de dar valor y enfatizar la capacidad de la región para construir puestos de trabajo estables y trabajar por la igualdad de género, entre otros aspectos.

El ministro de Asuntos Exteriores de Jordania, Ayman Safadi, ha defendido el proyecto de la Unión por el Mediterráneo y todos los programas que ha proporcionado en diversos ámbitos, pero ha recalcado que quedan «muchas cosas por hacer» y que esta reunión debe servir para establecer prioridades, afrontar debilidades y conseguir la estabilidad.

«Hay dificultades que necesitamos superar y necesitamos mecanismos eficaces para conseguirlo. El vacío económico entre las dos riberas sigue existiendo, y deben conseguir una buena complementariedad» en ámbitos como la sanidad, la digilitalización y la igualdad, entre otros.

CONFLICTO ISRAEL-PALESTINA

En relación al conflicto entre Israel y Palestina, Safadi ha asegurado que la paz sólo podrá conseguirse «con negociaciones serias, no con la colonización y la destrucción de hogares».

«Jordania estará siempre y no escatimaremos esfuerzos para lograr la paz y conseguir la convivencia entre las distintas comunidades», ha recalcado el ministro, que ha llamado a construir puentes entre todos los países del mediterráneo para dibujar un futuro próspero.