Quantcast

Por qué no deberías ‘personalizar’ tus mascarillas

Con la pandemia que nos ha caído encima, las mascarillas se han convertido en un accesorio imprescindible y necesario a la hora de salir de casa. Además, no hay excepción de edad ya que todos debemos llevarla.

Está estipulado desde el mes de mayo de 2020 que su uso es obligatorio a partir de los 6 años de edad según el Ministerio de Sanidad. Eso sí, debemos colocarlas siempre y cuando no se pueda mantener una distancia de seguridad que suele ocurrir cada vez que sales a la calle ya que nunca sabes quién puede presentarse delante sin darte cuenta. Incluso, la Asociación Española de Pediatría ha indicado que sería bueno que la lleven los niños que estén entre los 3 años y 6 años de edad.

¿Hay alguna manera de controlar la calidad de las mascarillas?

Por qué no deberías 'personalizar' tus mascarillas

Las mascarillas para que sean de calidad tienen que cumplir ciertos requisitos que son:

  • Que sea antiviral. Esto quiere decir que los proveedores utilizan a veces metales pesado que pueden resultar perjudiciales para la salud. Un ejemplo de esto es el certificado Oeko-Tex que quiere decir que la mascarilla está realizada de manera que no tiene químicos que perjudiquen la salud.
  • Que garantice filtración. Esto quiere decir que la mascarilla garantice el poder de filtración de partículas indicando que supere el 90%.
  • Que sea respirable. Esto es importante ya que debe garantizar que la respiración es buena y a la vez que filtre aquellas partículas que sean peligrosas. Es la norma ISO 9237 la que se encarga de probar esto.

Debemos de procurar comprar siempre mascarillas homologadas para asegurarnos de su calidad y grado de protección.