Quantcast

Unos 325 trabajadores impugnan ante el TSJC el ERE de la plantilla de Acciona en Nissan

Unos 325 trabajadores de Acciona en Nissan han presentado una demanda ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) en la que impugnan el expediente de regulación de empleo (ERE) ejecutado el 2 de octubre y que afecta a un total de 485 empleados.

La demanda, presentada el viernes y apoyada por el 67% de la plantilla, también pide al tribunal que se pronuncie sobre la responsabilidad de la compañía automovilística respecto a estas extinciones por incumplir el deber de subrogarse los trabajadores despedidos, ha informado el Col·lectiu Ronda este lunes en un comunicado.

Piden la nulidad de las extinciones atendiendo a “la existencia de una situación previa de cesión ilegal de mano de obra” que ya fue denunciada ante los tribunales en julio, y se diferencia de la impugnación realizada por las secciones sindicales porque reclama el reconocimiento explícito de la responsabilidad de Nissan.

El Col·lectiu Ronda alega que se ha ejecutado un despido colectivo sin que en el proceso de negociación haya estado presente en ningún momento “la empresa verdaderamente responsable de estos trabajadores”, en referencia a Nissan.

“No solo existe una situación de cesión ilegal sino que el anuncio por parte de Nissan de realizar nuevas contrataciones y dedicar su propia plantilla a suplir los despidos de Acciona implica un escenario de sucesión empresarial que comporta la obligación por parte de Nissan de subrogar a este personal despedido a quien pretende sustituir”, ha explicado el miembro del bufete Josep Pérez.

PERSONAL PROPIO

Nissan comunicó el pasado 23 de octubre a las secciones sindicales su decisión de ocupar con personal propio los puestos de trabajo que hasta el mes de julio ocupaban los trabajadores de Acciona Facility Services (AFS) en las plantas de la Zona Franca y Sant Andreu de la Barca (Barcelona).

La automovilística ya avisó en agosto de que la única opción viable para la compañía era prepararse para la internalización de los servicios que hasta el 10 de agosto de 2020 les prestaba Acciona, “cuyo contrato fue injustamente resuelto por su parte.”

Aseguró que intentó llegar a puntos de encuentro con la dirección de Acciona para poder buscar una solución ofreciendo la posibilidad de suscribir un nuevo contrato con duración hasta 31 diciembre de 2021, y que dicha propuesta fue rechazada.

Acciona Facility Services argumentó que estaba “en todo momento abierta a negociar con Nissan” una revisión de las condiciones del contrato de provisión de servicios, para que fuera económicamente viable, para mantener los empleos y evitar el ERE.

AFS también sostuvo que pidió la integración de sus trabajadores en la mesa de reindustrialización y que Nissan rechazó “en todo momento de manera taxativa las propuestas de Acciona”.