Quantcast

Galicia analiza la propuesta de los hosteleros para una «reapertura progresiva»

Las autoridades sanitarias ya tienen en sus manos la propuesta elaborada por los hosteleros gallegos para retomar la actividad tras las restricciones derivadas de la covid-19, un documento para una «reapertura progresiva» que la Xunta ve necesaria pero ante la que llama a la «prudencia», ya que la «hoja de ruta la marca» la realidad sanitaria.

Así lo han indicado tanto el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, como el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, al ser preguntados este miércoles por la propuesta de los hosteleros.

El plan revisable que han acordado –y remitido a la Xunta– las asociaciones de hostelería gallegas propone que la desescalada se inicie permitiendo que los negocios puedan abrir al público hasta las 17,00 horas y que se permita la reunión de grupos de hasta seis personas no necesariamente convivientes.

En el caso de la hostelería compostelana, se propone a la Xunta cuatro escenarios en función de la situación epidemiológica de la zona, en los que las agrupaciones de personas aceptadas varían entre 6 y 25 no convivientes y los aforos del 50 al 75% en interior y del 75 al 100% en terraza.

Los hosteleros señalan la posibilidad de instalar medidores de CO2 en los interiores de los locales para aumentar las limitaciones de capacidad «en base a datos concretos», reforzar la ventilación o llevar un registro de reservas. También apuestan por limitar o anular los hilos musicales para que los clientes «no tengan que hablar más alto» y se reduzca el nivel de aerosoles.

De forma genérica, proponen ampliar el toque de queda hasta la medianoche, recibiendo el último cliente a las 23,00 horas, una distancia de dos metros entre mesas y que la barra sea considerada ‘mesa única’, con separación de 1,5 metros entre usuarios.

LA XUNTA AGRADECE LA PROPUESTA

La Xunta, por su parte, ha agradecido este documento de propuesta y ha confirmado que ya está en manos del comité clínico que se encarga de analizar las medidas para que, en un futuro, debata su viabilidad.

«Al final estamos hablando de lo mismo, de poder recuperar la normalidad cuanto antes, pero siempre teniendo en cuenta que la situación sanitaria manda por encima de cualquier cosa», ha explicado el vicepresidente gallego, Alfonso Rueda.

Rueda ha recordado que las medidas impuestas en el ámbito de la hostelería son «duras» y ha puesto de manifiesto la «responsabilidad» del sector, al que «agradece» la propuesta».

Las medidas, ha destacado Alfonso Rueda, «fueron trasladadas al comité clínico», que «las estudiará en contacto con ellos» e «irá diseñando, con muchísima prudencia, cómo se puede hacer la desescalada», ha dicho. «Todos queremos volver a la normalidad cuanto antes y estos profesionales lo que quieren es trabajar», ha resumido.

En la misma línea, en la rueda de prensa para dar cuenta de las nuevas medidas del comité clínico, el conselleiro de Sanidade ha explicado que tratarán de «incorporar la sensibilidad» de los hosteleros en el documento de desescalada, cuando «se alcancen los valores epidemiológicos» adecuados. «Por su puesto, seremos sensibles a su propuesta», ha dicho.