Quantcast

Remedios caseros para quitar la tos

Ya seas un niño, adolescente, adulto o de tercera edad, alguna vez, seguramente, sufriste de una tos, esa inconfundible inquietud que nos da en la garganta y nos obliga a muchas veces cortar nuestras palabras para sacarla, haciendo carraspear nuestra voz. Sin duda la tos es muy molesta, te hace doler la garganta y te ataca repetidas veces, quizá hasta por todo un día entero.

Sin embargo, la buena noticia es que la mayoría de las veces, una tos puede ser curada desde casa, pero por supuesto, es necesario primeramente detectar qué tipo de tos estás presentando y por qué, ya que, a pesar de que los remedios caseros ayudan mucho, existen situaciones en las que es necesario acudir al médico.

¿Por qué nos da tos?

¿Por qué nos da tos?

Primero lo primero, ¿por qué nos da tos? Muchas veces hemos sufrido de tos sin siquiera habernos enfermado o contraído algún virus, de hecho, podemos tener tos cuando nos ahogamos, siendo esta una especie de impulso que surge de nuestro cuerpo y pecho para lidiar con la asfixia. Pero también es usual tener tos en los tipos de gripe que nos pueden dar.

Como una breve explicación científica, podemos decir que la tos surge debido a la estimulación que presenta nuestra mucosa en los bronquios, la tráquea o la laringe, y esto puede ocurrir quizá por una gran acumulación de moco, sequedad, o sustancias químicas.

Sea la razón que sea, es importante deshacerse de la tos apenas aparece, porque si le permitimos quedarse con nosotros por un tiempo prolongado puede afectar gravemente nuestras cuerdas vocales y causarnos problemas al hablar, y si te gusta cantar, aún más que nadie es necesario que conozcas los remedios caseros para combatir la tos.

Remedios caseros para la tos

Remedios caseros para la tos

Los remedios caseros han existido desde los comienzos de los tiempos, de hecho, son muy conocidos como la medicina de la abuelita, y esto es debido a que en la antigüedad la medicina no estaba tan desarrollada como ahora, por lo que cada persona desde su casa debía combatir las diversas enfermedades y contradicciones que se les presentaban. Algo que debes hacer es revisar las propiedades del aloe vera.

Desde hierbas curativas hasta masajes tranquilizantes, cada persona individualmente se comprometió a hallar una cura para los dolores que fuera efectiva y accesible, de hecho, por esa misma razón, es que la medicina casera nunca muere, ya que la mayoría de las veces los medicamentos tienen un alto costo y por esto se recurre a un remedio casero, el cual asegura una efectividad igual a la de una medicina de fábrica.

Por supuesto, la medicina casera suele tener un efecto un poco más retardado que una pastilla, por ejemplo, esto debido a que la medicina de fábrica viene cubierta por una cantidad de sustancias y principios activos, los cuales están destinados a ofrecer un efecto curativo instantáneo.

Pero, eso no quiere decir que los remedios caseros no sean efectivos, de hecho, muchas personas los recomiendan por encima de la medicina convencional, ya que al ser hechos a base de productos naturales puros, pueden ser mucho mejores para tu organismo, pero eso sí, esto tiene mucho que ver con qué es lo que estás combatiendo, porque no se puede comparar una medicina casera para una tos regular que para una tuberculosis.

Lo que nos compete en estos momentos es ofrecerte remedios caseros para curar la tos y que así puedas ahorrar lo que te costaría un jarabe en la farmacia, estos remedios son:

  • Té con miel: Mezcla 2 cucharadas de miel en agua caliente o cualquier té de hierbas. Bebe esta mezcla de una a dos veces por día.
  • Jengibre: Usa de 20 a 40 gramos de jengibre en rebanadas y agrégalo a una taza de agua caliente. Déjalo enfriar por unos minutos antes de beberlo. Puedes añadir miel o el zumo de un limón para mejorar el sabor y como alternativa para calmar más la tos.
  • Gárgaras de agua y sal: Tienes que revolver media cucharadita de sal en una taza de agua caliente hasta disolverla. Déjala enfriar y procede a hacer las gárgaras. Es importante que mantengas el agua con sal en la parte final de la garganta solo por unos momentos y luego escupirla. Repite este ejercicio 2 veces al día por varios días.
  • Tomillo: Añade en agua caliente o en un té de hierbas, dos cucharadas de tomillo seco. Deja reposar por 10 minutos para luego filtrar la infusión y beberla.
  • Menta: Echa unas gotas de menta o si se tiene en planta, agregar algunas hojitas en agua hirviendo, déjelas reposar y luego, cuando el agua no esté tan caliente, inhala los vapores.
  • Regaliz: Hierve regaliz en agua durante unos 20 minutos, junto a unas gotas de limón y una cucharadita de miel, luego colar el agua y consumir.
  • Los caramelos de jengibre, menta y regaliz pueden ser de mucha ayuda en tu bolso para combatir la tos en la calle.
  • Jarabe de Zanahoria: Bate la zanahoria en la licuadora y luego calienta este líquido a fuego lento hasta que se vea de consistencia espesa, luego guárdalo en un recipiente de vidrio bien tapado. Toma una cucharada 3 o 4 veces al día.
  • Jarabe de remolacha: Debes cortar la remolacha en rebanadas y luego mezclarla con azúcar. Después coloca la mezcla en un recipiente de vidrio debidamente tapado para dejarlo reposar por 24 horas. Tomar 2 cucharadas 3 veces al día

¿Cuándo alarmarse por una tos?

¿Cuándo alarmarse por una tos?

Como hemos dicho anteriormente, sí, es posible que una simple tos pueda ser curada con remedios caseros, pero en algunos casos esta tos no es tan simple, existen enfermedades serias en las cuales puedes tener tos y es necesario que acudas a un centro médico para recibir la atención que necesitas, pero ¿cómo saber cuándo debes alarmarte por tener tos? Si presentas alguno de estos síntomas que no son comunes en una tos regular:

  • Tos con asma.
  • Toser y escupir sangre.
  • Tener la garganta inflamada por más de 3 días.
  • Perder la voz y durar en esta condición más de una semana.
  • Perder las facultades gustativas.
  • Tener dificultades para respirar.

Te invitamos a probar los remedios caseros que te hemos recomendado, pero tomando siempre en cuenta los síntomas que presentas, para que puedas curarte como necesitas.