Quantcast

Trucos para saber si un bizcocho está crudo

Muchas veces nos hemos preguntamos qué se puede hacer con un bizcocho casero que ha quedado crudo. Nos da bronca haber gastado tanto tiempo y dinero en ingredientes, para que la preparación no haya salido como correspondía. Sin embargo, no es necesario desesperar ni seguir perdiendo tiempo. Aquí encontrarás una serie de trucos para que no te vuelva a suceder y no desperdiciarlo, aun cuando no haya quedado como tú querías.

Habitualmente, las fallas se deben a la temperatura del horno, el molde mal elegido, los ingredientes mal manejados, los huevos mal manipulados y abrir el horno antes de tiempo. Pero también hay una serie de errores que se pueden evitar volver a cometer.

Qué tener en cuenta para realizar el Bizcocho

Qué tener en cuenta para realizar el Bizcocho

Ha aquí algunos aspectos que debes cuidar para que este inconveniente no te vuelva a ocurrir:

Temperatura

Temperatura

En este sentido, la temperatura es crucial. Generalmente, si el bizcocho queda crudo es porque se necesitaba un horno menos fuerte o caliente y no tan alto como lo has regulado. En casi todas las recetas debería servir con una temperatura entre 170 y 190 grados, pero todo variará dependiendo de las indicaciones de la preparación. Porque un horno con más calor del adecuado puede provocar que quede quemado por fuera y crudo por dentro.

El molde es clave

El molde es clave

Asimismo, es clave la elección del molde y de la posición en que se vaya a hornear el bizcocho. Lo más conveniente es ponerlo en una posición intermedia del horno, es decir, ni en la parte alta ni en la parte baja, para que el calor se distribuya de forma pareja. Esto también evitará que se queme sólo en la base.

Pero además hay que prestar atención al molde elegido, ya que debe ser uno adecuado para evitar imprevistos. Cada receta va a necesitar un contenedor distinto y esto se debe a que las cocciones varían, por lo que a veces se necesitan moldes más chicos o más grandes, dependiendo del tamaño que alcance con el calor.

Ingredientes para el bizcocho

Ingredientes para el Bizcocho

Lo que se recomienda es que se usen los ingredientes a temperatura ambiente, salvo que la receta indique lo contrario, como las oportunidades en las que se pide que la manteca esté bien fría. Si esto no se hace bien, se puede perturbar la masa y la homogeneidad, aire y cuerpo necesarios para que todo se mezcle y se compacte de forma correcta. 

También, debes prestar atención a que se estén respetando las cantidades que han sido indicadas, como por ejemplo, si se pone mucha más harina de la que la receta indica como necesaria, la masa va a quedar pesada, sin posibilidad de levantar y por lo tanto, el bizcocho quedará crudo por dentro. 

Además tienes que preguntarte lo siguiente: ¿Has usado polvo de hornear? ¿Has tamizado los ingredientes? ¿Los huevos estaban en perfecto estado para su uso?

Tienes que asegurarte de que los huevos deben estar a temperatura ambiente antes de usarlo y que sean de la mejor calidad posible. Si la preparación indica que van los huevos enteros, recuerda que siempre se ponen de uno en uno e incorporar el siguiente sólo cuando el anterior se haya mezclado y fundido por completo a la masa. Es fundamental batir con mucha energía, para que la preparación quede bien incorporada con todo el aire necesario.

En cambio, si la receta indica que tienes que separar la clara de la yema, las claras deben batirse a punto de nieve y añadir justo antes que la harina. Por su parte, las yemas, se agregan de una en una, procurando que se incorporen perfectamente a la mezcla.

Horno

Horno

Nunca debes abrir el horno antes de tiempo, porque provocarás que el bizcocho se quede crudo por dentro o hundido en el centro. Esto es porque la levadura química o polvos de hornear se activan con el calor y al abrir la puerta del horno estaría ingresando aire frío. Por eso, si abrimos el horno antes de que finalice su trabajo, la cadena de calor se rompe y el bizcocho no subirá.

Si necesitas ver cómo está la preparación, debes esperar como mínimo unos 30 minutos luego de que hayas introducido la masa dentro del horno para poder abrirlo. Luego de ese tiempo ya es seguro ir confirmando la cocción.

¿Qué hacer con el bizcocho?

¿Qué hacer con el Bizcocho?

Pero si has hecho todo bien y aun así el bizcocho se quema y queda crudo por dentro, no es necesario que te desesperas, ni echarlo a la basura. Esto es, porque hay algunos trucos que te van a permitir reutilizarlo.

Uno de ellos, es colocar papel de aluminio encima de la masa, porque gracias a ella, se va a seguir horneando por más tiempo, pero evitando que se queme por fuera, debido a que el papel de aluminio actúa como una capa protectora, pero también permite que penetre el calor hacia el interior, que es justamente donde tuvimos el problema.

Otra de las posibilidades es bajar la temperatura del horno hasta el mínimo e ir monitoreando el bizcocho, para comprobar que, si bien se sigue cocinando por dentro, el exterior no se está quemando. De ser así, apaga directamente el horno para que con la temperatura que quedó atrapada en el interior se siga cocinando la parte interna del bizcocho.

Si aun así todo sigue fallando, las opciones para aprovechar el bizcocho crudo son múltiples. Una de ellas es que se puede quitar la zona quemada y quedarte con la parte menos dorada y cruda. Luego colocarla en otro molde nuevamente dentro del horno con una temperatura bien baja, con ello lo que vas a lograr es darle más tiempo de cocción para que penetre el calor en el interior. Si bien el bizcocho será más pequeño que el que tenías pensado hacer, de esta manera sólo se desperdiciará la parte externa quemada.

También se pueden hacer múltiples recetas con la masa quemada o cruda, las cuáles podrás encontrar nuestra página, así como otras grandes recetas dulces y fáciles que vas a poder encontrar en la misma, como la receta de las palmeritas de chocolate de Alberto Chicote.