Quantcast

Juez de Kitchen imputa al jefe de vigilancias de Asuntos Internos

El juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, ha acordado este lunes imputar en la pieza ‘Kitchen’ del caso Tándem al que fuera jefe de la Sección de Vigilancias y Seguimientos de la Unidad de Asuntos Internos (UAI), Jesús Vicente Galán, cuando tuvo lugar el operativo parapolicial organizado entorno para espiar al extesorero del PP Luis Bárcenas y su familia.

Esta unidad, bajo el mando de Marcelino Martín-Blas, realizó presuntamente labores de vigilancia tanto en las inmediaciones del piso de los Bárcenas como en la calle General Díaz Porlier de Madrid, donde tenía el estudio de restauración de arte la mujer de Bárcenas, Rosalía Iglesias.

Galán ha sido llamado a declarar este lunes como testigo en el marco de esta pieza 7 del conocido como caso Villarejo, para que explicara los motivos que llevaron a realizar seguimientos a la mujer del extesorero ‘popular’, en concretó uno que tuvo lugar el 25 de julio de 2013, si bien ha salido de la comparecencia con la condición de investigado.

Fuentes jurídicas presentes en la declaración consultadas por Europa Press, han explicado que, antes de iniciar la declaración, la Fiscalía ha comunicado al juez que su interrogatorio, al que debía contestar con la obligación que tienen todos los testigos de decir verdad, podría perjudicarle.

Por ello, ha solicitado que se le cambiara su condición a la de investigado con el fin de proteger sus derechos, algo que ha sido acordado por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6. El Ministerio Público le atribuye los presuntos delitos de malversación de caudales públicos, obstrucción a la Justicia y prevaricación, han indicado las fuentes consultadas.

Durante su declaración, el que fuera el responsable de los seguimientos, ha señalado que tuvieron una participación mínima en relación a las vigilancias a Rosalía Iglesias. Ha explicado que el entonces jefe de la Unidad de Asuntos Internos Marcelino Martín-Blas le pidió que comprobara si había un coche negro, sin precisar el número de matrícula del vehículo, en la calle General Díaz Porlier.

AL JUEZ NO LE CUADRA LA EXPLICACIÓN

Ante esta afirmación, el juez García-Castellón ha mostrado su sorpresa sobre el hecho de que Galán no preguntara a su superior más datos para llevar a cabo el seguimiento ni preguntara el motivo, por lo que el funcionario se ha escudado en que en aquel momento no fue consciente de la relevancia que podía tener confirmar tal información, han destacado las mismas fuentes.

Así, el magistrado ha incidido en el asunto y ha querido saber si la orden de Martín-Blas tenía como objetivo averiguar si el coche en cuestión podría estar llevando a cabo otro seguimiento, algo que Galán no ha podido ni confirmar ni desmentir, según las fuentes jurídicas presentes en la declaración.

En el auto de citación, el juez señalaba que la existencia del vehículo de la UAI en las inmediaciones de Díaz Porlier permitía inferir que «funcionarios policiales adscritos a la Unidad de Asuntos Internos (…) realizaron labores de vigilancia en un inmueble relacionado con Rosalía Iglesias, la esposa del Sr. Bárcenas», un cometido que considera «totalmente ajeno» a la función de dicha unidad.

UNO DE LOS SEGUIMIENTOS: COMPROBAR SI ROSALÍA ESTABA «EN PELIGRO»

Por eso, este mismo lunes, el juez también ha citado a declarar como testigo a la agente que participó en las vigilancias para conocer a quién reportaba sobre las mismas y quién las ordenaba. Esta agente ha manifestado que ella reportaba a su superior, que era Galán, y que por referencia de éste sabía que Martín-Blas estaba conforme con los trabajos solicitados.

Sobre ellos –según las fuentes consultadas–, ha apuntado que a le ordenaron en dos ocasiones hacer seguimientos vinculados con el extesorero del PP. Uno era para verificar si se encontraba el mencionado vehículo –sin obtener más datos– por las inmediaciones al estudio de restauración de arte de Iglesias, y el otro, para comprobar si ésta se encontraba «en peligro».

Tras escuchar a esta testigo y al jefe de Vigilancias y Seguimientos de la Unidad Asuntos Internos, el juez tenía previsto interrogar como investigado mañana, martes 24 de noviembre, al que fuera jefe de dicha unidad Marcelino Martín-Blas, si bien su comparecencia ha sido aplazada sin señalar nueva fecha, han confirmado fuentes jurídicas a Europa Press.