Quantcast

Sánchez reconoce el “horizonte sombrío” que dibujan las previsiones económicas del FMI

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reconoció este miércoles el “horizonte sombrío” que vaticinan las previsiones económicas que ha realizado el Fondo Monetario Internacional (FMI) y que, en las publicadas hoy, dan una caída de un 12,8% del PIB español.

Así lo mencionó en la apertura de la videoconferencia ‘Juntos por una respuesta para América Latina y el Caribe ante la Covid-19’, en la que España ha reunido a jefes de Estado y de Gobierno de varios países de la región.

En sus palabras de inauguración, el presidente admitió que la pandemia por el coronavirus no se da por “zanjada” pese a la situación que vive ahora España y Europa, frente al alto nivel de expansión que se está dando en el continente americano.

Sánchez apeló a la necesidad de unidad ahora más que nunca para hacer frente al “terrible impacto sanitario” del coronavirus y, como consecuencia de ello, al “terrible impacto económico y social de la pandemia que nos ha obligado todas las economías y gobiernos a decisiones contundentes y también valientes”.

El jefe del Ejecutivo, en su reunión con mandatarios sudamericanos y caribeños, defendió que, la mayor parte de gobiernos de América Latina y el Caribe reaccionaron con “rapidez frente al virus, pero desgraciadamente la pandemia sigue causando rebrotes y las previsiones económicas vaticinan un horizonte sombrío, como hemos podido conocer hoy de las previsiones del FMI”.

Ante la posibilidad de una segunda oleada, Sánchez consideró que es “muy importante que nuestros gobiernos trasladen a la ciudadanía, al conjunto del sector productivo, que no debemos dejarnos llevar por la desesperanza ni paralizarnos por la incertidumbre», sino que hay que «actuar» y hacerlo «conjuntamente y de manera decidida».

Acompañado de la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, y de la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, el presidente trasladó la solidaridad española con la región porque lo que allí ocurre “lo sentimos como propio” y de ahí el “apoyo” manifestado para encauzar un futuro mejor, dentro además de su creencia en el multilateralismo.

En el camino, instó a buscar los mecanismos para que las instituciones financieras den una “respuesta adecuada” y “adaptadas” para que las economías iberoamericanas, que se prevén sean de las más golpeadas por la pandemia, actúen sin “hipotecar el futuro de generaciones futuras”. Y animó a que afronten el “doble reto” de, por un lado, asentar las bases para afrontar a medio y largo plazo los desequilibrios macroeconómicos y, por otro lado, diseñar “políticas públicas robustas” para hacer frente a las consecuencias inmediatas de la pandemia.

El presidente repitió el mensaje que dice en España de que la salida de esta crisis «no puede ser a costa de más desigualdad» ni de «dejar atrás a los más vulnerables», lo que le llevó a recordar la «red de protección con cuatro pilares» puesta en marcha por su Gobierno. Así, abogó de nuevo por recursos para las empresas, con líneas de avales; para los trabajadores, con los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo; para las familias, con el ingreso mínimo, y para las comunidades autónomas que gestionan la sanidad y la protección social con un incremento de fondos.

En esta cita por videoconferencia, han participado los presidentes de Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Perú, Paraguay, República Dominicana, Uruguay y Barbados en su calidad de Presidencia rotatoria de Caricom, la comunidad del Caribe.

Así como la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva; el vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Carlos Felipe Jaramillo; el presidente BID (Banco Interamericano de Desarrollo), Luis Alberto Moreno; el presidente ejecutivo del banco de desarrollo de américa latina (CAF), Luis Carranza; el presidente ejecutivo del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Dante Mossi; la secretaria ejecutiva de la comisión económica de Naciones Unidas para América latina, la CEPAL, Alicia Bárcena, y Rebeca Grynspan, secretaria General Iberoamericana.

SERVIMEDIA