Quantcast

Arrimadas critica que el PSOE acepte que ERC le diga a Madrid «lo que tiene que hacer con los impuestos»

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha criticado este miércoles que el PSOE acepte que Esquerra le diga a la Comunidad de Madrid «lo que tiene que hacer con los impuestos» a cambio de que este partido apoye los Presupuestos Generales del Estado (PGE), y ha afirmado que cada vez más gente se da cuenta de la «humillación» de los socialistas ante las fuerzas independentistas.

El nacionalismo dice «que nadie nos diga lo que tenemos que hacer en Cataluña, pero desde Cataluña decimos a Madrid lo que tienen que hacer con los impuestos», ha señalado, reprochando al PSOE que esté dispuesto a «aceptar esas cosas».

A su juicio, «cada vez hay más gente en España abriendo los ojos» y viendo cómo, «por conseguir unos Presupuestos», el PSOE «pasar por esta humillación», en alusión al preacuerdo alcanzado por el Gobierno de Pedro Sánchez con Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), que ofrece su apoyo a los PGE si, entre otras cosas, se eliminan las ventajas fiscales en la Comunidad de Madrid y se avanza en la armonización fiscal en España.

Arrimadas ha hecho estas declaraciones en la sede de Cs en Barcelona, donde ha conversado junto al líder de la formación naranja en el Parlament, Carlos Carrizosa, en sendas mesas redondas con el presidente de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Escuelas Libres Cataluña (Fapel), Josep Manuel Prats, y con el presidente de Societat Civil Catalana (SCC), Fernando Sánchez Costa.

Carrizosa, por su parte, ha lamentado que el PSOE asuma la exigencia de ERC de que «se suban los impuestos en Madrid, no que los bajen en Cataluña», pese a que esta comunidad es, según ha indicado, la que tiene los tipos de IRPF más altos. «Las rentas medias y bajas son las que pagan más de toda España», ha apuntado.

«CONCESIÓN AL SEPARATISMO» CON EL CASTELLANO

Por otro lado, la líder de Ciudadanos ha censurado que el PSOE y Unidas Podemos pactaran con Esquerra que el proyecto de ley de educación, la conocida como ‘Ley Celaá’, elimine el castellano como lengua vehicular en las escuelas de las comunidades donde hay otro idioma cooficial.

Ha dejado claro que no es una reivindicación de los catalanes, sino de los catalanes independentistas, y que se ha hecho «una concesión al separatismo, que la utiliza contra media Cataluña», la que quiere seguir escolarizando a sus hijos en catalán y en castellano.

En su opinión, los catalanes y los vascos tienen de nuevo la situación de que quienes gobiernan España les han «vuelto a vender» a los partidos nacionalistas «por un puñado de votos», después de la cuestión del castellano en la ‘ley Celaá’, del preacuerdo del Ejecutivo con ERC y de que EH Bildu vaya a respaldar los Presupuestos gracias a los cambios en la política penitenciaria.

CADA DÍA, UN PASO MÁS «POR LA VÍA RADICAL»

Tras recordar que el propio Sánchez aseguraba hace menos de dos años que nunca pactaría con la coalición ‘abertzale’ ni dejaría la gobernabilidad del país en manos de los independentistas, Arrimadas ha afirmado que «cada día que pasa transitan un pasito más por la vía radical de Bildu y Esquerra».

Pero «toda España ha visto que hay una vía moderada» –la de Ciudadanos, que tendió la mano al Gobierno para pactar las cuentas públicas– y que «si no la han cogido es porque no han querido», ha subrayado.

En este sentido, ha destacado que por primera vez en 40 años, durante los cuales el PP y el PSOE pactaron con el nacionalismo, «se ha visto claro» que para sacar adelante los Presupuestos «no hacen falta los separatistas que están humillando a España todos los días». «Y es gracias a Cs», ha añadido.

El presidente de Societat Civil Catalana también ha lamentado que se deje la gobernabilidad del país en manos de «los que quieren desguazar España» y ha abogado por una «entente constitucionalista» a nivel político para evitar que esto siga siendo así.

ACUERDO DE MÍNIMOS ENTRE CONSTITUCIONALISTAS EN CATALUÑA

Arrimadas se ha mostrado de acuerdo con esta idea y ha defendido que un «acuerdo de mínimos» entre los partidos «constitucionalistas» podría poner en marcha un «proyecto de reconstrucción social, económica y de valores» en Cataluña. «Nosotros lo hemos intentado», ha dicho en referencia a la propuesta de Cs de presentarse a las elecciones catalanas en una única candidatura junto al PSC y al PP, que estos dos partidos han rechazado.

Carrizosa ha indicado que la última década ha sido «catastrófica» para Cataluña porque los dirigentes independentistas la han «arruinado» y han «limitado los derechos» de los catalanes no nacionalistas.

Ahora «tenemos que revertir todo el daño que se ha hecho», para lo cual hace falta «dar carpetazo» al proceso soberanista, «reconstruir» la economía catalana y «restañar las heridas» de la sociedad, ha recalcado.

CATALUÑA NO AGUANTA OTRO ‘PROCÉS’

La presidenta de Ciudadanos ha advertido de que «Cataluña, con diez años más de ‘procés’ ya sería muy difícil de levantar», pero «puede aguantar» si se empieza a corregir el rumbo ya: «No necesitamos otro tripartito ni un segundo ‘procés'».

Lo mismo opina Sánchez Costa, que, si bien ha aclarado que SCC no pide el voto para ningún partido político, ha animado a los catalanes a votar «masivamente» para evitar «cuatro años más de separatismo». «Si no, nos volverán a meter en el hoyo», ha augurado.

Arrimadas ha señalado que, ahora que los partidos independentistas están «más divididos» y que su electorado está «más perdido», no se puede «dar todo por perdido», sino hay que conseguir que los constitucionalistas acudan a las urnas en los comicios de febrero.

La formación naranja promete «un gobierno sensato para todos los catalanes, también para los independentistas», que, según la diputada, pueden sentirse decepcionados porque la Gestión de la Generalitat ha sido «un desastre» y porque los políticos a los que votaron «no han cumplido ni una de sus promesas» sobre un referéndum de autodeterminación reconocido internacionalmente y alcanzar la independencia.